Comparta

Violenta persecución comunista en Vietnam

Vietnam es un País que ha seguido la doctrina del comunismo chino, con una influencia que se palpa al pasear por la calles de Hanoi. La propaganda comunista contrasta con un aparente capitalismo y comercio que envidiaría cualquier país libre de Occidente.

El gobierno se ha esmerado por borrar la imagen violenta y guerrillera que los persigue desde la guerra, la cual culmino en la mañana del 30 de Abril de 1975 cuando tanques entraron a Saigón

para acabar con la Republica de Vietnam del Sur.

En los últimos 10 años Vietnam ha intentado seguir una política más distendida que China, participando en foros internacionales, prometiendo tratados de libre comercio, respeto a libertades básicas e incluso sometiéndose a las normas de la Organización Mundial del Comercio (WTO).

Sin embargo, hace unas semanas todo esto se ha puesto a prueba.

Un grupo creciente de feligreses católicos, apoyados por el Arzobispo de Hanoi Mnsr. Ngo Quan Kiet, protestan en dos parroquias los domingos después de Misa por la decisión unilateral del gobierno de quitar el terreno alrededor a la Catedral de San José. Todo bajo el pretexto de un nuevo plano regulador que curiosamente no afecta a los demás edificios. La policía y el ejército han salido a las calles, amenazando con castigar al que se oponga.

El Arzobispo fue citado a declarar ante el Concejo Municipal y representantes del Partido Comunista. Acompañado por cuatro sacerdotes, el Arzobispo Kiet (vestido de rigurosa sotana y con la formalidad esperada en alguien de su rango) increpó duramente al gobierno, agregando que le avergonzaba decir que es vietnamita y mostrar su pasaporte cuando viaja al extranjero, ya que en su País no se respeta a la Iglesia que tanto le ha dado a través de los siglos. Según se vio en el reportaje televisivo, los representantes del gobierno miraban atónitos, asustados y no respondían.

El jefe del Comité del Pueblo de Hanoi Nguyen The Thao amenazó con «un castigo severo» al Arzobispo Kiet y a todos los que como él están «conmocionando a la población».

El conflicto entre los católicos de Vietnam y su gobierno se intensificó dramáticamente en la última semana después que las autoridades desconocieron la promesa de devolver la antigua Nunciatura apostólica a la Iglesia. Miles de católicos y centenares de sacerdotes protestaron fuera del edificio después del anuncio del gobierno de que sería transformada en una biblioteca y un jardín.

Un sacerdote católico es condenado a 80 años de prisión

14/10/2008 | Por | Categoría: Tolerancia

Deje su comentario