Comparta

Modernización, brutalización, primitivismo

Este artículo de Plinio Corrêa de Oliveira del lejano 1953 describe, con la agudeza que le es característica, dónde nos llevaría la pedagogía de moda en ese tiempo. Los resultados están ahora a la vista de todos.

El alma femenina es un manantial de gracia, delicadeza y sensibilidad, que enriquece la vida moral y social de la humanidad con valores espirituales, que el hombre está lejos de poder darle. El equilibrio del género humano exige a las mujeres con su mentalidad rica en todos los dones propios de su sexo, como exige hombres con un alma profundamente varonil. Sería absurdo educar a una generación de niños del modo más afeminado posible. No menos sería educar a una generación de muchachas con la intención de hacerlas tan masculinas como sea posible.

Esta verdad trivial, cierta pedagogía de nuestros días parece olvidarla completamente. Y, en lugar de formar niñas para el papel que naturalmente tendrán en la vida social, las forma precisamente como un niño destinado a resistir en el futuro el peso y las responsabilidades propias del hombre.

Nuestra fotografía da un ejemplo de esto. Se trata de un cuarto de juegos para la niña. Embutido en la pared algo que recuerda una piedra de contorno rudo e irregular, en la que destacan algunas figuras pseudo-infantiles, en la realidad tan parecidas como sea posible con las figuras de arte del hombre primitivo. Se diría que es un pedazo de cueva prehistórica aprovechado para crear ambiente ‒el ambiente que le es propio, ya se ve‒ en el pequeño mundo en que esta pequeña debe formar su alma.

Al lado, una diversión del género de las que los niños de la era de las cavernas habrán tenido cuando conseguían salir de su antro para jugar un poco: trepar en un árbol. Ahí se ve un tronco seco, a lo largo del cual la niña puede subir y bajar cuanto quiera. Junto al tronco, una tabla con grandes agujeros asimétricos para variar la diversión: la niña puede enroscarse por los agujeros, si cree que subir por el tronco es monótono. Y como tercera diversión la niña puede arrojarse al suelo, felizmente sustituido, en el caso (la propia pedagogía moderna todavía es un tanto burguesa), por un colchón. ¡Otra diversión que una muchacha prehistórica apreciaría! Del ambiente de la selva primitiva, sólo falta en este cuarto el aire libre, el sol, las estrellas, aquí sustituidas por bombillas eléctricas. Un cielo eléctrico, para formar la sensibilidad de una niña de la era atómica, no es excesivo.

De todo aquello que no debe faltar en una atmósfera destinada a formar niñas ‒armonía, flores, pájaros‒ sólo se nota una paloma dibujada arriba de la pared, rígida, dura, fría, como si fuera de alambre.

¿Qué mundo nos prepara una tal pedagogía?

Plinio Corrêa de Oliveira, “Ambientes, Costumbres, Civilizaciones” – Catolicismo “Nº 27 – Marzo de 1953

Print Friendly, PDF & Email
04/05/2018 | Por | Categoría: Ambientes Costumbres
Tags: , , , ,

Deje su comentario