Comparta

El mundo después del covid-19 (sin teorías conspirativas)

Print Friendly, PDF & Email
Las teorías conspirativas
Los conspiradores

¿Quién necesita teorías conspirativas cuando los progresistas describen abiertamente el mundo después del Covid‒19? Dicen que la tormenta pasará, pero que el mundo cambiará para siempre.

Quien piense que la crisis del coronavirus representó una tregua en la inmensa Revolución cultural está muy equivocado. La guerra solo se acelerará.

Del mismo modo, quien piense que es necesario construir complejas teorías conspirativas para explicar lo que está sucediendo también está equivocado.

Los pensadores “progresistas” establecen claramente cómo conciben un nuevo orden después del coronavirus. No piensan en términos de una narrativa en la que todo volverá a la normalidad. Dicen que la tormenta pasará, pero que el mundo cambiará para siempre.

El pensamiento de estos visionarios debería ser motivo de preocupación para quienes defienden un orden moral y la Fe. Sus pronósticos excluyen las opiniones de tales defensores como irremediablemente atrasados ​​e incluso peligrosos.

Un visionario habla

Uno de esos visionarios es Yuval Noah Harari, profesor de historia en la Universidad Hebrea de Jerusalén.

No es un escritor marginal. Sus libros se han convertido en los más vendidos del New York Times y han recibido el respaldo de personas como el ex presidente Barack Obama y Bill Gates. Si alguien puede hablar por el establishment liberal, Harari tiene las credenciales. Su pronóstico posterior al coronavirus aparece en el representante de dicho establishment, The Financial Times .

Su cosmovisión también refleja un mundo laico sin fe. En su libro de 2017, Homo Deus , el Dr. Harari afirma que no hay Dios, ni alma ni libre albedrío. Para él, la vida es simplemente una sucesión de reacciones químicas y algoritmos que interactúan y evolucionan con la naturaleza. Él cree que una humanidad tecnológicamente desarrollada convertirá a los hombres finalmente en dioses inmortales. [1]

Por lo tanto, este mago posmoderno representa la vanguardia del pensamiento “progresista”. Por eso, cuando habla, es importante escuchar. El autor hace tres observaciones escalofriantes sobre el futuro posterior al coronavirus que no deben ignorarse.

Cambios importantes hechos rápidamente
  • La primera observación es que la crisis del coronavirus va a cambiar radicalmente la economía, la política y la cultura en un corto período de tiempo si los líderes mundiales actúan “rápida y decisivamente”.

Esta crisis “acelerará los procesos históricos”. Ella permitirá a los funcionarios realizar experimentos masivos, utilizando incluso tecnologías peligrosas. Las decisiones que normalmente tomarían años o incluso décadas de deliberación se aprobarán en cuestión de horas. En este clima de pánico, la gente aceptará medidas que nunca aceptaría en tiempos normales.

Quienes comparten esta visión no desean volver a la normalidad. Quieren un orden diferente que refleje su cosmovisión. Este futuro no es presentado como una opción sino como un hecho consumado. La crisis lo impondrá rápidamente a las naciones. No hay vuelta atrás a un viejo orden.

Coronavirus: ¿La salud es lo único que importa?

Lo que está implícito en las declaraciones del Prof. Harari es que los viejos paradigmas deben cambiar en conformidad con la “solidaridad global”. Las ideas anticuadas ya no funcionarán en este valiente mundo nuevo. Los tecnócratas informados que usan la “ciencia” e información serán mucho más capaces de gobernar el mundo que los electos.

El aspecto más inquietante de esta observación sobre el futuro es su carácter sigiloso. Entra en escena, no como el coronavirus, rápidamente y sin el consentimiento de los afectados directamente.

Vigilancia totalitaria o empoderamiento ciudadano
  • La segunda observación del Dr. Harari es la próxima era de la vigilancia universal de los ciudadanos. Señala que la crisis del coronavirus ya está trayendo instrumentos en línea de monitoreo público que eclipsan todos los esfuerzos pasados ​​para vigilar a las personas. La crisis del coronavirus amenaza con “normalizar el despliegue de herramientas de vigilancia masiva en países que hasta ahora las han rechazado”.

El visionario progresista no es tan ingenuo como para pensar que esta tecnología no puede ser dañina o peligrosa. Un smartphone que transmite la ubicación de las víctimas del virus, también puede ser programado para controlar la temperatura y la presión arterial. El monitoreo médico también puede registrar fenómenos biológicos como emociones, alegrías e ira. Puede medir las reacciones a las ideas conservadoras o liberales que se encuentran en línea. Todos estos datos pueden ser cosechados y vendidos a departamentos de marketing corporativo… y a agencias gubernamentales.

Sin embargo, el escritor afirma que el monitoreo universal también puede ser una fuente de empoderamiento ciudadano. El monitoreo puede ser beneficioso cuando es moderado por instituciones que crean relaciones de confianza. Su solución no es reconstruir la confianza en la familia, la comunidad o la iglesia. En cambio, enumera instituciones que han traicionado esta confianza en el pasado y se encuentran en el centro de la guerra cultural.

“La gente necesita confiar en la ciencia, confiar en las autoridades públicas y confiar en los medios de comunicación”, señala. Agregando tensión, denuncia las teorías de la conspiración y “políticos irresponsables [que] han socavado deliberadamente la confianza en la ciencia, en las autoridades públicas y en los medios de comunicación”.

Por lo tanto, la narrativa progresista de la crisis del coronavirus sigue el guión de Harari al presentar el falso dilema de aceptar una tecnocracia ilustrada o un totalitarismo irresponsable. Excluye alternativas reales más en línea con el pasado de Estados Unidos.

