Comparta

Coronavirus: ¿La salud es lo único que importa?

Print Friendly, PDF & Email
El coronavirus y su manipulación ideológica
Nos encontramos ante una vasta manipulación ideológica a propósito del Coronavirus

“El remedio puede ser peor que la enfermedad”. (Le Figaro)

El concepto católico del bien común es el antídoto contra la manipulación ideológica de la pandemia del Coronavirus.

Vivimos uno de esos momentos que marcan la historia y definen el futuro que recaerá sobre nosotros y sobre las próximas generaciones.

Esta pandemia, más allá de su aspecto médico, podría provocar los mayores cambios que la humanidad haya enfrentado en estos dos mil años de Cristianismo.

Acción Familia presenta un análisis de la situación provocada por esta pandemia y sus consecuencias, realizado por el Instituto Plinio Corrêa de Oliveira.

Alerta ¡El futuro de Brasil y de la Civilización cristiana están amenazados por un virus!

El concepto católico del bien común es el antídoto contra la manipulación ideológica de la pandemia de Coronavirus.

Brasil y casi todos los países están pasando la Semana Santa más triste de su historia, debido a la amenaza de una pandemia, pero sobre todo debido a la privación de las celebraciones y gracias inherentes a esta festividad, a través de la cual la Iglesia viene recordando ininterrumpidamente, desde el remoto año 389, la Pasión, Muerte y Resurrección de Nuestro Señor Jesucristo.

Vivimos, por lo tanto, uno de esos momentos que marcan la historia y definen el futuro que recaerá sobre las próximas generaciones.

La pandemia del Coronavirus, más allá de su aspecto médico, podría provocar los mayores cambios que la humanidad ha enfrentado en estos dos mil años de Cristianismo.

Transformaciones que ya se están llevando a cabo sin que casi nadie las analice con profundidad y presente una visión general capaz de alertar a la opinión pública, y que están siendo absorbidas con resignación ante una calamidad pública mostrada con proporciones apocalípticas.

“Confiscación”, “redistribución del ingreso”, “nuevo modelo económico”, “impuesto sobre el patrimonio”, “ordenar la producción para enfrentar la pandemia”, etc., son temas cada vez más comunes en la prensa. Al mismo tiempo, se difunden noticias cargadas del antiguo rencor de la “lucha de clases”, confrontando las cuarentenas en “mansiones” y en los “barrios marginales”.

El mundo “nunca será el mismo”

Decir que el mundo “nunca será el mismo” [1] se ha convertido en un nuevo “eslogan” repetido en varios círculos sociales. Un mundo más “igualitario”, “ecológico”, “postindustrial”.

Sin embargo, este “nuevo mundo”, según sus profetas, no consistiría en una corrección de los errores del pasado y en un “Retorno al orden[2] basado en la Ley natural y en los principios de una sociedad orgánica, sino en un mundo utópico, sea el de los ecologistas e indigenistas más radicales, o el soñado por los propulsores de un gobierno mundial, primero sanitario, luego ecológico y finalmente político o incluso filosófico y religioso.

Para mostrar este peligro e inspirado por el trabajo Trasbordo Ideológico Inadvertido y dialogo, publicado por el Prof. Plinio Corrêa de Oliveira en 1966, el Instituto que tiene el honor de llevar su nombre, presenta al público brasileño este primer análisis de los riesgos que enfrentamos en la crítica hora actual, con la esperanza de que sirva para alertar a los espíritus generosos, pero ingenuos, que pueden ser víctimas involuntarias de una vasta manipulación ideológica.

La Doctrina Social de la Iglesia y el coronavirus

Tal análisis se realizará con base en los principios de la Doctrina Social de la Santa Iglesia, que ahora más que nunca es necesario recordar, ya que han sido silenciados en tantas cátedras episcopales infectadas por el virus de la Teología de la Liberación.

Estos principios de la enseñanza tradicional de la Iglesia Católica son los que en este momento de confusión y relativismo brindarán la orientación necesaria a una humanidad que ha puesto toda su confianza en la técnica y la ciencia modernas y que de repente se encuentra inmersa en la inseguridad, ante un futuro incierto y amenazante

1. El verdadero concepto del bien común.

En nombre del “bien común”, la preocupación por la salud física de los hombres monopolizó la discusión pública.

