Comparta

Cuando la paz y el orden reinaban en el campo chileno…

“La cosecha” Rafael Correa Muñoz 1872-1959.

Muchos casi llegamos a conocer, aunque fuese de niños, esa vida tranquila y sensata del ayer. Nuestros padres y abuelos sin duda alguna.

Observen el cuadro: Trabajo rudo, pero sereno y equilibrado, la placidez de los bueyes, la atmósfera de sosiego que domina la escena, y una nota de silencio encantador, que nuestras ciudades modernas ya no conocen…

Esto me recordó unas bonitas palabras que una de nuestras habituales visitantes del sitio comentaba, tiempo atrás, sobre la vida en el campo:

“Vivian mucho mejor que millones de empleados de hoy, a cada inquilino le daban su casita, pequeña, pero no pagaban por ella, además una pequeña porción de tierra para que tuviese su propia hortaliza, gallinas, conejos, un corderito. No pagaban arriendo, agua, luz, gas, contribuciones. El agua era de la noria, al igual que los patrones, la luz de las velas igual que los patrones, la leña la sacaban del campo, igual que los patrones , vivían una vida sencilla y sin mayores preocupaciones como las actuales”.

 

Print Friendly, PDF & Email
27/07/2018 | Por | Categoría: El Chile que supo soñar
Tags: , , , , , , , ,

2 Comentarios to “Cuando la paz y el orden reinaban en el campo chileno…”

  1. Carlos Miguel Gutierrez Hurtado dice:

    Los que tuvimos en suerte vivir en esa epoca, en la cual cada hombre por muy modesto que fuere era considerado como parte importante de la familia, en donde el sufrimiento o la desgracia se sentia como propia. Por algo fuimos tildados ” de paternalistas”, ¡ QUE ORGULLO MAS GRANDE!!

  2. Jorge dice:

    Así era; porqué no volver a retomar esa felicidad que era la “satisfacción del deber cumplido diariamente”.
    Mis abuelos eran campesinos en la octava región. Tenian un predio de dos o tres hectáreas, Algunas vacas, frutales y huerta de verduras. Mi abuelo se encargaba de todo, con paciencia, planificando su actividad diaria. Mi abuela ordeñaba las vacas, hacía tortillas de rescoldo, y preparaba el almuerzo, con la ayuda de una empleada doméstica (hoy llamada “asesora del hogar ” ¿?).
    Al atardecer, nos reuníamos, donde se rezaba el Rosario; despues, mientras los nietos desgranabamos las corontas de choclo, que se habian secado en el techo, para hacer “chuchoca”, o guardar los mejores granos para sembrar en la próxima temporada, y almacenar alimento para las aves; limpiábamos la lana de oveja, la abuela hilaba la lana limpia con una rueca, mientras nos recitaba el romance medioeval “Doña Genoveva de Bravante”. Asi era la EDUCACION de valores en familia. Valores que estan impregnados y que es el legado a hijos, nietos y bisnietos. Se nos enseñaban a ser “autosuficientes”. Esa era la vida en el campo y el recuerdo agradecido a mis abuelos..

Deje su comentario