Solidaridad global
  • La observación final presenta otro falso dilema. El profesor afirma que la sociedad posterior al coronavirus debe elegir entre lo que él llama “aislamiento nacionalista y solidaridad global”. La opción normal de una nación que afirma su propia identidad pero que comparte una humanidad común no está sobre la mesa. Para él, la acción efectiva para enfrentar la crisis solo se puede lograr a través de una cooperación global no siempre voluntaria.

Por lo tanto, las naciones necesitan “compartir” información, tecnología y descubrimientos a nivel mundial. Debe haber un espíritu de cooperación y confianza global. Es una conclusión bastante irónica, ya que pocos confían en las autoridades chinas que no “compartieron” la noticia de la enfermedad cuando estalló. Los científicos occidentales continúan cuestionando el uso creativo de las estadísticas por parte de los comunistas chinos para apoyar su agenda.

Esta nueva solidaridad debe trascender todas las diferencias políticas, filosóficas y culturales. Un gobierno comunista, una teocracia islámica o una dictadura brutal son todos iguales en este vasto esfuerzo para salvar vidas. Él prevé una especie de comunidad universal coordinada por líderes ilustrados y tecnócratas.

“Así como los países nacionalizan industrias clave durante una guerra, la guerra humana contra el coronavirus puede requerir que ‘humanicemos’ las líneas de producción cruciales”.

El destacado autor prevé que las naciones ricas vendrán en ayuda de los países pobres, incluso hasta el punto de agrupar al personal médico y distribuir suministros vitales de manera más justa. La cooperación global también es necesaria en el frente económico ya que las naciones ricas serán “invitadas” a compartir la riqueza.

Tales sueños colectivos de cooperación global no son nuevos. Durante mucho tiempo han poblado los sueños de los planificadores sociales utópicos que están demasiado dispuestos a imponer sus planes al mundo, siempre con resultados catastróficos. Sin embargo, el pánico de esta crisis permitirá que lo inconcebible se haga posible.

Un futuro sin Dios

Las tres observaciones de Yuval Harari tienen características en común.

  • La primera es una notable hostilidad hacia los innumerables contrarios a la Revolución cultural. Son rechazados como fuerzas de desunión que se oponen a la “ciencia” y a la solidaridad global.
  • La segunda característica alarmante es la voluntad de eludir los procedimientos y libertades establecidos para imponer su visión del mundo sobre la nación. Ya sea a través de procesos históricos acelerados, vigilancia universal o “cooperación” global, el mensaje subyacente es la necesidad de mecanismos supragubernamentales para hacer lo que es mejor para la humanidad.
  • Finalmente, el plan de Harari excluye un marco moral basado en estándares objetivos de lo verdadero y lo falso o incluso el propio estado de derecho. Si alguien no cree ni en el alma ni en el libre albedrío, niega cualquier papel a la religión y a Dios. El suyo es un mundo frío y brutal, sin razón ni redención.

La narrativa de Harari se encuentra en la avalancha de noticias diaria. Es fácil encontrar las medidas, métodos y objetivos que él describe entrelazados en la crisis. Un editorial reciente en The Wall Street Journal, por Henry Kissinger, repite la idea de que la crisis “alterará para siempre el orden mundial”.

Innumerables escritores, pensadores y políticos se hacen eco de este mensaje amenazante.

Las teorías conspirativas necesitan métodos ocultos, poder sin control y redes masivas para ser lo suficientemente creíbles como para encontrar adherentes. Sin embargo, en el caso de la crisis del coronavirus, ¿quién necesita teorías de conspiración? Pensadores como Yuval Harari escriben abiertamente sobre su escalofriante futuro posterior al coronavirus sin Dios.

Afortunadamente, Dios también tiene un futuro en mente. Él escribe derecho con líneas torcidas. Podría tener algunas sorpresas que los visionarios progresistas no pueden ver.

John Horvat II


[1] Sobre este tema, leer Revolución y Contra-Revolución, Capítulo XI, nº 3 – “La Redención por la ciencia y por la técnica: la utopía revolucionaria”





Reciba nuestros artículos por email


    :

Después de inscribirse, recibirá una email. Confirme su suscripción




22/05/2020 | Por | Categoría: Coronavirus

3 Comentarios to “El mundo después del covid-19 (sin teorías conspirativas)”

  1. Alberto dice:

    El escritor que se menciona en este Artículo me recuerda el libro “El fin de la Historia y el último hombre” de Francis Fukuyama de 1992 que también fue un best seller en esos años, éxito en ventas. Fue un libro muy en esta línea; sin embargo sólo fue suficiente el atentado a las Torres Gemelas para quedar obsoleto, como el mismo autor lo reconoció.
    Creo que en este caso va a suceder lo mismo, siempre ocurre algo que dejará esta visión obsoleta, lo único siempre actual es la Palabra de Dios. Sin duda, debemos rezar mucho, para que Dios se manifieste e ilumine estas realidades.
    Por último, hay algo que no nunca me canso de repetir; si hay algo realmente profético son las palabras de Jesús cuando nos dice que tengamos confianza, porque Él estará con nosotros todos los días hasta el fin del mundo. La iglesia va a existir siempre, hasta el fin del mundo; nadie podrá destruirla, por esta promesa de Jesucristo. Lógicamente para una perdona sin Fe como es el caso de este señor Harari esta sentencia de Jesús es incomprensible, pero para nosotros es una certeza.

  2. Frank Seidl dice:

    Ellos quieren el reino de Satanas, nosotros queremos el Reino de Maria.

  3. Maria de la Luz Alvarez Marín dice:

    Excelente artículo y espero y confío en Dios que lo propuesto por Harari no se cumpla porque Dios es el dueño de la historia y puede cambiar el rumbo cuando quiera.

Deje su comentario