Sin embargo, el bien común no se limita al sentido utilitario y “laico” como se entiende en las democracias modernas; su verdadero concepto tiene una serie de consecuencias particularmente válidas para la crisis actual.

Del Compendio de la Doctrina Social de la Iglesia [3]:

“164 (…) Según un primer y amplio significado, se entiende el bien común: “el conjunto de condiciones de vida social que permiten, tanto a los grupos como a cada uno de sus miembros, alcanzar su propia perfección de manera más plena y fácil.”  (…) Así como la acción moral del individuo se logra haciendo el bien, la acción social alcanza su plenitud realizando el bien común. El bien común puede entenderse como la dimensión social y comunitaria del bien moral”.

Y también:

“170 El bien común de la sociedad no es un fin aislado en sí mismo; tiene valor solo en referencia a la obtención de los fines últimos de la persona y al bien común universal de toda la creación. Dios es el fin último de sus criaturas y, por ningún motivo, el bien común puede ser privado de su dimensión trascendente, que excede, pero también cumple, la dimensión histórica. Esta perspectiva alcanza su plenitud en virtud de la fe en la Pascua de Jesús, que ofrece plena luz sobre la realización del verdadero bien común de la humanidad. Nuestra historia ‒el esfuerzo personal y colectivo para elevar la condición humana‒ comienza y culmina en Jesús: gracias a El, a través de El y en vista de El, toda la realidad, incluida la sociedad humana, puede ser conducida al Sumo Bien, a su plena realización. Una visión puramente histórica y materialista terminaría transformando el bien común en un simple bienestar económico, desprovisto de cualquier finalidad trascendente o de su razón de ser más profunda”.

Así como, separar la preocupación por la economía de otros aspectos de la vida humana, reduciría al hombre a su dimensión meramente histórica y materialista, también la preocupación por la salud física, si no se armoniza con las otras necesidades trascendentes del hombre y subordinadas al bien moral, terminaría negando el “bien común” en sí mismo.

2. El bien común es sobre todo espiritual.

Es, por lo tanto, una seria inversión de valores y una negación del verdadero “bien común” cerrar iglesias en este momento, impidiendo que los fieles tengan acceso a los sacramentos.

El ministerio religioso es de evidente utilidad pública. Las iglesias deben permanecer abiertas, el culto público debe continuar y los sacramentos deben continuar siendo administrados, siempre que, por supuesto, se respeten las normas prudenciales para evitar el contagio.

En todas las circunstancias, los sacerdotes deben tener pleno derecho de movimiento, análogo al de los agentes de salud o del orden público, para que puedan atender a los fieles, especialmente a los moribundos, en los hospitales o en los hogares.

Desde un punto de vista jurídico, tratándose de una actividad lícita y explícitamente protegida por la Constitución Federal, el Poder Público no puede impedir su realización en la medida en que se respeten las normas de salud y prudencia. Y, sobre todo, corresponde a la Iglesia, y no al Estado, tener la última palabra sobre este asunto.

Sobre esto, el arzobispo Carlo Maria Viganò, ex nuncio en Washington, se refirió en un artículo reciente:

“Entiendo y comparto las preocupaciones fundamentales de seguridad y protección que las autoridades exigen por la salud pública. Así como tienen el derecho de tomar medidas para los problemas que afectan nuestros cuerpos, las autoridades de la Iglesia tienen el derecho y el deber de preocuparse por la salud de las almas. No pueden negar a los fieles el alimento espiritual que reciben en la Eucaristía, sin mencionar el sacramento de la confesión, la misa, etc.”.

Los pastores se adelantan a las autoridades y aplican las normas sanitarias aún más estrictamente que el propio Poder Público

El respeto por la práctica religiosa se vuelve aún más necesario cuando se sabe que el sistema inmunológico de las personas, particularmente los ancianos y las personas con enfermedades graves, se debilita por el pánico, la depresión psicológica y la depresión. La privación de la atención pastoral religiosa no puede sino tener un impacto perjudicial en la salud pública. De hecho, el Presidente de la República, Jair Bolsonaro, lo reconoció en un decreto reciente, considerando las misas como una actividad esencial.

