Comparta

¿El hábito no hace al monje?

El Emperador de Austria Francisco José con los Príncipes alemanes
El Emperador de Austria Francisco José con los Príncipes alemanes: el brillo de los uniformes militares dignifica a las personas

Se diría que la afirmación de que el hábito no hace al monje, o que el uniforme no hace al héroe, es al mismo tiempo verdadera y falsa.

En efecto, el hombre no se hace monje o militar auténtico por tan sólo adoptar la vestimenta propia de ese estado. Pero el hábito monástico facilita al hombre de buena voluntad el llegar a ser un buen monje. Y lo mismo se puede decir del uniforme militar.

¿Cómo ilustrar en los estilos propios de esta sección el efecto de la indumentaria sobre el estado de espíritu de un hombre? Para no herir a nadie, dejemos de lado ejemplos demasiado recientes. Y tomemos como elemento de estudio una figura histórica que ya comienza a sumergirse en las neblinas de una pasado remoto. Se trata de Guillermo II, Rey de Prusia y Emperador alemán: el Káiser.

Modernización, brutalización, primitivismo

Es imposible negar que Guillermo II fue militar hasta la médula de su alma. No fue un gran general ni era esa su función. Pero su mentalidad, su estilo de vida, su estilo de gobierno, prueban que como hombre, como jefe de familia, como soberano, el Káiser fue siempre, y ante todo, un militar.

Guillermo II un auténtico militar
El Kaiser Guilermo II pasando revista a las tropas

Aquí aparece en un campo militar traspasando el bastón de mando a un alto oficial. Espléndidamente uniformado, montando su corcel con una naturalidad llena de gallardía, el Emperador se siente visiblemente en su ambiente propio, en una situación en que despliega toda su personalidad con seguridad, con amplitud, con brillo. El rostro, el porte, el gesto, reflejan la pasión militar que, cuanto más se exterioriza, tanto más se afirma.

El Emperador en traje civil
Guillermo II en traje civil

Al contrario, usando traje civil, se diría que no se trata de la misma persona. Su personalidad aparece desteñida y su actitud forzada. Sus cualidades militares se vislumbran en medida suficiente como para contrastar con la indumentaria. Si el Káiser y todas sus tropas tuviesen que usar tales trajes civiles, ¿el ejército alemán habría sido lo que fue?

Evidentemente no. Porque si el uniforme no hace al buen soldado, ayuda mucho al militar a adoptar el espíritu de su clase…

¿Y por qué, mutatis mutandis, no valdrá el mismo principio para el clero?

Por Plinio Corrêa de Oliveira

Print Friendly, PDF & Email




Reciba nuestros artículos por email


    :

Después de inscribirse, recibirá una email. Confirme su suscripción




09/10/2019 | Por | Categoría: Ambientes Costumbres
Tags: , ,

Un comentario to “¿El hábito no hace al monje?”

  1. Alberto Carrillo Muñoz dice:

    Sí estoy de acuerdo. El hábito es un signo, y para nosotros los católicos los signos son muy importantes. Evocan lo sobrenatural, permiten conectarse con Dios. Es similar a la belleza que deben tener nuestros templos. No tengo nada en contra de los sacerdotes que no usan sotana, pero muchas veces se ponen demasiado «folclóricos» y con eso también se pierde la solemnidad que es tan propia de los católicos y que debemos cuidar. Llama la atención que muchos de nuestros hermanos evangélicos valoren y copien la solemnidad de nuestras celebraciones.
    El hábito no hace al monje, pero ayuda a que su actuar este a la altura de su envestidura.

Deje su comentario