Nunca deje de dar un buen consejo

Print Friendly, PDF & Email
Los buenos consejos son una parte fundamental en al educación de los jóvenes
La buena educación presupone el dar buenos consejos

Nunca deje de dar un buen consejo.

La mayor parte de las veces, su loable acción le traerá frutos amargos: indiferencia, antipatía o incluso rebelión. Pues, en general, los consejos auténticamente buenos no son fáciles de seguir.

Y la persona mediocre, a quien se muestra como única solución para el problema que le aflige un deber arduo a cumplir, o un esfuerzo penoso a realizar, se siente agredida.

Madre del Buen Consejo, ruega por nosotros en este siglo de confusión

Ahora según la Sagrada Escritura, el número de los necios es infinito. Y la mediocridad rebelada contra la grandeza del deber o de la lucha, no es sino una forma de necedad…

Entre tanto, en las pocas ocasiones en que el buen consejo es atendido, de él pueden brotar tales manantiales de agua viva que, a pesar de todo, es compensatoria la fidelidad al duro hábito de de dar buenos consejos.

Plinio Corrêa de Oliveira

Comparta con sus amigos




Reciba nuestros artículos por email


    :

Después de inscribirse, recibirá un email. Confirme su suscripción




08/04/2021 | Por | Categoría: Formación Católica
Tags: ,

Deje su comentario