San Antonio de Padua: reflejo fiel y estampa irreal…

Print Friendly, PDF & Email
San Antonio de Padua atribuído a Giotto di Bondonne
San Antonio de Padua, posiblemente obra de Giotto

Hay una velada escuela espiritual que busca deformar la piedad católica, según un modelo dulce y sentimental, de la cual la estampita de San Antonio es un ejemplo contundente.

Estando en la ciudad de Padua en Italia, visité la famosa Basílica de San Antonio. Recuerdo que en una columna de su interior estaba el cuadro de un franciscano, firme, fuerte “tendiente un poco a lo obeso- de seria fisonomía. La posición de su mano era de quien enseña.

Le pregunté a uno de los encargados de atender a los fieles: “¿De quién es aquel cuadro?”. La respuesta fue: “Ese cuadro es la pintura más antigua que se conserva de San Antonio de Padua”. La cual parece haber sido pintada por Giotto, o por alguno de sus discípulos. Es lo que hay de más próximo, históricamente, de la fisonomía del Santo.

Me dirigí hacia la sacristía, donde había una larga fila de peregrinos adquiriendo rosarios y objetos de piedad de toda especie. En un sector vendían copias de ese cuadro, y en otro, estampitas del mismo Santo. Adquirí la copia del cuadro y una estampita, para luego comparar las dos representaciones del famoso Santo franciscano.

Una deformación de la verdadera fisonomía de los santos, frecuente en cierta iconografía religiosa

La estampita representaba a un San Antonio con una fisonomía que ostentaba una musculatura que jamás se tensó, sea por el dolor, por la indignación, por la preocupación o el riesgo, o mismo por el esfuerzo. Casi imberbe, su rostro parece de porcelana, con labios que jamás dijeron algo. El apenas los abriría para ingerir un puré cualquiera… Los ojos fijan su atención en algo delante de sí, que realmente no merece su atención. Figura de una insipidez mayúscula. Pero esa era la estampita que más se vendía.

La verdadera santidad es fuerza de alma y no debilidad espiritual

La fotografía del auténtico cuadro del Santo, sin embargo, era poco adquirida por el público. Esa desproporción me causó una profunda impresión.

En una reunión realizada más tarde con unos amigos, analizamos y comparamos las dos ilustraciones. Se consolidó en nuestro espíritu la tesis que hay una velada escuela espiritual que busca deformar la piedad católica, según un modelo dulce y sentimental, donde la estampita de San Antonio era un ejemplo contundente.

Comparta con sus amigos




Reciba nuestros artículos por email


    :

Después de inscribirse, recibirá un email. Confirme su suscripción




11/06/2020 | Por | Categoría: Formación Católica
Tags: , , ,

Un comentario to “San Antonio de Padua: reflejo fiel y estampa irreal…”

  1. Qué casualidad desde hace un tiempo que noto la deformación que están sufriendo muchos de los santos católicos en su imagen y la promoción que hacen de esas imágenes me pregunto quiénes sentirán placer en hacer ésto, porque estoy segura de que son seres humanos que no practican la fe católica, sino todo lo contrario. Es increíble ver los adefesios que han hecho de San Marín de Porres, San Francisco de Asís y ahora de San Antonio de Padua, inclusive hace unos días ví lo que llamaban la verdadera imagen de Jesús, daba pena, nada que ver con el rostro con que siempre lo han representado, pelo largo, barbado, con su corazón sangrante y las llagas producidas en su cuerpo durante su pasión, agonía y muerte, e inspirando amor y dulsura a raudales; actualmente no está vivo ninguno de los que conocieron en persona a Jesús y por tanto nadie conoce su verdadero rostro, pero por algo a lo largo de los siglos se ha representado de la misma manera que acabo de describir. De Santa Teresita del Niño Jesús que está incorrupta, lo mismo que de otros santos en esas mismas condiciones no se atreven a difundir pinturas grotescas porque su cuerpo y rostro están está a la vista, lo mismo que de la imagen de la Inmaculada Virgen María que en todas sus advocaciones aparece bella y amorosa con todo el género humano, y hay testigos de sus visitas que la describen al pie de la letra, sino ya estarían haciendo horribles caricaturas de ellos también. En todo caso los vagabundos envidiosos que no tienen santos (as) en su religión a quien pedir su intersección ante el Señor por los innumerables padecimientos de este mundo, les recomiendo que mejor se dediquen a orar y hacer ayuno y penitencia por el bien de su alma, que cambiando las imágenes de estos grandes santos católicos por grotescas pinturas no lograrán que dejemos de sentir gran admiración y cariño por estos admirables hermanos.

Deje su comentario