Posts Tagged ‘ Formación católica ’

El hundimiento del Titanic y el COVID-19

19/05/2020 | Por
Hundimiento del Titanic

El estado de espíritu propio de nuestro tiempo consiste muchas veces, en que ante las catástrofes, las desgracias, no querer ver de frente lo que sucederá, sino, por el contrario, en procurar engañarse a respecto de la naturaleza de los acontecimientos.



La virtud cristiana, esencia de la Nobleza

12/05/2020 | Por
La caridad

Según muchos, la nobleza es una mera reminiscencia ornamental y caduca de épocas pasadas. Sin embargo, hoy cuando se repite que el mundo no será el de antes de la pandemia, nuestros ojos deben volverse hacia los ideales católicos de siempre.



Coronavirus: ¿La salud es lo único que importa?

15/04/2020 | Por
Coronavirus una manipulación ideológica

“El remedio puede ser peor que la enfermedad”. (Le Figaro)

El concepto católico del bien común es el antídoto contra la manipulación ideológica de la pandemia del Coronavirus.

Vivimos uno de esos momentos que marcan la historia y definen el futuro que recaerá sobre nosotros y sobre las próximas generaciones.

Esta pandemia, más allá de su aspecto médico, podría provocar los mayores cambios que la humanidad haya enfrentado en estos dos mil años de Cristianismo.



XI Estación Jesús es clavado en la Cruz

08/04/2020 | Por
Jesús es clavado en la Cruz

Este odio inmenso, ¿no contiene para mí alguna lección? Entre Vos y el demonio, entre el bien y el mal, entre la verdad y el error, hay un odio profundo, irreconciliable, eterno. Las tinieblas odian a la luz, los hijos de las tinieblas odian a los hijos de la luz, la lucha entre unos y otros durará hasta la consumación de los siglos y jamás habrá paz entre la raza de la Mujer y la raza de la serpiente…



III Estación Jesús cae por primera vez

31/03/2020 | Por

En los instantes de prueba, comenzamos a hacer sofismas: ya hicimos cuanto estaba de nuestra parte. Al final, ¡son tan limitadas las fuerzas del hombre! Dios tendrá esto en cuenta… Dejemos caer la cruz a la vera del camino y hundámonos suavemente en la vida del placer.