Comparta

Sólo el hombre es capaz de dañarse a sí mismo

Aristóteles sostiene que existe una dualidad interna entre el intelecto y el deseo, entre la parte racional y la irracional en nosotros. Por esto el hombre, solamente el hombre, puede ser amigo o enemigo de sí mismo.

El caballo ignora esta dualidad interior, no puede estar en desacuerdo consigo mismo, no teniendo sino deseo irracional. Tampoco el niño antes de la edad de la razón.

Ahora bien, ser amigo de uno mismo, es desear el bien para uno mismo, tanto temporal como eterno.

La amistad del hombre virtuoso hacia sí mismo presenta todas las características de la amistad perfecta. Por el contrario, la vida del malvado o del hombre desordenado, es agitado constantemente entre la razón y los deseos.

En última instancia aparece el odio a sí mismo que conduce al hombre a destruirse. Odiar es desear que el otro deje de existir.

Print Friendly, PDF & Email
26/11/2017 | Por | Categoría: Formación Católica
Tags: , , ,

Deje su comentario