Comparta

San Luis María Grignion de Montfort, la devoción mariana y la crisis contemporánea

28 de Abril – Fiesta del Santo —
Artículo mostrando la relación de Revolución y Contra-Revolución y el Tratado de la Verdadera Devoción a la Santísima Virgen de San Luis María Grignion de Montfort. Muchos son hoy – fuera de los medios progresistas, es claro – los católicos que conocen y admiran la obra del fogoso y gran misionero popular del siglo XVIII. 

1.Biografía

Nació en Montfort-sur-Meu o Montfort-la-Cane (Bretaña) en el año 1673. Ordenado sacerdote en 1700, se dedicó, hasta su muerte en el año de 1716, a predicar misiones a las poblaciones rurales y urbanas de Bretaña, Normandía, Poitou, Vendée, Aunis, Saintonge, Anjou, Maine. Las ciudades en que predicó, inclusive las más importantes, vivían en gran medida de la agricultura y estaban profundamente marcadas por la vida rural. De suerte que San Luis María, si bien no haya predicado en forma exclusiva a campesinos, puede ser considerado esencialmente un apóstol de poblaciones rurales.

Su prédica

En sus prédicas, que en términos modernos podrían ser llamadas “aggiornate”, no se limitaba a enseñar la doctrina católica de modo que sirviesen para cualquier época y cualquier lugar, sino que sabía dar realce a los puntos más necesarios para los fieles que lo oían.

El género de su “aggiornamento” dejaría probablemente desconcertados a muchos de los prosélitos del aggiornamento moderno. No veía los errores de su tiempo como meros frutos de equívocos intelectuales, oriundos de hombres de insospechable buena fe: errores que por esto mismo serían siempre disipados por un diálogo diestro y ameno.

Capaz del diálogo afable y atrayente, no perdía de vista, sin embargo, toda la influencia del pecado original y de los pecados actuales, así como la acción del príncipe de las tinieblas, en la génesis y en el desarrollo de la inmensa lucha movida por la impiedad contra la Iglesia y la Civilización Cristiana.

La célebre trilogía demonio, mundo y carne, presente en las reflexiones de los teólogos y misioneros de buena ley en todos los tiempos, él la tenía en vista como uno de los elementos básicos para el diagnóstico de los problemas de su siglo. Y así, conforme las circunstancias lo pedían, sabía ser suave y dulce, como un ángel-mensajero de la dilección o del perdón de Dios, o un batallador invicto, como un ángel encargado de anunciar las amenazas de la Justicia Divina contra los pecadores rebeldes y endurecidos. Ese gran apóstol supo alternadamente dialogar y polemizar, y en él el polemista no impedía la efusión de las dulzuras del Buen Pastor, ni la mansedumbre pastoral aguaba los santos rigores del polemista.

Estamos, con este ejemplo, bien lejos de ciertos progresistas para quienes todos nuestros hermanos separados, heréticos o cismáticos, serían necesariamente de buena fe, engañados por meros equívocos, de suerte que polemizar con ellos sería siempre un error y un pecado contra la caridad.

La época

Dios, por un acto libre de Su voluntad, quiso hacer depender de Nuestra Señora la distribución de las gracias

La sociedad francesa de los siglos XVII y XVIII (nuestro Santo vivió, como vimos, en el ocaso de uno y en las primeras décadas del otro) estaba gravemente enferma. Todo la preparaba para recibir pasivamente la inoculación de los gérmenes del Enciclopedismo y desmoronarse enseguida en la catástrofe de la Revolución Francesa.

Presentando aquí un cuadro circunscrito de ella y, por tanto, forzosamente muy simplificado -indispensable, sin embargo, para comprender la prédica de nuestro Santo- puede decirse que en las tres clases sociales, clero, nobleza y pueblo, preponderaban dos tipos de alma: los laxos y los rigoristas. Los laxos, tendientes a una vida de placeres que llevaba a la disolución y al escepticismo. Los rigoristas, propensos a un moralismo frío, formal y sombrío, que llevaba a la desesperación cuando no a la rebelión. Mundanismo y jansenismo eran los dos polos que ejercían una nefasta atracción, inclusive en medios reputados como los más piadosos y moralizados de la sociedad de entonces.

