Comparta

Papa Francisco: el “pecado de la élite” y la nueva mariología igualitaria

Frontispicio de la Catedral de Orvieto (siglo XIV) construida por orden del papa Urbano IV para ofrecer un lugar de culto adecuado al milagro eucarístico de Bolsena.

En medio de los escándalos sexuales y la confusión doctrinaria del actual pontificado, el libro-entrevista sobre el Ave María, con declaraciones sorprendentes del Papa sobre la Santísima Virgen, han desatado los comentarios en las redes sociales. Les ofrecemos la traducción de un análisis  que nos parece esclarecedor.

*    *     *

El Papa Francisco una vez más ha confundido, escandalizado y desorientado el rebaño al que está llamado a enseñar, guiar y santificar.

Esta vez lo ha hecho con la impactante declaración, contraria a los Evangelios, la Tradición de la Iglesia y el sentimiento común de los fieles, de que María Santísima era una “niña normal” común como cualquier joven de hoy.

“Una chica normal, una chica de hoy”

En su libro‒entrevista, del cual el diario italiano Corriere della Sera [1] publicó algunos extractos, el Papa Francisco dice que la Santísima Virgen María era “una niña normal, una niña de hoy… normal, con una educación común, abierta al matrimonio, a tener una familia. … Luego, después de concebir a Jesús, [ella era] todavía una mujer normal. … Nada fue excepcional en su vida, [ella era] una madre normal: incluso en su matrimonio virginal, casta en ese marco de virginidad, María era normal. Trabajaba, iba de compras, ayudaba a su Hijo, ayudaba a su esposo. Normal.”

“La normalidad es vivir en la gente y como la gente”

¿Qué significa ser “una chica de hoy”? ¿Una que está en armonía con el mundo pagano y hedonista de hoy? ¿Alguien que sigue las modas inmorales y masculinizadas de hoy? ¿Una feminista que no tolera la más mínima diferencia entre los sexos? En el estilo típico del Papa Francisco, la frase es extremadamente ambigua.

La clave para entender esta minimización de la Madre de Dios y nuestra se encuentra en el igualitarismo de inspiración marxista de la Teología de la Liberación.

Francisco explica lo que entiende por “normalidad”: “La normalidad es vivir en la gente y como en la gente”.

“Pecado de ser élite”

Cuando una persona o familia se destaca por sus dotes de liderazgo, perspicacia administrativa, fortuna, capacidad intelectual o artística o cualidades espirituales, se convierten en una persona o familia de “élite”. Ahora, según Francisco, esto equivale a cometer el “pecado máximo”, que es lo que más agrada a Satanás: el “pecado de ser élite”.

De hecho, el Santo Padre declara que el pecado que “agrada más a Satanás” es “el pecado de la élite”. Él explica: “La élite no sabe lo que significa vivir en la gente, y cuando hablo de la élite, no me refiero a una clase social. Estoy hablando de una actitud del alma”.

Para atenuar el sabor marxista de su afirmación, el Papa hace una advertencia: el “pecado de la élite” es “una actitud de alma”. Sin embargo, la descripción que acaba de dar de este nuevo “pecado” es sociológica: la élite “no sabe qué significa vivir en la gente”. Como de costumbre, emplea nociones vagas y desconectadas, pronunciando frases confusas difíciles de entender.

“La iglesia es gente… y al diablo le gusta la élite”

La consecuencia de esta serie de declaraciones confusas es que, al reducir en un sentido igualitario la noción de “gente” a lo que el Papa Pío XII llamó “las masas” [2] y al dar a esta categoría un valor moral absoluto, el Papa Francisco está llegando a una conclusión teológica a partir de una interpretación sociológica marxista del pueblo, en el más estricto estilo de la Teología de la Liberación.

Por lo tanto, tenemos esta nueva teología igualitaria de sabor marxista: “La Iglesia es gente, el pueblo de Dios. Y al diablo le gusta la élite”. [3]

La implicación es que quienquiera que cometa el llamado “pecado de élite” dejará de pertenecer a la Iglesia por no “vivir en la gente y como la gente” porque eso no agradaría a Dios, sino al diablo.

