Comparta

Santa Hildegarda Von Bingen

(16 de septiembre de 1098-17 de septiembre de 1179). Abadesa, líder monástica, mística, profetisa, médica, compositora y escritora alemana.  La Santa Iglesia celebra su día cada 17 de septiembre

Hildegard Von Bingen nació en Bemersheim (Alemania) en el valle del Rin, el año 1098 y en el seno de una familia noble alemana. Fue la menor de diez hijos y fue destinada a la Iglesia.

Desde muy niña, Hildegard manifestó tener visiones, que más tarde la propia Iglesia confirmaría como inspiradas por Dios.

Fue entregada al convento benedictino de Disibodenberg, que se encontraba bajo la órdenes de Jutta, quien se encargó personalmente de la educación de Hildegard. Así, tuvo un profundo aprendizaje de latín, griego, liturgia, música, oración y ciencias naturales, y además mantenía una disciplina ascética. A los dieciocho años, Hildegard toma los hábitos benedictinos. Solía decir que «se alimentaba de la Biblia» y que la música le era dictada durante sus visiones.

En 1136, Jutta murió y Hildegard “a pesar de ser muy joven” asumió la dirección del convento. A la edad de cuarenta y dos años tuvo las visiones más claras, en las que recibió la misión de predicar sus visiones y la comprensión religiosa que le había sido otorgada.

Restos del convento de Disibodenberg

A partir de ahí Hildegard escribe sus experiencias. De los nueve libros que escribió, se destacan Scivias, de carácter místico; Liber Vitae Meritorum, sobre ética, y Operatione Dei, sobre teología. Otro de sus libros, el Liber Simplicis Medicinae es importantísimo para la medicina, pues en él se hace un acercamiento a la ciencia de curar desde una perspectiva global, incluyendo conocimientos de botánica y de biología. De la misma forma, el Liber Compositae Medicinae trata sobre las enfermedades, pero desde el punto de vista teórico, explicando sus causas y síntomas.

Hildegard no sólo se dedicó a escribir, sino que además compuso música gregoriana y escribió setenta y siete canciones aproximadamente, y una ópera Ordo Virtutum. Como compositora fue más allá de las normas de la música medieval, otorgándole un nuevo lenguaje.

Es por esta época, que un comité de teólogos del Vaticano legitimó sus visiones y sus mensajes, que para muchos eran predicciones del futuro, aunque ella lo negara y dijera que más bien era una proyección del presente. Tal fue su reconocimiento, que llegó a ser conocida como la Sibila del Rin. En este momento, la gente la buscaba para escuchar sus palabras de sabiduría, para curarse o para que los guiara.

San Bernardo, su contemporáneo, dijo de ella: “No se puede consentir que tan esplendido lucero permanezca oculto bajo el celemín”.

Print Friendly, PDF & Email
15/09/2017 | Por | Categoría: Fiestas religiosas

Un comentario to “Santa Hildegarda Von Bingen”

  1. Yolanda dice:

    Gracias por la información. Nada sabía de está Santa. La verdad hay tanta ignorancia. Un saludo desde El Salvador. Bendiciones para cada uno.

Deje su comentario