Equilibrio

Uno y otro -como tantas veces sucede con los extremos del error- llevaban a un mismo resultado. En efecto, cada cual por su camino apartaban las almas del sano equilibrio espiritual de la Iglesia. Esta, efectivamente, nos predica en admirable armonía la dulzura y el rigor, la justicia y la misericordia. Nos afirma por un lado la grandeza natural auténtica del hombre -sublimada por su elevación al orden sobrenatural y su inserción en el Cuerpo Místico de Cristo- y por otro lado nos hace ver la miseria en que nos lanzó el pecado original, con toda su secuela de nefastas consecuencias.

Nada más normal que la coligación de los errores extremos y contrarios frente el apóstol que predicaba la doctrina católica auténtica: el verdadero contrario de un desequilibrio no es el desequilibrio opuesto, sino el equilibrio. Y así, el odio que anima los secuaces de los errores opuestos no los arroja unos contra otros, sino que los lanza contra los Apóstoles de la Verdad. Máxime cuando esa verdad es proclamada con una vigorosa franqueza, poniendo en realce los puntos que discrepan más agudamente con los errores en boga.

Conversiones

Exactamente así fue la prédica de San Luis María Grignion de Montfort. Sus sermones, pronunciados en general ante grandes auditorios populares, culminaban, no pocas veces, en verdaderas apoteosis de contrición, de penitencia y de entusiasmo. Su palabra clara, llameante, profunda, coherente, sacudía las almas ablandadas por los mil grados de molicie y sensualidad que en aquella época se difundían desde las clases altas hacia los demás estratos de la sociedad.

Al fin de sus sermones, frecuentemente los oyentes reunían en la plaza pública pirámides de objetos frívolos o sensuales y de libros impíos, a los cuales encendían fuego. Mientras ardían las llamas, nuestro infatigable misionero hacía nuevamente uso de la palabra, incitando al pueblo a la austeridad.

Esta obra de regeneración moral tenía un sentido fundamentalmente sobrenatural y piadoso. Jesucristo crucificado, su Sangre preciosa, sus Llagas sacratísimas, los Dolores de María eran el punto de partida y el término de su prédica. Por esto mismo promovió en Pont-Château la construcción de un gran Calvario que debería ser el centro de convergencia de todo el movimiento espiritual suscitado por él.

En la Cruz veía nuestro Santo la fuente de una superior sabiduría, la Sabiduría cristiana, que enseña al hombre a ver y amar en las cosas creadas manifestaciones y símbolos de Dios; a sobreponer la Fe a la razón orgullosa, la Fe y la recta razón a los sentidos rebelados, la moral a la voluntad desordenada, lo espiritual a lo material, lo eterno a lo contingente y transitorio.

Devoción Mariana

Pero este ardoroso predicador de la genuina austeridad cristiana nada tenía de la austeridad taciturna, biliosa y estrecha de un Savonarola o de un Calvino. Ella era suavizada por una tiernísima devoción a Nuestra Señora.

Puede decirse que nadie llevó más alto que él la devoción a la Madre de Misericordia. Nuestra Señora, en cuanto Mediadora necesaria -por elección divina- entre Jesucristo y los hombres, fue el objeto de su continua admiración, el tema que suscitó sus meditaciones más profundas, más originales. Ningún crítico serio puede negarles la calificación de inspiradamente geniales. En torno de la Mediación Universal de María- hoy verdad de Fe- San Luis María Grignion de Montfort construyó toda una mariología que es el mayor monumento de todos los siglos a la Virgen Madre de Dios.

Estos son los principales rasgos de su admirable prédica.

Toda esta prédica está condensada en los tres trabajos principales escritos por el Santo: la Carta Circular a los Amigos de la Cruz, el Tratado de la Divina Sabiduría y el Tratado de la Verdadera Devoción a la Santísima Virgen, una especie de trilogía admirable, toda de oro y de fuego, de la cual se destaca, como obra prima entre las obras primas, el Tratado de la Verdadera Devoción a la Santísima Virgen.

Por estas obras podemos darnos cuenta de la sustancia de la prédica de San Luis María Grignion de Montfort.