¿No es paradójico que un pontífice que no excluye a los adúlteros, homosexuales practicantes y personas transgénero [4] de los sacramentos o de su compañía y amistad, por así decirlo, “excomulgue” a los que han caído en el “pecado de la élite”?

La consecuencia lógica de esta eclesiología igualitaria es una nueva mariología antielitista. La Madre de Dios no podría haber sido elevada sobre otras criaturas ya que de lo contrario se convertiría en “élite” y ya no “viviría en la gente y como la gente”.

Y, en lugar de agradar a Dios, ¡agradaría al diablo!

“Una mujer normal…. Nada excepcional en su vida”

Para el Papa Francisco, nada especial sucedió en la vida de la Santísima Madre: “Luego, después de concebir a Jesús, [ella era] todavía una mujer normal. … Nada fue excepcional en su vida”[5].

¡Nada excepcional! ¿De Verdad? Que María Santísima continúe la vida como la Hija más amada de Dios Padre, la Madre más admirable de Dios Hijo y la Esposa más fiel de Dios Espíritu Santo ‒títulos que San Luis de Montfort menciona en la Verdadera devoción a María‒ no es algo excepcional? ¿Ser parte de la Sagrada Familia con su Divino Hijo y San José; siguiendo la predicación de Jesús e intercediendo ante Él para obtener el milagro en la boda en Caná; para participar en Su Pasión y Muerte a los pies de la Cruz como nuestra co-redentora; ser la Inmaculada Concepción, la Mediadora de Todas las Gracias, nuestra Abogada, Madre de la Iglesia y Reina de los Ángeles y los Santos, ¿no hay nada excepcional en todo esto? ¿Todo esto es ser una “mujer normal”?

“Una chica… abierta a casarse”

Decir que Nuestra Señora fue “una niña… abierta a casarse, a tener una familia” va en contra de la opinión general de los Santos y los Doctores, quienes sostienen que María ya había hecho un voto de perfecta castidad virginal cuando tuvo lugar la Anunciación. Esto es lo que deducen de su pregunta al Ángel Gabriel después de que le dijera que ella sería la Madre de Dios: “¿Cómo se hará esto, porque no conozco hombre?” [6]

El gran exegeta Cornelio a Lapide (m. 1637) explica:

“Porque no conozco hombre. … No se puede aducir ni suponer aquí ninguna otra razón justa para esta excusa y vacilación por parte de la Virgen, sino la imposibilidad moral que resulta del voto que la Santísima Virgen había hecho antes de la Anunciación angélica: esta es la enseñanza de los santos Agustín, Gregorio de Nisa, Beda, Bernardo, Anselmo, Ruperto … “. [7]

En su tratado, De virginitate, San Agustín es categórico: María no le habría preguntado al ángel “a menos que antes se hubiera prometido a sí misma como virgen a Dios”. [8]

San Bernardo es igualmente claro con respecto al voto de virginidad que hizo Nuestra Señora: “Él [Dios] le concedió el parto, inspirándole primero su voto de virginidad y llenándola con la virtud de la humildad”[9].

¿Una negación implícita de la divinidad de Jesús?

La afirmación de que María, Madre de Jesús, fue una “niña normal”, una “niña de hoy”, una “mujer normal”, ¿es una negación implícita de que su Hijo era verdaderamente Dios?

¿Cómo podría “una chica normal”, “una chica de hoy” que no se destacó entre otras por cualquier razón, tener un Hijo excepcional, el Verbo Encarnado? Si María fuera completamente común, también tendría que serlo su Hijo.

Por lo tanto, uno no puede considerar a la Santísima Madre como una mujer común, viviendo una vida ordinaria.

María Santísima es la obra maestra de la creación

María santísima es la obra maestra de la Creación. Elegida por Dios para ser la Madre del Redentor, como dice Pío IX, ella fue Inmaculada desde su primer instante, preservada de toda mancha o pecado[10].

Ella es Theotokos, la Madre de Dios, como definió el Concilio de Éfeso.

El Papa Pío XII dice que ninguna condición puede ser más grande que esa, ya que “exige la plenitud de la gracia divina” y, por lo tanto, le confiere “la mayor dignidad y santidad después de Cristo”[11].