Los pastores traicionan su misión sagrada, no solo doblegándose sin protestar contra la violación del derecho natural y constitucional de la libertad de practicar la religión, sino que se adelantan a las autoridades y aplican las normas sanitarias aún más estrictamente que el propio Poder Público indicó.

3. El bien común resulta de la armonización de varios intereses.

La salud es uno de los elementos principales de la vida colectiva. Pero no es un valor supremo, ni un derecho absoluto que se sobreponga al bien moral o que pueda poner en peligro la existencia y el futuro de una nación.

También según el Compendio de la Doctrina Social Católica [4]:

“169: Para garantizar el bien común, el gobierno de cada país tiene la tarea específica de armonizar con justicia los diferentes intereses sectoriales. La correcta conciliación de los bienes particulares de grupos e individuos es una de las funciones más delicadas del poder público. Además, no debe olvidarse que, en el Estado democrático ‒en el que las decisiones son tomadas generalmente por la mayoría de los representantes de la voluntad popular‒, quienes tienen la responsabilidad del gobierno están obligados a interpretar el bien común de su país, no solo de acuerdo con pautas mayoritarias, sino también con miras al bien efectivo de todos los miembros de la comunidad civil, incluidos aquellos en una posición minoritaria”.

No es suficiente seguir la voluntad de la minoría o incluso de la mayoría. Se debe tener en cuenta el bien común del país.

Por lo tanto, debe buscarse un equilibrio entre las demandas para combatir la epidemia y las requeridas por la vida colectiva, que no pueden verse gravemente amenazadas, incluso en sus valores más fundamentales, por decisiones provocadas por el pánico.

Decisiones que pueden conducir no solo a más muertes por el virus, sino también a muertes y hambre como resultado de impredecibles desastres sociales y económicos.

Es, además, paradójico, contemplar organizaciones internacionales, corrientes ideológicas y mediáticas, defensores ardientes del sacrificio de víctimas inocentes a través del aborto y la eutanasia, erguirse como tribunos apasionados del derecho a la vida como un valor único. Su hipocresía revela que su verdadera motivación es promover una agenda ideológica.

Para algunos, tal agenda consiste en la utopía de un Nuevo Orden Mundial totalitario. Para otros, por el contrario, en una disolución de la civilización actual y caminar hacia la vida tribal utópica defendida por los promotores de la Teología de la Liberación y de la ecología radical.

4. En la esfera temporal, corresponde al Poder Ejecutivo armonizar los intereses en conflicto, en nombre del verdadero bien común

No cabe a las organizaciones internacionales, ni a los especialistas de la salud, ni de los medios de comunicación, ni de los grupos de presión ideológicos, sino solo a la autoridad pública determinar las medidas apropiadas para combatir la epidemia y, simultáneamente, armonizar los intereses en conflicto. Esta autoridad recibe de Dios el poder sobrenatural y las gracias para tomar sus decisiones, que deben ser obedecidas, a menos que contradigan el bien moral, que es el fundamento de toda Ley Natural.

La lucha contra el Coronavirus, en la medida en que tiene implicaciones sociales, políticas, económicas e incluso religiosas (como el cierre de iglesias) no es solo una cuestión de salud pública. Su impacto va mucho más allá de la salud física e inmediata de los ciudadanos.

Como resultado, en las democracias modernas, en las que hay una separación de Poderes, el bien común exige que se respete el orden institucional y que, por lo tanto, sean las autoridades del Poder Ejecutivo, en sus respectivos niveles, quienes decidan cuáles son las medidas apropiadas que debe ser tomadas.

Cabe a esas autoridades trazar los escenarios de las consecuencias en cada sector ‒y no solo desde el punto de vista de la salud pública‒ para poder tomar la decisión que atienda a la sociedad en su conjunto.

Constituye una grave amenaza para el bien común que el Poder Legislativo o el Poder Judicial se arroguen el derecho a decidir sobre tales asuntos, como ha sucedido en algunos casos y no solo en Brasil, desbordando sus funciones naturales, ya sea creando leyes o controlando la legalidad de las medidas.