Gran perseguido

Nuestro Santo fue un gran perseguido. Este rasgo de su existencia es realzado por todos sus biógrafos [1].

Un vendaval furioso, movido por los mundanos, por los escépticos enfurecidos ante tanta Fe y tanta austeridad y por los jansenistas indignados ante una devoción insigne a Nuestra Señora, de la cual dimanaba una suavidad inefable, se irguió contra su prédica. De ahí se originó un torbellino que levantó contra él, por así decir, a toda Francia.

No pocas veces, como sucedió en 1705 en la ciudad de Poitiers, sus magníficos “autos de fe” contra la inmoralidad fueron interrumpidos por orden de autoridades eclesiásticas, quienes evitaban así la destrucción de esos objetos de perdición. En casi todas las diócesis de Francia le fue negado el uso de órdenes. Después de 1711, sólo los Obispos de La Rochelle y de Luçon le permitieron la actividad misionera. Y, en 1710, Luis XIV ordenó la destrucción del Calvario de Pont-Château.

Profeta

Ante ese inmenso poder del mal, nuestro Santo se reveló profeta. Con palabras de fuego, denunció los gérmenes que minaban la Francia de entonces y vaticinó una catastrófica subversión que de ellos habría de derivar (cfr. “El Reino de María, realización de un mundo mejor”, “Catolicismo”, número 55, junio de 1955). El siglo en que San Luis María murió no terminó sin que la Revolución Francesa confirmase de modo siniestro sus previsiones.

Hecho al mismo tiempo sintomático y entusiasmante: las regiones en donde nuestro Santo tuvo libertad de predicar su doctrina y en las cuales las masas humildes lo siguieron, fueron aquellas en que los chouans se levantaron, armas en mano, contra la impiedad y la subversión. Eran los descendientes de los campesinos que habían sido misionados por el gran Santo, y preservados así de los gérmenes de la Revolución.

Del nexo entre la obra maestra de este gran Santo y el contenido de nuestro ensayo -tan disminuido por la comparación- es que nos debemos ocupar.

* * *

2.Revolución y Contra-Revolución

Comencemos por exponer aquí algunos pensamientos contenidos en Revolución y Contra-Revolución.

La Revolución.

La Revolución es presentada en él como un inmenso proceso de tendencias, doctrinas, de transformaciones políticas, sociales y económicas, derivado en último análisis -estaría tentado a decir en ultimísimo análisis- de una deterioración moral nacida de dos vicios fundamentales: el orgullo y la impureza, que suscitan en el hombre una incompatibilidad profunda con la doctrina católica.

En efecto, la Iglesia Católica tal como es, la doctrina que enseña, el universo que Dios creó y que podemos conocer tan espléndidamente a través de sus prismas, todo eso excita en el hombre virtuoso, puro y humilde una profunda admiración. El siente alegría al considerar que la Iglesia y el universo como son.

Orgullo y sensualidad

Pero si una persona cede en algo a los vicios del orgullo o de la impureza, comienza a crearse en ella una incompatibilidad con varios aspectos de la Iglesia o del orden del Universo. Esa incompatibilidad puede comenzar, por ejemplo, con una antipatía con el carácter jerárquico de la Iglesia, después desdoblarse y alcanzar a la jerarquía de la sociedad temporal, para más tarde manifestarse en relación al orden jerárquico de la familia. Y así, una persona puede, por varias formas de igualitarismo, llegar a una posición metafísica de condenación de toda y cualquier desigualdad, y del carácter jerárquico del Universo. Sería el efecto del orgullo en el campo de la metafísica.

De modo análogo se puede delinear las consecuencias de la impureza en el pensamiento humano. El hombre impuro, por regla general, comienza por tender hacia el liberalismo: lo irrita la existencia de un precepto, de un freno, de una ley que circunscriba el desborde de sus sentidos. Y, con esto, toda ascesis le parece antipática. De esa antipatía, naturalmente, viene una aversión al propio principio de autoridad, y así sucesivamente. El anhelo de un mundo anárquico -en el sentido etimológico de la palabra- sin leyes ni poderes constituidos, y en el cual el propio Estado no sea sino una inmensa cooperativa, es el punto extremo del liberalismo generado por la impureza.

