Comparta

Parlamentarios propugnan moral del gallinero

Las Diputadas Pollarolo y Saa y el Senador Ominami, pertenecientes al PS y PPD, acaban de presentar un proyecto de ley llamado de “Derechos sexuales y reproductivos“, cuyo efecto será el de incentivar la promiscuidad sexual e impedir los embarazos.

Según los promotores de la moción legal, el Estado deberá facilitar la información y los medios de prevención del embarazo para poder “disfrutar de la sexualidad”. No se menciona en ninguna oportunidad la palabra Familia, matrimonios ni padres. Se trata de un proyecto que, en nombre de la no discriminación, pretende implantar en Chile la moral del gallinero

Veamos a continuación algunos de sus principales artículos:

1.- “Sexo desde temprana edad”

El proyecto promueve el ejercicio de la sexualidad sin límite de edad. En su artículo 15, señala que: “todas las personas tienen derecho a acceder a una educación integral para la vida afectiva y sexual desde temprana edad, posibilitando el bienestar, (…) y el ejercicio de la sexualidad en forma plena, libre e informada”. Como se sabe, el término “persona”, designa a todos los individuos desde su nacimiento. De esta forma se violenta los límites naturales de la infancia, imponiendo la “información” sobre todo tipo de prácticas sexuales y mecanismos de regulación de la natalidad a partir de una edad cada vez más precoz 

 Conforme al espíritu del proyecto se podrá, por ejemplo, -como ya fue propuesto en su oportunidad por el PS francés- instalar máquinas de preservativos gratuitos en todos los baños de los colegios, “públicos o privados”; se deberá permitir las prácticas sexuales en el propio colegio o en cualquier lugar público, y las niñas que no quieran sufrir un embarazo, podrán recurrir a la “contracepción de emergencia”. El artículo 5 expresa que: “Se prohíbe toda forma de discriminación en el ejercicio de estos derechos (…) En particular la discriminación contra los y las jóvenes en edad escolar (…) de los establecimientos educacionales públicos o privados, (…)” Si el director del establecimiento quisiera impedir esta “moral de gallinero”, será sancionado por discriminador de los derechos sexuales, de acuerdo al artículo 14 del proyecto, que señala: “El funcionario que niegue el acceso a la información antes mencionada, y a los servicios señalados (…) será sancionado conforme dicho Estatuto”

Según los autores de la iniciativa, solamente así se hará posible el “desarrollo personal”

2.- Negación de la patria potestad en materias morales

Peor aún, los padres de familia no podrán intervenir para evitar esta demolición moral de sus propios hijos 

 Según lo estipulado en el artículo 17, se deberá guardar la confidencialidad, en virtud de la cual los padres no serán informados sobre las materias que consulten sus hijos ni de la información que se les proporcione. Los padres serán así impedidos de ejercer el derecho natural a educación que poseen. Será el Estado, a través de los agentes que designe para tal finalidad, quien se incumbirá de entregar la “información”. El proyecto es taxativo: “Es deber preferente del Estado orientar e informar sobre la sexualidad y reproducción (…) desde temprana edad” (art. 15)

Los padres de familia se transformarán de este modo en los grandes enemigos del ejercicio de los “derechos sexuales y reproductivos” de sus hijos y, por lo tanto, deberán ser mantenidos a la mayor distancia posible. El padre que quiera impedir a su hijo o hija que mantenga relaciones peligrosas, o que regrese tarde después de una fiesta, o que quiera ser informado con quien estuvo o no estuvo, podrá ser demandado por el menor por “coacción o discriminación” en sus “derechos sexuales”, según estipula el artículo 14: “Se prohíbe toda discriminación que implique menoscabo, restricción o limitación al ejercicio de este derecho por razones de edad”

3.- Promoción paulatina del aborto

Hará parte de estas “información” proporcionada por los agentes culturales del Estado, explicarle a los menores “recuérdese que no existe límite de edad” que tienen el “derecho de ejercer la sexualidad independiente de la reproducción y la libertad para elegir con quien vivir la sexualidad“ (Artículo 9). Es decir, que si el niño “opta” (!) por el ejercicio de la heterosexualidad, estará libre de la carga de los hijos (artículo 11) ya que cabrá al Estado la tarea de proporcionar los medios necesarios para satisfacer los derechos sexuales de la población: “le corresponderá al Estado promover los cambios culturales, sociales, económicos, políticos e institucionales necesarios para el ejercicio de estos derechos “(artículo 2). Para tal efecto, el Estado, como vimos, podrá proporcionar la difusión masiva de preservativos que eviten la concepción, y si estos fallan, quedará el recurso del aborto de emergencia -cosa que si bien no está explícitamente señalada en el proyecto- no puede sino concluirse, pues el proyecto también garantiza los llamados “derechos a la integridad física y psíquica y a la autonomía y control corporal” (artículo 10), que, en todos los documentos internacionales, incluyen la aplicación del aborto llamado terapéutico 

 Para mayor evidencia, la propia diputada Saa, explicó que el uso de la “contracepción de emergencia”, está comprendido dentro del espíritu de la ley (cfr. “La Segunda”, 6-10-2000). Según el Dr. Orrego V., profesor universitario de medicina, tal contracepción de emergencia “produce con certeza, en un porcentaje de casos que no es fácil de precisar, un aborto inducido” (cfr. El Mercurio, 17-10-2000)

