Comparta

Frei, el Kerensky chileno: 40 años después

De las páginas de la historia. El artículo que trascribimos nos recuerda que la historia puede repetirse.

Autores de izquierda reconocen la eficacia de este lance inspirado por Plinio Corrêa de Oliveira. [1]

This movie requires Flash Player 8
Para comprender el verdadero —alcance de los textos que citaremos a continuación —todos escritos por adversarios ideológicos de Plinio Corrêa de Oliveira y de la TFP— conviene recordar, aunque sea muy sumariamente, el fondo de cuadro de la lucha comunismo-anticomunismo que precedió a la publicación del libro Frei, el Kerensky chileno.

Las conquistas que el comunismo consiguió hasta la Segunda Guerra Mundial fueron obtenidas por la vía de la violencia, predicando sin velos sus doctrinas ateas y materialistas. El método a la larga se reveló poco eficaz, tanto por no contribuir a persuadir a las masas cuanto por desencadenar numerosas y fuertes resistencias.

Para proseguir en su avance, el comunismo intentó poner de lado ese obstáculo adoptando la política de la mano tendida hacia los católicos. Esa maniobra, no obstante haber sido acogida por los precursores del progresismo, encontró significativa oposición de parte de los Pontífices pre-conciliares, que la condenaron enérgicamente [2].

Fue entonces que surgió en los ambientes políticos de la época la llamada tercera vía, ni capitalista ni comunista —como afirmaban sus promotores— a través de la cual se procuraba imponer, en nombre del Evangelio y de la Religión, reformas de estructura de carácter fuertemente igualitario, socialista y confiscatorio. Se intentaba así “bautizar” el camino rumbo al comunismo. Y el movimiento para llevar a cabo esa tercera vía era la Democracia Cristiana.

Frei Montalva: un hombre-símbolo de la Revolución

Eduardo Frei Montalva subió al Poder, en Chile, en 1964. Era, sin ninguna duda, en el orden civil, uno de los hombres más simbólicos del new look revolucionario [3].

Plinio Corrêa de Oliveira no tardó en discernir el peligro que significaba para el continente latinoamericano la ascensión de Frei. Pidió, entonces, a Fabio Vidigal Xavier da Silveira que viajara al país andino para confirmar in loco las aprensiones que surgían en su espíritu.

Libro profético “sacudió el prestigio de Frei”

Decio Monteiro de Lima describe así la génesis y algunos de los efectos de Frei, el Kerensky chileno:

Cuando el humo de Satanás andaba suelto del otro lado de los Andes, [la TFP brasileña mandó] a Fabio… para explicar a los chilenos el peligro comunista escondido en la reforma agraria predicada por Allende (léase Frei)… pero acabó recibiendo un ultimátum del Ministro del Interior andino, Bernardo Leighton, para dejar el país en 72 horas. Meses después, en julio de 1967, tomó la represalia, publicando Frei, el Kerensky chileno. …Una edición argentina, introducida clandestinamente en el territorio chileno, pues su venta allí había sido prohibida, sacudió el prestigio del Gobierno Frei, frente a la aristocracia rural, que lo sostenía. …De cualquier modo, el libro …quedó como ‘profético’ y la TFP, con extraordinario sentido de la oportunidad, promovió rápidamente la venta de millares de volúmenes de la obra que alertaba a América Latina para aquel ejemplo de escalada izquierdista. Plinio Corrêa de Oliveira también aprovechó el acontecimiento escribiendo ‘Toda la Verdad Sobre las Elecciones en Chile’ [4] [5].

Moneda acuñada en todo el continente

Uno de los sacerdotes que más colaboró para la ascensión de Frei Montalva fue el jesuita progresista Roger Vekemans, el cual reconoce, con disgusto, la eficacia del libro:

Infelizmente su bajeza [¡sic!] no impidió que su tesis quedase acuñada en muchas mentes, por todo el Continente, aún transcurridos más de diez años[6].

Y, más adelante, se ve obligado a confesar:

Ya el título —que, indudablemente, es un acierto publicitario por sí sólo constituye un sofisma. … Lo triste, … es que los acontecimientos posteriores —la sucesión de Frei por Allende parecen darle la razón a da Silveira[7].

El libro destruyó el mito de hombre-símbolo para el Tercer Mundo

El escritor izquierdista José Rodríguez E., a pesar de atribuir equivocadamente a la derecha chilena un papel que ésta no tuvo en la publicación de Frei, el Kerensky chileno, revela así la fuerza de impacto del libro:

“Por conocer en profundidad la personalidad de Frei, la derecha chilena iba a obtener mejores dividendos de sus ataques. Un sólo toque le bastaría para afectarlo a fondo (…) (la derecha) hacía publicar y distribuía por todo el continente un libro-denuncia titulado Frei, el Kerensky chileno. En el libro le acusaba, desde el título, de haberse convertido en el aprendiz de hechicero que había desatado las fuerzas de la revolución bolchevique en una posición clave de América Latina. Tocaba, con esto, el punto más sensible de quien se había presentado —juntamente con su partido como la verdadera alternativa frente a la revolución socialista, que debería servir de ejemplo para el conjunto de las naciones del llamado tercer mundo[8].