Del liberalismo al comunismo: la igualdad

Tanto del orgullo cuanto del liberalismo nace el deseo de igualdad y libertad totales, que es la médula del comunismo.

A partir del orgullo y de la impureza se van formando los elementos constitutivos de una concepción diametralmente opuesta a la obra de Dios. Esa concepción, en su aspecto final, ya no difiere de la católica solamente en uno u otro punto. A medida que, a lo largo de las generaciones, esos vicios se van profundizando y volviendo más acentuados, se va estructurando toda una concepción gnóstica y revolucionaria del Universo.

La individuación, que para la gnosis es el mal, es un principio de desigualdad. La jerarquía -cualquiera que sea- es hija de la individuación. El universo según el gnóstico se rescata de la individuación y de la desigualdad en un proceso de destrucción del “yo”, que reintegra a los individuos en el gran Todo homogéneo. La realización, entre los hombres, de la igualdad absoluta, y de su corolario, la libertad completa -en un orden de cosas anárquico- puede ser vista como una etapa preparatoria de esa reabsorción total.

No es difícil notar desde esta perspectiva un nexo entre gnosis y comunismo.

Así, la doctrina de la Revolución es la gnosis, y sus causas últimas tienen sus raíces en el orgullo y en la sensualidad. Dado el carácter moral de estas causas, todo el problema de la Revolución y de la Contra-Revolución es, en el fondo, y principalmente, un problema moral. Lo que se dice en Revolución y Contra-Revoluciónes que, si no fuese por el orgullo y la sensualidad, la Revolución como movimiento organizado en el mundo entero no existiría, no sería posible.

Crisis de origen moral

Ahora bien, si en el centro del problema de la Revolución y de la Contra-Revolución hay una cuestión moral, hay también y eminentemente una cuestión religiosa, porque todas las cuestiones morales son substancialmente religiosas. No hay moral sin religión. Una moral sin religión es lo más inconsistente que se pueda imaginar. Todo problema moral es, pues, fundamentalmente religioso. Siendo así, la lucha entre la Revolución y la Contra-Revolución es una lucha que, en su esencia, es religiosa. Si es religiosa, si es una crisis moral lo que da origen al espíritu de la Revolución, entonces esa crisis sólo puede ser evitada o remediada con el auxilio de la gracia.

Papel de la Gracia

Es un dogma de la Iglesia que los hombres no pueden, sólo con los recursos naturales, cumplir durablemente y en su integridad los preceptos de la moral católica, sintetizados en la Antigua y en la Nueva Ley. Para cumplir los mandamientos, es necesaria la ayuda de la gracia.

Por otro lado, si el hombre cae en estado de pecado, acumulándose en él las apetencias por el mal, a fortiori no conseguirá levantarse del estado en que cayó, sin el socorro de la gracia.

Papel de la Virgen

Proviniendo de la gracia toda preservación moral verdadera o toda regeneración moral auténtica, es fácil ver el papel de Nuestra Señora en la lucha entre la Revolución y la Contra-Revolución. La gracia depende de Dios; sin embargo, Dios, por un acto libre de Su voluntad, quiso hacer depender de Nuestra Señora la distribución de las gracias. María es la Medianera Universal, es el canal por donde pasan todas las gracias. Por lo tanto, su auxilio es indispensable para que no haya Revolución, o para que ésta sea vencida por la Contra-Revolución.

En efecto, quien pide la gracia por intermedio de Ella, la obtiene. Quien intentare conseguirla sin el auxilio de María no la obtendrá. Si los hombres, recibiendo la gracia, corresponden a ella, está implícito que la Revolución desaparecerá. Por lo contrario, si no correspondieren a ella, es inevitable que la Revolución surja y triunfe. Por lo tanto, la devoción a Nuestra Señora es condición sine qua non para que la Revolución sea aplastada, para que venza la Contra-Revolución.

Insisto en lo que acabo de afirmar. Si una Nación fuere fiel a las gracias necesarias y suficientes que recibe de Nuestra Señora, y si se generalizara en ella la práctica de los Mandamientos, es inevitable que la sociedad se estructure bien. Porque con la gracia viene la sabiduría, y, con ésta, todas las actividades del hombre entran en sus cauces.