Los Padres de la Iglesia, los Doctores Santos y los Papas siempre la han considerado como un “vaso de elección”; y, con temor ante tal perfección, santidad y dignidad, exclaman: “De Maria nunquam satis“. Es decir, con respecto a María, nunca se dirá lo suficiente ni sabremos lo suficiente. No importa cuánto la contemplemos o estudiemos sus privilegios, mucho seguirá siendo desconocido e inexplicable.

Rompiendo con esta tradición y oponiéndose a la interpretación de los Evangelios, el Papa Francisco se refiere a la Madre de Dios como una mujer común y “normal”. Esto también contradice la lapidaria declaración del Papa Pío XII que atribuye a la Santísima Madre “la mayor dignidad y santidad después de Cristo”.

“Oh, Gloriosa Señora del Cielo, elevada por encima de las estrellas”

La opinión del Santo Padre de que María fue común también choca con el sentimiento común de los fieles, la Tradición teológica católica y la Liturgia. Por ejemplo, el Breviario Romano Común de la Santísima Virgen María elogia a María Santísima:

Oh gloriosa Señora del Cielo,

Entronizada sobre el cielo estrellado

Tú alimentaste con tu pecho sagrado

A tu propio Creador, el Señor Altísimo.

Lo que el hombre había perdido en la desgraciada Eva.

Tu sagrado vientre para el hombre restauras,

Tú al infeliz aquí abajo

Has abierto las puertas eternas del cielo.[12]

 

29 de octubre de 2018 | Luiz Sérgio Solimeo


Notas

[1] Papa Francesco: “La Chiesa è popolo, l’élite il peccato”, Corriere della Sera, 7 de octubre de 2018, https://www.corriere.it/cronache/18_ottobre_07/papa-francesco-chiesa-popolo-élite- peccato-2ab8a8ce-ca64-11e8-8417-701d201b7018.shtml

[2] Ver Radiomessaggio di Sua Santità Pio XII ai Popoli del Mondo Intero * 24 de diciembre de l944, http://w2.vatican.va/content/pius-xii/it/speeches/1944/documents/hf_p-xii_spe_19441224_natale.html

[3] La Iglesia es el “Pueblo de Dios” no en un sentido sociológico sino en uno espiritual. Son las personas escatológicas de aquellos que son bautizados y profesan la verdadera fe y obedecen a los pastores legítimos.

[4] Sarah Pulliam Bailey and Michelle Boorstein, “Pope Francis met with a same-sex couple the day before he met with Kim Davis,” The Washington Post, Oct. 2, 2015, https://www.washingtonpost.com/news/acts-of-faith/wp/2015/10/02/pope-francis-reportedly-met-with-a-same-sex-couple-the-day-before-he-met-with-kim-davis/?utm_term=.e09a243c7349

[5] El papa usa la palabra strane. Un diccionario italiano en línea ofrece estos sinónimos para strano (plural femenino, strane): 1 extravagante, inusual, 2 poco común, excepcional, 3 misterioso. Dizionario Italiano, https://www.dizionario-italiano.it/dizionario-italiano.php?parola=strano.Lucas 1:34.

[6] Papa Francesco: “La Chiesa è popolo, l’élite il peccato,” Corriere della Sera, Oct. 7, 2018, https://www.corriere.it/cronache/18_ottobre_07/papa-francesco-chiesa-popolo-elite-peccato-2ab8a8ce-ca64-11e8-8417-701d201b7018.shtml

[7] The Commentary of Cornelius a Lapide – Saint Luke Chapter one (Fitzwilliam, NH: Loreto Publications, 2008), 158

[8] Of Holy Virginity, no. 4, trans. C.L. Cornish, from Nicene and Post-Nicene Fathers, First Series, vol. 3, ed. Philip Schaff (Buffalo, NY: Christian Literature Publishing Co., 1887), rev. and ed. for New Advent by Kevin Knight, accessed Oct. 22, 2018, http://www.newadvent.org/fathers/1310.htm

[9] St. Bernard of Clairvaux, Sermo 2: Opera omnia (Edit. Cisterc. 5 [1968], https://www.crossroadsinitiative.com/media/articles/mary-a-virgin-full-of-grace-and-virtues-bernard-of-clairvaux/

