Men desplegable
Artículos recientes

Algunos efectos negativos del matrimonio homosexual: la experiencia canadiense

Las consecuencias vistas en Canadá después de más de una década de institucionalizado. Ofrecemos a nuestros lectores este estudio que, en base a la experiencia canadiense, nos permite ver hacia dónde irá nuestro País si se aprueba el “matrimonio” homosexual. Los ingenieros sociales occidentales están introduciendo en esta parte del mundo el “matrimonio” entre personas del mismo sexo, con la consigna de la igualdad de derechos para la minoría homosexual. Todos nos preguntamos qu

Siga leyendo

Reflexiones sobre un café

Ofrecemos a nuestros lectores algunas reflexiones sobre lo que son el verdadero desarrollo y grandeza de un país. Hace mucho tiempo, muchísimo incluso, tengo una impresión para comunicar acerca del desarrollo de nuestro País. “Desarrollo” es un término tomado aquí en un sentido que tiene parentesco apenas lejano, con lo que habitualmente se entiende por tal. No hablo del desarrollo económico-financiero. Este es el sentido ápice, no raras veces incluso el único, que se atribuye al v

Siga leyendo

Patriotismo virtuoso y verdadero

En el mes de la Patria La Iglesia predicó siempre el patriotismo como un deber sagrado. Los lazos que la naturaleza estableció entre los hombres de un mismo país, como son la comunidad de sangre, de lengua, de índole, de tradiciones, de costumbres, de aptitudes, etc., crean lazos afectivos especiales, que nos obligan a una caridad particular hacia nuestros compatriotas. A esto se añade la serie de obligaciones que debemos al Estado, como consecuencia forzosa de los beneficios que de él

Siga leyendo

La Iglesia y la Civilización Cristiana

Se engaña singularmente quien suponga que la acción de la Iglesia sobre los hombres es meramente individual, y que ella forma sólo personas, y no pueblos, ni culturas, ni civilizaciones. En efecto, Dios creó los hombres naturalmente sociables, y quiso que los hombres en sociedad trabajasen unos por la santificación de los otros. Por eso los creó también influenciables. Tenemos todos, por la propia presión del instinto de sociabilidad, la tendencia a comunicar en cierta medida nuestras

Siga leyendo