Una incursión del Poder Judicial en la esfera del Poder Ejecutivo no solo va más allá de sus funciones, sino que incluso es paradójica, ya que tradicionalmente siempre ha defendido las libertades públicas frente a las limitaciones impuestas por otros Poderes del Estado. Ahora, esta situación se invierte y tenemos decisiones judiciales que niegan incluso el derecho a la expresión [5] de aquellos que son contrarios a un “pensamiento único”, que va siendo impuesto al resto de la sociedad.

5. El bien común exige que las limitaciones a las libertades públicas y los derechos individuales sean temporales.

Otra paradoja es la de la izquierda brasileña. Quienes, en un pasado no muy lejano de nuestra historia, se erigían en defensores de las libertades públicas y de los derechos individuales, son hoy los promotores de medidas extremas de control de la población y, aún más, están a favor de que dichas medidas sean aplicadas por tiempo indefinido.

Algunos incluso defienden la necesidad de mecanismos de control internacional capaces de combatir eficazmente situaciones como la del Coronavirus.

Y no es rara le mención al sospechoso y propagado éxito del modelo chino, que, según sus partidarios, habría combatido la propagación del virus sin tener en cuenta las garantías individuales…

El aislamiento compulsorio en muchos países ya no es una hipótesis distante. Debido a la pandemia, más del 40% de la población mundial ya está confinada en sus hogares[6].

En su libro principal, Revolución y Contra‒Revolución, el Prof. Plinio Corrêa de Oliveira afirma la necesaria transitoriedad de un gobierno fuerte para enfrentar una crisis como esta.

Discurriendo sobre el concepto de “dictadura”, escribió:

“Hay circunstancias que exigen, para la salus populi, una suspensión provisoria de los derechos individuales, y el ejercicio más amplio del poder público. La dictadura puede, por tanto, ser legítima en ciertos casos.”

Sin embargo, para ser legítima, cita algunas características. Entre ellas:

1 – “Debe suspender los derechos, no para subvertir el Orden, sino para protegerlo. Y por Orden no entendemos solamente la tranquilidad material, sino la disposición de las cosas según su fin, y de acuerdo con la respectiva escala de valores.” (…)

2 – “Por definición, esta suspensión debe ser provisoria, y debe preparar las circunstancias para que lo antes posible se vuelva al orden y a la normalidad. La dictadura, en la medida en que es buena, va haciendo cesar su propia razón de ser. La intervención del Poder público en los distintos sectores de la vida nacional debe hacerse de manera que, lo más pronto posible, cada sector pueda vivir con la necesaria autonomía.”

En sentido contrario una dictadura revolucionaria, es decir, que tiene como objetivo descristianizar a Occidente:

“… tiene como objetivo eternizarse, viola los derechos auténticos y penetra en todas las esferas de la sociedad para aniquilarlas, desarticulando la vida familiar, perjudicando a las élites genuinas, subvirtiendo la jerarquía social, alimentando de utopías y de aspiraciones desordenadas a la multitud, extinguiendo la vida real de los grupos sociales, y sujetando todo al Estado: en una palabra, favoreciendo la obra de la Revolución. Ejemplo típico de tal dictadura fue la de Hitler. Por esto, la dictadura revolucionaria es fundamentalmente anticatólica.”

El principio que debe aplicarse, por lo tanto, en la emergencia actual, es que el extensión y la duración de las restricciones a las libertades públicas y a la vida normal deben ser lo más pequeños posible, y no al contrario.

6. Incluso en situaciones de emergencia, el bien común requiere el respeto del principio de subsidiariedad

Si bien las autoridades públicas representan la cabeza del cuerpo social, desempeñando un papel directivo esencial, la vida en la sociedad es el resultado de la actividad y la energía desarrolladas por todas las células del cuerpo social.

No solo depende del Estado, sino también de la sociedad civil, contribuir a combatir la pandemia. Una lucha cuyas actividades no pueden ser simplemente asumidas por el gobierno con el pretexto de una emergencia nacional.

