Comparta

Cómo reavivar la noción del bien y del mal

Entre los múltiples aspectos del proceso revolucionario, que está demoliendo los valores de la Civilización cristiana, está subestimar o negar las nociones de bien y mal, del pecado original y de la Redención.

Portada del libro Revolución y Contra-revolución
Baje gratuitamente este libro que analiza sintética pero profundamente las causas de la crisis contemporánea. Haga click en esta fotografía
La Revolución niega el pecado y la Redención

La Revolución es, como vimos, hija del pecado. Pero si lo reconociese, se desenmascararía y se volvería contra su propia causa. Así se explica por qué la Revolución tiende, no sólo a silenciar la raíz de pecado de la cual brotó, sino también a negar la propia noción de pecado. Negación radical que incluye tanto la culpa original cuanto la actual

Medios para eavivar la noción del bien y del mal

Por ello, es necesario reavivar la noción del bien y del mal. Esto se puede realizar de varios modos, entre los cuales:

* Evitar todas las formulaciones que tengan sabor de moral laica o interconfesional, pues el laicismo y el interconfesionalismo conducen, lógicamente, al amoralismo.

* Resaltar, en las ocasiones oportunas, que Dios tiene el derecho de ser obedecido, y que, por tanto, sus Mandamientos son verdaderas leyes, a las cuales nos conformamos en espíritu de obediencia, y no sólo porque ellas nos agradan.

* Acentuar que la Ley de Dios es intrínsecamente buena y conforme al orden del universo, en el cual se refleja la perfección del Creador. Por lo que debe no sólo ser obedecida, sino amada, y el mal no sólo debe ser evitado, sino odiado.

* Divulgar la noción de un premio y de un castigo “post mortem”.

* Favorecer las costumbres sociales y leyes en que el bien sea honrado y el mal sufra sanciones públicas.

* Favorecer las costumbres y las leyes que tiendan a evitar las ocasiones próximas de pecado e incluso aquello que, teniendo mera apariencia de mal, pueda ser nocivo a la moralidad pública.

* Insistir en los efectos del pecado original sobre el hombre y su fragilidad; en la fecundidad de la Redención de Nuestro Señor Jesucristo así como en la necesidad de la gracia, de la oración y de la vigilancia para que el hombre persevere.

* Aprovechar todas las ocasiones para señalar la misión de la Iglesia como maestra de virtud, fuente de la gracia y enemiga irreconciliable del error y del pecado.

Plinio Corrêa de Oliveira, Revolución y Contra-Revolución, Capítulo X, La Contra-Revolución, el pecado y la Redención

Print Friendly, PDF & Email




Reciba nuestros artículos por email


    :

Después de inscribirse, recibirá una email. Confirme su suscripción




07/08/2019 | Por | Categoría: Formación Católica
Tags: , ,

Deje su comentario