Men desplegable
Artículos recientes

La clave para entender la angustia del mundo contemporáneo

El mundo anda muy agitado. Esa agitación parece proceder de una frustración profunda. ¿Cuál es la causa de esa frustración? ¿Qué espera la gente de la vida? Una de las ilusiones que crea el mundo moderno, es que la felicidad estaría en la obtención de ciertas cosas, o en precaverse contra ciertos dolores físicos. Sabido es que las cosas materiales no pueden satisfacer enteramente al hombre. En primer lugar la sed de placeres –como los vicios– es insaciable, pues la persona siempr

Siga leyendo

Nuestra Señora Auxiliadora

24 de mayo La fiesta de Nuestra Señora Auxiliadora fue instituida por Pío VII por el Decreto de 16 de septiembre de 1816. Esa institución es la última y de las más afectuosas confirmaciones de la profecía de la propia Madre de Dios: "Y todas las generaciones me llamarán bienaventurada". La finalidad de la Iglesia, instituyendo esta fiesta, fue principalmente: 1) celebrar un acontecimiento de los más notables de la historia del catolicismo, en el que María de un modo patente mostró s

Siga leyendo

El gallo, el pato y la decadencia de Occidente

Para comprender el proceso de decadencia por el que pasa Occidente en nuestros días - un proceso de desdoro, a la par de un proceso causado por la Revolución multisecular que tiende a tornar todas las cosas "pardas"- voy a emplear dos metáforas, ambas inspiradas en colores: el oro y el pardo. Es necesario precisar bien las metáforas para hacerme comprender bien: una cosa es arrancar el oro; otra es comunicar un color pardo a las cosas. El color áureo es al color pardo, más o menos como, p

Siga leyendo

Quien no se encoleriza cuando lo exige la razón, peca

Verdades Olvidadas Sólo aquel que se encoleriza sin motivo se hace culpable; quien se encoleriza por un motivo justo no tiene culpa alguna. Pues, si se faltase a la ira, el conocimiento de Dios no progresaría, los juicios no tendrían consistencia y los crímenes no serian reprimidos. Más aún: aquel que no se encoleriza cuando la razón lo exige, comete un pecado grave; pues la paciencia no regulada por la razón propaga los vicios, favorece las negligencias y lleva hacia el mal, no solament

Siga leyendo