4.- Equiparación de las relaciones hetero y homosexuales

También se les explicará a los niños que pueden “optar” por tener relaciones homosexuales o lesbianas y que por tales conductas no podrán sufrir ninguna discriminación ni coacción: “se reconoce el derecho a toda persona a elegir con quien vivir la sexualidad”(artículo 9). Para asegurar que las opciones homosexuales sean efectivamente asumidas y practicadas sin ningún tipo de “discriminación”, el Ministerio de Educación viene recomendando a todos los profesores de enseñanza media un texto editado por la ONG “La Morada”, que participó en la redacción de esta ley, titulado, “Cambio de Piel”En la sección III, del referido texto, “Tolerancia y homosexualidad“, destinada a “favorecer una actitud de apertura y tolerancia en las/los alumnas/os respecto de las orientaciones sexuales”, después de varios textos sobre la homosexualidad, se pregunta a los alumnos: “” ¿Qué sientes y piensas en relación con la homosexualidad?” “” ¿Qué opinión te merece el estereotipo del homosexual y de la lesbiana que se ha creado en nuestra cultura?” “” ¿Cuáles crees tú que son los prejuicios de las mujeres en relación a las lesbianas?” Y entre las actividades prácticas sugeridas, como parte del programa de educación sexual, se encuentra ésta: “Conéctate con alguna persona homosexual que tú u otra persona conozcan. Si puedes invítalo a conversar con el curso en el colegio”. Finalmente, una pregunta de este texto recomendado por el MINEDUC revela cuál es el padrón de dignidad humana que orienta este modelo de “educación sexual” y de legislación: “” ¿Piensas tú que la sexualidad de los animales es más libre que la de los seres humanos?” (cfr. “Cambio de Piel, textos y guías de trabajo sobre género para la enseñanza media”, Olga Grau y Gilda Luongo, ediciones “La Morada”, Santiago, 1997).

5.- El por qué de este proyecto: Las dos velocidades de la Revolución

Delante de lo extremado de estas posiciones, se podría preguntar cuál es el propósito de los parlamentarios al presentar un proyecto de esta naturalezaPolíticos como son, ellos saben perfectamente que su aprobación no será fácil de conseguir. Sin embargo, no dudan en lanzarlo con alardes de propaganda. Se diría que así están caminando hacia un fracaso. Lo que en realidad ellos pretenden es generar una polémica que vaya acostumbrando a las personas con este tipo de absurdos y perversión moral. Quieren poner la bandera de la inmoralidad mucho más allá de lo que está hoy, para producir un “shock”. Es el papel de los “radicales”. Posteriormente vendrán los “moderados” que irán cediendo, por etapas intermedias, a lo que hoy estos radicales proponen, para llegar finalmente a su completa aceptación. Es este el papel de los “extremistas o radicales”, a los cuales se refiere el Prof. Plinio Corrêa de Oliveira, en su libro “Revolución y Contra Revolución“, cuando describe las dos velocidades del proceso revolucionario: “ Se diría que los movimientos más veloces son inútiles. Sin embargo, no es verdad. La explosión de esos extremismos levanta un estandarte, crea un punto de mira fijo que, por su propio radicalismo, fascina a los moderados y hacia el cual estos se van encaminando lentamente(…) Ellos colaboran indirecta, pero poderosamente con la Revolución, atrayendo en forma paulatina a la multitud incontable de los “prudentes”, de los “moderados” y de los mediocres, para la realización de sus culpables y exacerbados devaneos”( cfr. “Revolución y Contra- Revolución”, pp. 58 y 59. Santiago, 1992)

El papel de este proyecto y su importancia estratégica radica exactamente en este aspecto del proceso de descristianización de Chile. 6. Conclusión: Después de tomar conocimiento de todas estas aberraciones, y a modo de conclusión a estas consideraciones sobre el mencionado proyecto de ley, le proponemos que Ud. mire a su hijo o a su nieta que todavía juega con una muñeca o piensa en entretenimientos propios de su edad, y se lo imagine sepultado ahora debajo de toda esta “información de sus derechos sexuales y reproductivos”. ¿Cree Ud. que ellos podrán ser capaces de resistir a toda la presión, ya no sólo del ambiente erotizado, sino de los propios agentes del Estado que lo incentivarán a la corrupción?

Si lo cree difícil, le proponemos que comience desde hoy a protestar contra este proyecto, en su casa, en el colegio, ante su representante en el Parlamento y en todas las instancias que pueda alertar a los desprevenidos para que comiencen a preocuparse

 Sobre todo advierta a los “moderados”, pues serán ellos quienes le pavimentarán el camino a esta ley. Para reconocerlos haga un test: comente el proyecto y vea las reacciones. Aquellos que le respondan que “no se puede ver el mal en todo”, “que no todo es malo” o “que hay que rescatar las cosas buenas del proyecto”… vaya desconfiando que Ud. está ante un “moderado”. Cómo no recordar aquí la maldición lanzada por Nuestro Señor Jesucristo “Es imposible que no vengan escándalos; pero, ¡ay de aquel por quien vienen! Más le vale que le pongan al cuello una piedra de molino y sea arrojado al mar, que escandalizar a uno de estos pequeños” (San Lucas 17,1- 2)

Análisis del Informativo de Acción Familia, N° 6, Noviembre 2000

Print Friendly
25/04/2004 | Por | Categoría: Anticoncepción

Deje su comentario

*Escriba los caracteres