Tanto la propiedad privada como la libre iniciativa, así como los derechos de los padres y de las sociedades intermediarias deben respetarse en la mayor medida posible, y cuando sea necesario limitarlos, deben ser indemnizados ​​de manera justa y oportuna por el daño causado.

Todavía del Compendio de la Doctrina Social de la Iglesia:

185. “La subsidiariedad es una de las directrices más constantes y características de la Doctrina Social de la Iglesia, presente desde la primera gran encíclica social. Es imposible promover la dignidad de la persona sin cuidar la familia, los grupos, las asociaciones, las realidades territoriales locales, en otras palabras, esas agrupaciones de carácter económico, social, cultural, deportivo, recreativo, profesional y político, a las cuales las personas dan vida espontáneamente y que les hacen posible un crecimiento social efectivo. Este es el ámbito de la sociedad civil, entendida como el conjunto de relaciones entre individuos y entre sociedades intermedias, que se realizan de manera original y gracias a la “subjetividad creativa del ciudadano”. La red de estas relaciones inerva el tejido social y forma la base de una verdadera comunidad de personas, haciendo posible el reconocimiento de formas más elevadas de sociabilidad”.

En este momento de cuarentena, no podemos olvidar a los pequeños y medianos empresarios, a los profesionales liberales, a los trabajadores independientes y sus familias, que todavía representan un resto de la vida orgánica en las sociedades globalizadas en las que vivimos. Serán golpeados por la crisis económica que ya muestra sus primeros síntomas.

Lo mejor en Brasil es su pueblo generoso, trabajador e innovador.

Tales características ‒que surgen de los valores morales y trascendentales con los que la Divina Providencia nos ha dotado amablemente‒ han marcado profundamente a nuestro País y también están en grave riesgo en la crisis actual.

Desde un punto de vista práctico, el respeto por esta subsidiariedad es tanto más necesario, ya que está claro que el sector privado es mucho más rápido para reaccionar y flexible en la aplicación de remedios que el pesado y burocrático aparato estatal. Su contribución es, por lo tanto, indispensable; no solo para enfrentar la epidemia, sino principalmente para los esfuerzos de reconstrucción nacional que seguirán, ya que el país enfrentará involuntariamente una depresión mundial que puede ser la mayor en los últimos siglos.

7. El bien común requiere el fortalecimiento de la soberanía nacional.

La epidemia de Coronavirus reveló la fragilidad del mundo globalizado e interconectado, basado en el canto de sirena de un mercantilismo que sacrifica los “circuitos cortos” de producción y consumo en favor de “largos circuitos” no garantizados ante las diversas contingencias de la vida humana (desastres naturales, cambios geopolíticos, etc.).

La revelación de esta fragilidad ‒que mostró la dependencia de una buena parte del mundo a las veleidades de las autoridades de la China comunista‒ debe conducir a un esfuerzo por reindustrializar Brasil y a una política de alianzas comerciales que hagan que nuestra economía sea menos dependiente de China y más orientada a satisfacer las necesidades del consumo nacional.

Por la misma razón, debemos asegurarnos de que lo que honra a nuestra industria, nuestras tierras y nuestra riqueza nacional, devaluados por la depresión que vendrá, no caigan en manos de dudosos capitales extranjeros, especialmente de grandes empresas chinas, todas controladas por el Estado y por el Partido Comunista.

8. El modelo chino de control social.

El Coronavirus nació en China. Ahora, en una enorme maniobra publicitaria, los chinos están ofreciendo máscaras para protegernos del virus. La prensa ya llama a esta acción “Diplomacia de las Máscaras” [7] .

En este mundo, donde la noción falsa del bien común anula su verdadero concepto, muchos gobiernos están dispuestos a ignorar el comunismo chino ‒incluido su desprecio sistemático por los derechos individuales de su pueblo, reducido al ejercicio del trabajo esclavo‒ para recibir ayuda en este momento de pandemia.

Se trata de una enorme ruptura de las barreras ideológicas que opera en todo el mundo, sin que la mayoría se dé cuenta.

En este contexto, no es sorprendente que el Presidente chino incluso haya llamado al Presidente Trump para “ofrecer ayuda”[8].

China no solo ha sido presentada como un país modelo para contener el virus, sino que también se ha hecho conocido por su capacidad de control social a través de nuevas técnicas de seguimiento digital, reconocimiento facial, etc.