Ello se comprueba en cierto modo al analizar el estado en que se encuentra la civilización contemporánea. Construida sobre un rechazo de la gracia, alcanzó algunos resultados estrepitosos que, sin embargo, devoran al hombre. La actual civilización es nociva para el hombre en la medida en que tiene por base el laicismo y viola en varios aspectos el Orden Natural enseñado por la Iglesia.

Siempre que la devoción a Nuestra Señora sea ardorosa, profunda y de rica sustancia teológica, es claro que la oración de quien pida será atendida. Las gracias lloverán sobre quien reza a Ella devota y asiduamente. Si, por el contrario, esa devoción fuere falsa o tibia, manchada por restricciones de sabor jansenista o protestante, hay grave riesgo de que la gracia sea dada con menos largueza, porque encuentra por parte del hombre nefastas resistencias. Lo que se dice del hombre puede decirse, mutatis mutandis , de la familia, de una región, de un país o de cualquier otro grupo humano.

Es costumbre decir que, en la economía de la gracia, Nuestra Señora es el cuello del Cuerpo Místico del cual Nuestro Señor Jesucristo es la Cabeza, porque todo pasa por Ella. La imagen es enteramente verdadera en la vida espiritual. Un individuo que tiene poca devoción a Nuestra Señora es como alguien que tiene una cuerda atada al cuello y conserva apenas un resto de respiración. Cuando no tiene devoción alguna, se asfixia. Teniendo una gran devoción, en cambio, el cuello queda completamente libre y el aire penetra abundantemente en los pulmones, pudiendo el hombre vivir normalmente.

La esterilidad y hasta la nocividad de todo lo que se hace contra la acción de la gracia y la enorme fecundidad de lo que se hace con su auxilio, determinan bien la posición de Nuestra Señora en ese combate entre la Revolución y la Contra-Revolución, pues la intensidad de las gracias recibidas por los hombres depende de la mayor o menor devoción que a Ella tuvieren.

Revolución y el demonio

Una visión de la Revolución y de la Contra-Revolución no puede quedar sólo en estas consideraciones. La Revolución no es el fruto de la mera maldad humana. Esta última abre las puertas al demonio, por el cual se deja estimular, exacerbar y dirigir.

Es, pues, importante considerar en esta materia la oposición entre Nuestra Señora y el demonio. El papel del demonio en la eclosión y en los progresos de la Revolución fue enorme. Como es lógico pensar, una explosión de pasiones desordenadas tan profunda y tan general como la que originó la Revolución, no habría ocurrido sin una acción preternatural. Además, sería difícil, sin el concurso del espíritu del mal, que el hombre alcanzase los extremos de crueldad, de impiedad y de cinismo a los cuales la Revolución llegó varias veces a lo largo de su historia.

Realeza de la Virgen

Ahora bien, ese tan fuerte factor de propulsión depende totalmente de Nuestra Señora. Basta que Ella fulmine un acto de imperio sobre el infierno para que éste se estremezca, se confunda, se recoja y desaparezca de la escena humana. Al contrario, basta que Ella, para castigo de los hombres, deje al demonio un cierto margen de acción, para que la misma progrese. Por lo tanto, los enormes fautores de la Revolución y de la Contra-Revolución, que son respectivamente el demonio y la gracia, dependen de su imperio y su dominio.

La consideración de este soberano poder de Nuestra Señora nos aproxima a la idea de la Realeza de María. Es preciso no ver esa realeza como un título meramente decorativo. Aunque sumisa en todo a la voluntad de Dios, la realeza de Nuestra Señora implica un auténtico poder de gobierno personal.

Tuve ocasión de emplear cierta vez, en una conferencia, una imagen que facilita comprender el papel de Nuestra Señora como Reina.

Imagínese un director de colegio con alumnos muy insubordinados, a quienes los castiga con una autoridad de hierro. Después de haberlos sometido al orden, se retira diciendo a su madre: “Sé que gobernaréis este colegio de modo diferente de como lo estoy haciendo ahora. Vos tenéis un corazón materno. Habiendo castigado yo a estos alumnos, quiero ahora que los gobernéis con dulzura”. Esa señora va a dirigir el colegio como el director quiere, pero con un método diverso del usado por éste. La actuación de ella es distinta de la de él, pero, no obstante, ella hace enteramente la voluntad de él.