La obra desencadenó la crisis de la izquierda chilena

Para que la revolución en libertad iniciada por Frei, continuase su camino sin dificultades, con la posterior ascensión de Allende, era indispensable que la unión Democracia Cristiana (DC)-marxismo fuese de una vigorosa solidez. Esta solidez fue precisamente quebrada por Frei, el Kerensky chileno. Es lo que reconoce Carlos Altamirano, que fuera Secretario General del Partido Socialista (PS) chileno y uno de los mayores soportes de Allende en el gobierno. En entrevista a la periodista P. Politzer declara:

“Esta contradicción ideológica (entre marxismo y DC) se reflejaba en continuos problemas políticos y personales entre ambas fuerzas, lo que a mi juicio tuvo gran importancia en la relación Allende-Frei que se deterioró seriamente al final del gobierno democratacristiano… En aquellos tiempos, Frei rompió tanto sus relaciones políticas como sus relaciones personales con Allende.

¿Por qué? [pregunta la periodista]

En una de sus últimas entrevistas, Frei recuerda esa ruptura, pero yo no estoy de acuerdo con sus interpretaciones …

Y ¿cuál es su interpretación al respecto, cuándo exactamente se produjo la ruptura? [indaga la periodista Politzer]

Durante el gobierno de Frei ya hay un cierto distanciamiento, pero la ruptura propiamente dicha se produjo con la candidatura de Allende.

“Pienso que a Frei le impactó muy brutalmente el libro que lanzaron en Brasil: Frei, el Kerensky chileno. Fue la gota que rebalsó el vaso. En esta época se quebró de forma definitiva una larga y buena relación entre ambos[9].

* * *

Ante los documentos mencionados en el presente artículo —que son meros ejemplos— es difícil negar que el fracaso de la maniobra revolucionaria de conducir a América Latina al comunismo a través de la “tercera via” por medio de la Democracia Cristiana, se debió en gran parte a la eficacia de la denuncia lanzada por Frei, el Kerensky chileno. El autor siempre agradeció al Prof. Plinio Corrêa de Oliveira el haber inspirado la obra.

Gonzalo Larraín Campbell, in CATOLICISMO – Agosto/1997


[1] Colocamos el presente artículo dentro de este trabajo, porque el Dr. Fabio Vidigal Xavier da Silveira —discípulo de Plinio Corrêa de Oliveira y brillante colaborador y difusor de su pensamiento y de su obra especialmente en América Latina— siempre lo reconoció como el inspirador de Frei, el Kerensky chileno. Y, sobre todo, porque en muy grande medida el libro se tornó famoso y hasta profético debido al título, el cual, como se ve en el box anexo, fue directamente sugerido por el Presidente de la TFP brasileña.

[2] Cfr. Plinio Corrêa de Oliveira, Trasbordo ideológico inadvertido y Diálogo, Vera Cruz, São Paulo, 1974, 5a ed.; Plinio Corrêa de Oliveira, A Igreja ante a escalada da ameaça comunista – Apelo aos Bispos silenciosos, Vera Cruz, São Paulo, 1977, 4a ed. y “Colaboración” e infiltración: vigorosa denuncia de maniobra comunista anticatólica, en este libro.

[3] Al dejar Francia después de una visita oficial, Frei se encontró en el aeropuerto de Orly con Jacques Maritain, que había ido allí para despedirse de él y “para entregarle el último libro que había publicado y decirle que sólo había en nuestro siglo tres revolucionarios: él mismo, su amigo Frei y el Padre Pierre Teilhard de Chardin ” (Gerardo Mello Mourão, A invenção do saber, 1983, p. 164).

[4] El artículo del Prof. Plinio Corrêa de Oliveira aquí citado fue escrito inmediatamente después de la elección de Allende, en septiembre de 1970, y publicado en el diário Folha de S. Paulo el 10-9-70.

[5] Os senhores da direita, Decio Monteiro de Lima, Antares, Río de Janeiro, 1980, pp. 55, 56.

[6] Autopsia del mito Vekemans, Roger Vekemans, S.J., Univ. Católica del Táchira, Venezuela, 1982, Colección Testimonio, pp. 79-80.

[7] op. cit., pp. 79, 80.

[8] Introducción al fascismo Chileno, José Rodríguez Elizondo, Editorial Ayuso S.A., México, 1976, 1a ed., p. 62.

[9] Altamirano, Patricia Politzer, pp. 59, 60.

Print Friendly
04/01/2010 | Por | Categoría: Política y valores
Tags: , , , ,

Deje su comentario