En cuanto a China, por cierto, no hay datos confiables. Tanto la prensa como Internet son filtradas por las autoridades chinas, las mismas que afirman que el País habría aislado el Coronavirus.

Sin embargo, hay algo ampliamente divulgado por el propio Partido Comunista chino y es su capacidad de utilizar la última tecnología para identificar y rastrear a las personas [9] .

Mediante el reconocimiento facial en los teléfonos celulares, que indican la ubicación de sus usuarios, las autoridades chinas pueden localizar a cada individuo, así como también definir con quién tuvo contacto.

Nada parecería en este momento más útil y seductor, y al mismo tiempo más contrario a las auténticas libertades individuales presentes en una sociedad orgánica y al principio de subsidiariedad.

¿No estará en gestación un nuevo modelo de sociedad interconectada, globalizada, socializada en un Estado fuerte y cada vez más igualitario?

9. El peligro de la dictadura del pensamiento único.

El Coronavirus es real y su peligro no debe ser subestimado; pero no se puede, debido a un peligro para la salud pública, en nombre de un bien común mal entendido, sacrificar valores, romper las barreras ideológicas en relación al comunismo, aceptar un cambio de “paradigma” para un nuevo mundo que será una antítesis de la Cristiandad.

Además, hay otra dictadura en gestación. La dictadura del “pensamiento único”, que busca silenciar a aquellos para quienes el hombre no es solo un cuerpo, la economía no trata solo de dinero y el verdadero bien común no prescinde de los valores morales.

En un momento en que estas barreras ideológicas están cayendo por temor a un virus, es más importante que nunca recordar los principios sociales de la doctrina católica.

10. Trasbordo ideológico inadvertido
Trasbordo ideológico inadvertido y diálogo (español)

En noviembre de 1965, Plinio Corrêa de Oliveira publicó su estudio sobre el tema del Trasbordo ideológico inadvertido y diálogo en la revista Catolicismo. [10]

En él, el ilustre pensador y líder católico describe la maniobra a través de la cual, sin darse cuenta, se puede llevar a toda una población a cambiar la forma en que ve una cierta realidad.

Al abordar el peligro representado en ese momento por el comunismo internacional, sin menospreciar el peligro nuclear, Plinio Corrêa de Oliveira llamó la atención sobre otro tipo de maniobras, mucho más discretas y profundas.

Al final del proceso, el “paciente” habría sido cambiado de posición.

La presión que actualmente se ejerce sobre la opinión pública, presentando un número aterrador de muertos y persiguiendo cualquier opinión divergente, ¿no sería una forma de cambiar la sociedad en la que vivimos bajo pretexto de un problema de salud pública?

¿No estaríamos presenciando una gran maniobra de trasbordo ideológico inadvertido, de la cual también seríamos víctimas?

Consideremos por el momento lo que escribió, bajo el expresivo título “El confinamiento: ¿un remedio peor que la enfermedad?” del 6 de abril, en el periódico parisino Le Figaro, el reconocido editorialista Renaud Girard, especializado en temas geopolíticos:

“Las muertes causadas por Covid-19 superarán las cien mil personas. Esto provocará el sufrimiento de cientos de miles de familias, lo que obviamente es muy triste. Pero el sentido común debe prevalecer. Mucho antes de la aparición de Sars-CoV-2, las enfermedades pulmonares obstructivas clásicas ya estaban matando mucho. En 2016, según la OMS, interrumpieron tres millones de vidas. Sin embargo, este año la economía del planeta no se detuvo.

“Los accidentes de tránsito mataron a más de un millón de personas en todo el mundo el año pasado. Sin embargo, no prohibimos la circulación. Afortunadamente, el número de muertes en la carretera se ha reducido a través de acciones específicas (límites de velocidad, medidas penales contra la conducción con alcohol, bolsas de aire en automóviles, reparaciones de carreteras, etc.) También deben usarse acciones dirigidas contra el Covid-19 (detección masiva, aislamiento y cuidado de personas infectadas, equipo de hospital con respiradores, etc.). Todo mientras se espera el desarrollo de una vacuna.