Ninguna comparación es exacta. Sin embargo, juzgo que bajo cierto aspecto esta imagen nos ayuda a entender el asunto.

Análogo es el papel de Nuestra Señora como Reina del Universo. Nuestro Señor le dio un poder regio sobre toda la Creación; su misericordia, sin incurrir en exageración alguna, llega sin embargo al extremo. El la colocó como Reina del Universo para gobernarlo, teniendo en vista especialmente al pobre género humano decaído y pecador. Y es su voluntad que Ella haga lo que El no quiso hacer por Sí mismo, sino por medio de Ella, regio instrumento de su Amor.

Hay, pues, un régimen verdaderamente marial en el gobierno del Universo. Y así se ve cómo Nuestra Señora, aunque sumamente unida a Dios y dependiente de El, ejerce su acción a lo largo de la Historia. Es evidente que Nuestra Señora es infinitamente inferior a Dios, pero El quiso darle ese papel por un acto de liberalidad. Es Nuestra Señora quien, distribuyendo, ora más abundantemente la gracia, ora menos, frenando ora más ora menos la acción del demonio, ejerce su realeza sobre el curso de los acontecimientos terrenos.

En ese sentido, depende de Ella la duración de la Revolución y la victoria de la Contra-Revolución. Además de eso, a veces Ella interviene directamente en los acontecimientos humanos, como lo hizo, por ejemplo, en Lepanto. ¡Cuán numerosos son los hechos de la Historia de la Iglesia en que quedó clara su intervención directa en el curso de las cosas! Todo esto nos hace ver hasta qué punto es efectiva la Realeza de Nuestra Señora.

Cuando la Iglesia canta a su respecto: “Tú sola exterminaste las herejías del Universo entero”, dice que su papel en ese exterminio fue en cierto modo único. Eso equivale a decir que Ella dirige la Historia, porque quien dirige el exterminio de las herejías, dirige el triunfo de la ortodoxia, y dirigiendo una y otra, dirige la Historia en lo que tiene de más medular.

Habría un interesante trabajo de Historia para hacer: demostrar que el demonio comienza a vencer cuando consigue que disminuya la devoción a Nuestra Señora. Eso se dio en todas las épocas de decadencia de la Cristiandad, en todas las victorias de la Revolución. Ejemplo característico es el de Europa antes de la Revolución Francesa. La devoción a Nuestra Señora en los países católicos fue prodigiosamente disminuida por el jansenismo y es por eso que quedaron como un bosque combustible donde una simple chispa puso fuego a todo.

Estas y otras consideraciones sacadas de la enseñanza de la Iglesia abren perspectivas para el Reino de María, es decir, una era histórica de Fe y de virtud que será inaugurada con una victoria espectacular de Nuestra Señora sobre la Revolución.

El Reino de María

En esa era el demonio será expulsado y volverá a los antros infernales y Nuestra Señora reinará sobre la humanidad por medio de las instituciones que para eso escogió. En la perspectiva del Reino de María, encontramos en la obra de San Luis María Grignion de Montfort algunas alusiones dignas de nota.

El es sin duda un profeta que anuncia esa venida, de la cual habla expresamente: ¿Cuándo vendrá ese diluvio de fuego, de puro amor que debéis encender sobre toda la tierra de manera tan dulce y tan vehemente que todas las naciones, los turcos, los idólatras, los propios judíos se abrasarán en él y se convertirán?“ (Cfr. “Oración Abrasada”, in “Obras Completas de San Luis María Grignion de Montfort”, Ed. BAC, pág. 600).

Ese diluvio que va a lavar la humanidad, inaugurará el Reino del Espíritu Santo que él identifica con el Reino de María. Nuestro Santo afirma que va a ser una era de florecimiento de la Iglesia como hasta entonces nunca hubo. Llega incluso a afirmar que “el Altísimo con su Santísima Madre, deben formar grandes Santos que sobrepujarán en santidad la mayoría de los otros Santos, como los cedros del Líbano exceden a los pequeños arbustos“ (Cfr. “Obras Completas de San Luis María Grignion de Montfort”, ibid., pág. 464).