[10] Pío IX, Bula Ineffabilis Deus (sobre la Immaculada Concepción), Dec. 8, 1854, http://www.papalencyclicals.net/pius09/p9ineff.htm

[11] Pío XII, Encíclica Fulgens Corona, Sept. 8, 1953, no. 11, http://w2.vatican.va/content/pius-xii/en/encyclicals/documents/hf_p-xii_enc_08091953_fulgens-corona.html

[12] Breviary Hymns, http://kpshaw.blogspot.com/2014/08/o-gloriosa-domina.html

Print Friendly, PDF & Email
05/11/2018 | Por | Categoría: Crisis de la Iglesia
Tags: , , , , ,

4 Comentarios to “Papa Francisco: el “pecado de la élite” y la nueva mariología igualitaria”

  1. Una aclaración. El Papa es infalible en materias de fe y de moral cuando usa el privilegio de la infalibilidad, es decir, cuando define una verdad EX-CATHEDRA y no en cualquier opinión que emita, aunque sea en esas materias

  2. Alberto Carrillo Muñoz dice:

    No es primera vez que el Papa hace declaraciones que después sus asesores más cercanos deben “aclarar”. Una vez más al Papa le pesa su formación jesuita: “sí; no; tal vez, lo dejo a su conciencia”. Sigo pensando que está aprendiendo a ser Papa, hay que tenerle paciencia. No olvidemos que también forma parte de nuestra creencia la infalibilidad del Papa en temas doctrinales, por tanto tenemos que tener cuidado de no cometer el mismo error que le estamos criticando al Papa. Si creemos que el Papa es el representante de Cristo en la Tierra, su Vicario, creo que nuestra actitud debe ser orar por él. El Papa es un ser humano fallido, como todas las cosas humanas. Tomemos estos dichos como opiniones poco reflexivas, fuera de contexto, que espero en Dios, él mismo corrija. Creo, finalmente que este tipo de situaciones pone a prueba nuestra fe en la Iglesia y sus representantes. Pedro, el primer Papa, que tenía esos chispazos del Espíritu Santo, en una oportunidad Jesús le llegó a decir: “Apártate de mi Satanás…” Uno podría preguntarse por qué Jesús no eligió a un Apóstol más “educadito” como Juan, por ejemplo; cómo puso sus ojos en Pedro, un hombre “abrutado”, tosco y que, por si fuera poco, lo negó tres veces. No caigamos en la tentación de creer saber más que Dios, ese es el pecado más antiguo de la humanidad.

  3. maría de la Luz Alvarez dice:

    No se puede tratar a la Virgen María como una “niña normal” puede que en apariencia lo fuera pero su vida demostró lo contrario. Ser madre del Hijo de Dios no lo es cualquiera niña normal, ser visitada por el Ángel tampoco le ocurre a una niña normal, en fin y toda su vida demostró que no era del montón. Baste sólo para verla firme al pie de la Cruz, eso no lo hace una madre desecha por el dolor de ver a su Hijo crucificado. Tal vez la forma de expresarse del Santo Padre da pie para interpretaciones que no corresponden y eso lleva a la falta de comprensión adecuada.

  4. jorge dice:

    La prudencia exige que lo que se expone en forma oral o escrita, debe ser claro en su redacción, para que no haya duda en su interpretación y no produzca engaños en el lector o auditor. Mientras el expositor ocupe una posición alta, ( elite?), más prudente debe ser.
    Por eso, una de las Virtudes Cardinales es la “Prudencia”.
    El lenguaje ambiguo en temas religiosos, lleva a falsas interpretaciones influenciada por el maligno, como ha sido el caso de la llamada teología de la liberación; cristianos por el socialismo; el falso ecumenismo, o la errónea interpretación de “la opción preferencial por los pobres” que llevaba, implícita , una visión marxista de la “lucha de clases”, dando origen a la iglesia popular.
    Me preocupan las profecías de San Malaquías, sobre el último Papa y las interpretaciones del Padre Juan Manuel IGARTUA sj. (El foro de la Virgen 2 de noviembre 2018)

Deje su comentario