“Sin embargo, la mortalidad mundial podría aumentar mucho, debido a la desorganización del mundo causada por un confinamiento general prolongado. El remedio puede ser peor que la enfermedad. Las recesiones económicas disminuyen la esperanza de vida. (…)

“En el Covid-19, la reacción exagerada del sistema inmunitario es lo que termina matando al paciente. ¡No reproduzcamos este error de la naturaleza en geopolítica! ¡Mantengamos la calma y abstengámonos de tomar medidas políticas radicales, que son peligrosas para el futuro medio de todo nuestro planeta!” [11]

11. El papel de Brasil.

Las manifestaciones multitudinarias que en los últimos siete años han llenado avenidas, calles y plazas en nuestras ciudades, repercutieron en todo el mundo y contribuyeron a colocar a Brasil en su debido lugar, es decir, lo convirtieron en un punto de referencia.

Se han elegido gobiernos conservadores en varios países, pero en ninguno de ellos se vio tanta afluencia de personas que salieron a la calle contra el socialismo, el comunismo y muchas otras consecuencias.

Los gritos “Quiero que me devuelvan mi Brasil” y “Mi bandera nunca será roja ” fueron indicativos no solo del deseo de un gobierno conservador, sino también de una reacción profunda de un País cansado de guardar silencio mientras el mundo político lo ignoraba.

Este es el Brasil que está en riesgo. En riesgo de una desunión de los conservadores, en riesgo de un trasbordo ideológico inadvertido, que es mucho más grave que la representada por el Coronavirus.

En este momento histórico, no son solo los brasileños los que miran su patria amenazada; también la está mirando una parte del mundo que ve con esperanza la reacción anticomunista que fue tan explícita aquí.

La forma en que Brasil reaccione y enfrente la crisis provocada por el Coronavirus tendrá un alcance que aún es difícil de medir, pero ciertamente no se limitará a nuestras fronteras.

Conclusión

En la emergencia actual, es necesario levantar la vista y considerar los eventos desde una perspectiva de largo alcance y desde un nivel superior.

Siendo Dios omnisciente y omnipotente, sería absurdo imaginarlo ajeno a esta pandemia que se ha extendido a todo el mundo, o solo preocupado por fortalecernos espiritualmente para enfrentar el peligro y el dolor, y no como pudiendo cambiar radicalmente el curso de los acontecimientos.

En su Sabiduría infinita, Dios permitió que causas segundas desencadenaran la pandemia. No es irrazonable preguntar si en su misteriosa intención solo existiría el deseo de probar nuestra virtud, o si no sería, y especialmente, el deseo de corregirnos de nuestros vicios y pecados, como un buen Padre que no quiere que sus hijos se pierdan eternamente.

A lo largo de la Historia, todos los pueblos consideraron las pestes como advertencias o castigos divinos y elevaban a la Divina Majestad la canción conmovedora entonada en la Cuaresma: Parce, Domine, Parce populo tuo quem redemisti, Christe, sanguine tuo ut non in aeternum irascaris nobis, “Perdona, Señor, a tu pueblo, redimido por la sangre de Cristo; no te encolerices con nosotros para siempre”.

Privados de los sacramentos y de las hermosas procesiones y ceremonias de la Semana Santa, a los brasileños nos gustaría elevar a Dios el clamor agudo de Nuestro Señor en su agonía: “Eli, Eli, lamma sabactani?” – “Dios mío, Dios mío, ¿por qué me abandonaste?” (Mt 27, 46). Pero, a diferencia del Redentor Divino, en cuyos labios la queja tenía un perfecto sentido, ya que Él es el Cordero inmaculado que se revistió de nuestros pecados, la pregunta no puede salir de nuestros labios, simplemente porque nuestra índole nacional no lo permite.

En las últimas décadas, sin embargo, ¡cuántas leyes son contrarias a la Ley de Dios! ¡Cuántas blasfemias públicas amparadas por el Poder Judicial y otras autoridades! ¡Cuántas víctimas inocentes sacrificadas por el aborto! ¡Cuánta desagregación de las costumbres por la aceptación del “matrimonio” entre personas del mismo sexo, de las uniones libres, del divorcio! ¡Cuánta corrupción de los niños por la ideología de género! ¡Cuánta incitación a la envidia, el robo y el odio de clase! ¡Cuánto materialismo y ateísmo prácticos! … Sobre todo, ¡qué inmensa deserción de los Pastores que no guiaron adecuadamente a su rebaño!

