Comparta

Entrevista a la Revista “Siete+7” sobre el divorcio

La revista “Siete+7” entrevistó al Sr. Juan Antonio Montes, director de Acción Familia el 6 de Septiembre de 2002, sobre la campaña contraria al divorcio

Aunque el enfoque del trecho de la entrevista que publicamos no refleja enteramente el pensamiento de Acción Familia, lo transcribimos a continuación.

Los extremistas

“Cuento con que usted votará en defensa de la familia chilena diciendo NO al proyecto de divorcio. En caso contrario, me veo obligado a comunicarle que si aprueba el proyecto divorcista, no contará con mi voto en ninguna elección futura pues no representará mis más sagrados valores morales”. Este mensaje es parte del e-mail que rebota en una cadena que tiene como último destinatario a los senadores. Una iniciativa que saturó las casillas de los honorables en pocos meses.

La iniciativa surgió en “Acción Familia”, fundación que según su presidente Juan Antonio Montes tiene entre sus colaboradores a quienes “han sido fundadores y directores de la Sociedad Chilena de Defensas de la Tradición, Familia y Propiedad, que editaba la revista Fiducia y a este título llevan más de 30 años en la defensa de los ideales de la civilización cristina bajo la inspiración del profesor Plinio Corrêa de Oliveira, católico ejemplar y hombre de acción cuyo pensamiento se difundió por los cinco continentes”.

Montes ya es un viejo conocido en estos debates. Fue calificado de “homofóbico” por organizaciones homosexuales a propósito de una cartilla que confeccionó y en la que preguntaba a los senadores si votarían por una ley que legalizara el matrimonio entre personas del mismo sexo.

Su respuesta respecto a las motivaciones que guían su cruzada en defensa de la familia la entregó a condición que fuera “por escrito”.

Chile no es un país laico. Por el contrario, su inmensa mayoría se confiesa católica y la casi totalidad se reconoce cristiana, de modo que no se trata de imponer criterios religiosos. De ser aprobada la ley de divorcio se producirá precisamente lo inverso. Ella impondrá a una Nación que mayoritariamente considera que el matrimonio es para toda la vida, una ley que transformará el contrato de matrimonio en algo más precario que un contrato de arrendamiento.

Para que Chile pueda ser una Nación auténtica, ella debe ser cristiana, pues la raíz de nuestra identidad nacional es la Fe católica. Y es en el respeto y cariño a estas raíces cristianas que Chile será una Nación fuerte. De lo contrario nuestra sociedad perderá sus convicciones religiosas y terminará adoptando las costumbres que la moda, la propaganda o el Gobierno de turno le impongan, perdiendo de este modo su propia cultura y su identidad.

Print Friendly
20/04/2003 | Por | Categoría: Divorcio

Deje su comentario