” (Cfr. “Obras Completas de San Luis María Grignion de Montfort”, ibid., pág. 464).Considerando los grandes Santos que la Iglesia ya produjo, quedamos deslumbrados con la envergadura de los que surgirán al aliento de Nuestra Señora. Nada es más razonable que imaginar un crecimiento enorme de la santidad en una era histórica en la cual la actuación de Nuestra Señora aumente también prodigiosamente.

Podemos, pues, decir que San Luis María Grignion de Montfort, con su valor de pensador, pero sobre todo con su autoridad de santo canonizado por la Iglesia, da peso y consistencia a las esperanzas que brillan en muchas revelaciones particulares, de que vendrá una época en la cual Nuestra Señora verdaderamente triunfará.

Aunque la Realeza de Nuestra Señora tenga una soberana eficacia en toda la vida de la Iglesia y de la sociedad temporal, se realiza en primer lugar en el interior de las almas; de ahí, del santuario interior de cada alma, es desde donde ella se refleja en la vida religiosa y civil de los pueblos, en cuanto considerados como un todo.

Consagración a la Virgen

El Reino de María será, pues, una época en que la unión de las almas con Nuestra Señora alcanzará una intensidad sin precedentes en la Historia (excepción hecha, claro está, de casos individuales). ¿Cuál es la forma de esa unión en cierto sentido suprema? No conozco medio más perfecto para enunciar y realizar esa unión, que la sagrada esclavitud a Nuestra Señora, como es enseñada por San Luis María Grignion de Montfort en el “Tratado de la Verdadera Devoción”.

Considerando que Nuestra Señora es el camino por el cual Dios vino a los hombres y éstos van a Dios, y la Realeza universal de María, nuestro Santo recomienda que el devoto de la Virgen se consagre a Ella enteramente como esclavo. Esa consagración es de una radicalidad admirable. Abarca no sólo los bienes materiales del hombre, sino también el mérito de sus buenas obras y oraciones, su vida, su cuerpo y su alma. Es sin límites porque el esclavo por definición nada tiene de propio.

A cambio de esa consagración, Nuestra Señora actúa en el interior de su esclavo de modo maravilloso, estableciendo con él una unión inefable.

Los frutos de esa unión se verán en los Apóstoles de los Últimos Tiempos, cuyo perfil moral es trazado a fuego por el Santo en su famosa “Oración Abrasada”. Para esto usa un lenguaje de una grandeza apocalíptica, en el cual parece revivir todo el fuego de un Bautista, todo el clamor de un Evangelista, todo el celo de un Paulo de Tarso.

Los varones portentosos que lucharán contra el demonio por el Reino de María, conduciendo gloriosamente hasta el fin de los tiempos la lucha contra el demonio, el mundo y la carne, son descritos por San Luis como magníficos modelos que invitan a la perfecta esclavitud a Nuestra Señora a quienes, en los tenebrosos días de hoy, luchan en las filas de la Contra-Revolución.

Así, con estas consideraciones sobre el papel de Nuestra Señora en la Revolución y en la Contra-Revolución y a propósito del Reino de María -a la luz del “Tratado de la Verdadera Devoción“- creo haber enunciado los principales puntos de contacto entre la obra prima del gran Santo y mi ensayo, como ya dije tan empequeñecido por la comparación, Revolución y Contra-Revolución.

(Por Plinio Corrêa de Oliveira)

——————————————————————————

[1] Entre sus numerosas biografías, citamos las siguientes: Obras de San Luis María Grignion de Montfort , BAC, Madrid, tomo 111, preparada por el P. Camilo Abad, S.J. Louis Le Crom, Un apôtre marial Calvaire de Montfort, Pont-Château. Mons. Laveille, Le Bienheureux Louis Marie Grignion de Montfort d’ aprés des documents inédits , 1907, Pouisselgue.

Print Friendly
25/04/2016 | Por | Categoría: Fiestas religiosas
Tags: , , , , , , ,

Deje su comentario

*Escriba los caracteres