Al igual que los habitantes de Nínive en el Antiguo Testamento, lo que Dios como buen Padre quiere de nosotros no es la muerte, sino el arrepentimiento y la conversión; no solo individual, sino como Nación, para que podamos volver a ser la Tierra de la Santa Cruz con toda autenticidad.

Esta conversión ‒algunos de cuyos requisitos se mencionaron anteriormente‒ requerirá muchos sacrificios por parte de todos con miras al bien común, pero no podremos hacerlos si prescindimos de la omnipotencia de la gracia divina y de la intercesión poderosísima de María Santísima, que permaneció de pie junto a la Cruz y que en esta hora trágica de suprema fidelidad nos fue dada como Madre.

Para frenar efectivamente el Coronavirus, las medidas prudenciales de aislamiento social e higiene no son suficientes. Sobre todo, es necesario pedirle ayuda a Dios a través de Nuestra Señora, con un sincero propósito de conversión. Este pedido ganará aún más fuerza e idoneidad si es hecho por las autoridades.

Al hacerlo, Brasil podrá atravesar la pasión que lo aflige sin conocer la muerte, y resucitar en Pascua con la fuerza triunfante de Cristo Resucitado, en una humanidad renovada de acuerdo con la promesa de Nuestra Señora en Fátima: “¡Por fin, mi Corazón Inmaculado triunfará!” .

Instituto Plinio Corrêa de Oliveira (Traducción libre de Acción Familia)

10 de abril de 2020, Viernes Santo, Pasión y Muerte de Nuestro Señor Jesucristo


[1] Henry Kissinger afirmó que “el mundo nunca más será el mismo después del coronavirus” https://www.ft.com/content/19d90308-6858-11ea-a3c9-1fe6fedcca75

[2] Este es el título del best seller de John Horvat, vicepresidente de la Sociedad Estadounidense para la Defensa de la Tradición, la Familia y la Propiedad, del cual ya ha habido más de 330 mil copias (ver detalles en https: //www.returntoorder. org / )

[3] http://www.vatican.va/roman_curia/pontifical_councils/justpeace/documents/rc_pc_justpeace_doc_20060526_compendio-dott-soc_po.html#Significado%20e%20principais%20implica%C3%A7%C3%B5es

[4] Idem Ibidem

[5] https://www.conjur.com.br/2020-mar-30/direito-manifestacao-nao-sobrepoe-direito-saude-juiz

[6] https://oglobo.globo.com/mundo/mais-de-40-da-populacao-do-planeta-esta-confinada-devido-pandemia-24336661

[7] Em meio à pandemia, China faz diplomacia das máscaras: https://www1.folha.uol.com.br/colunas/tatiana-prazeres/2020/03/em-meio-a-pandemia-china-faz-diplomacia-das-mascaras.shtml

[8] Em ligação, Xi Jimping oferece ajuda a Trump: https://exame.abril.com.br/mundo/xi-jinping-promete-ajuda-aos-eua-em-conversa-com-trump-sobre-coronavirus/

[9] https://www.uol.com.br/tilt/noticias/redacao/2019/01/19/a-sociedade-mais-vigiada-do-mundo-como-a-china-usa-o-reconhecimento-facial.htm

[10] https://www.pliniocorreadeoliveira.info/Dialogo_integral.htm#.Xo4gN3Jv-Uk

[11] https://www.lefigaro.fr/vox/monde/renaud-girard-le-confinement-remede-pire-que-le-mal-20200406

Artículos relacionados




Reciba nuestros artículos por email


    :

Después de inscribirse, recibirá una email. Confirme su suscripción




15/04/2020 | Por | Categoría: Coronavirus
Tags: , , , , , , ,

Un comentario to “Coronavirus: ¿La salud es lo único que importa?”

  1. Excelente y fundamentado artículo.

Deje su comentario