Comparta

Por qué la “Gran Depresión” de 2020 será diferente

Print Friendly, PDF & Email
La gran depresión de 2020
El Coronavirus y la “Gran Depresión” mundial

Una Gran Depresión de difícil recuperación: por su profundidad; por los efectos psicológicos que ha producido en la gente; por la falta de cohesión social y por una generación diferente a las de las crisis del pasado.

Ya están llamando a la actual crisis económica inducida por la pandemia, “La Gran Depresión de 2020”. El paradigma es, por supuesto, la Gran Depresión de 1929 que cambió sustancialmente el modelo mundial de desarrollo, señalando el inicio de la intervención estatal en la economía (el estado de bienestar).

Efectos económicos

Los analistas también lo llaman “El gran salto hacia atrás”, porque hará retroceder al mundo en el tiempo al anular tres décadas de desarrollo económico. Las agencias internacionales estiman la contracción del PNB mundial en -5,2%. La zona euro será la más afectada con un -9,1%. Para David Malpass, presidente del Grupo del Banco Mundial:

“Es la peor recesión económica desde 1870, un golpe devastador para la economía mundial”.

Si bien la situación mundial parece bastante sombría, yo vivo en  Italia, donde la situación es aún peor. La Organización para la Seguridad y la Cooperación en Europa (OCSE) publicó recientemente un estudio que estima la caída de su PNB en torno al -13%. Esto empuja a Italia de nuevo al nivel económico de 1993. Según los expertos de la OCSE, la situación italiana debería mejorar un poco en 2021, llevando al país de regreso a la situación de 1997. Esta mejora no es un consuelo… Treinta años de desarrollo económico se irán por el desagüe y, con ellos, tantos sueños de un futuro mejor.

La caída del ingreso per cápita será la peor desde la Segunda Guerra Mundial. Según el analista de OCSE Robert Boone:

“Es la peor crisis desde la Segunda Guerra Mundial, capaz de traer una devastación a la salud, el bienestar y el trabajo de las personas, creando una incertidumbre sin precedentes”.

La deuda pública de Italia aumentará al 170% de su PNB. A su vez, esto pesará enormemente en el presupuesto nacional, desviando recursos que de otro modo podrían usarse para impulsar la economía. Se desencadenará una reacción en cadena de efectos deletéreos en la que las consecuencias finales son difíciles de predecir. Solo una cosa es segura: tendremos que adaptarnos a un nivel de vida sustancialmente más bajo. No tenemos idea del conflicto social  que esto puede provocar.

La crisis ya está golpeando muy fuerte a las familias italianas. El número de ciudadanos por debajo del nivel de pobreza se ha más que duplicado. Los comedores populares y los centros de distribución de alimentos de Caritas han visto un número creciente de personas alineadas para recibir ayuda.

Vemos las mismas filas en las casas de empeño, donde miles de personas venden sus joyas familiares para sobrevivir. Las tiendas, los restaurantes y las industrias están cerrando permanentemente, mientras que el desempleo y la inactividad aumentan en consecuencia. Incluso los lugares históricos, que habían sobrevivido a dos guerras mundiales y varias depresiones, están ahora en bancarrota.

Este panorama sombrío llevó a las agencias de calificación a rebajar la calificación de la deuda de Italia al nivel BBB, un grado por debajo de los bonos basura, empeorando aún más las perspectivas del país.

El coronavirus, un llamado a la confianza en Dios

Estas son algunas de las consecuencias a corto plazo de la crisis. Los analistas ya miran hacia el futuro.

Efectos psicológicos

Sin embargo, antes de hablar de economía, debemos hablar del estado de las personas. La economía no es más que las personas que interactúan en el mercado. La economía depende de la condición psicológica, los estándares morales y el estado de ánimo de la gente. Las personas sensatas, con expectativas dinámicas y altos estándares morales, contribuyen a una economía saludable. La  pandemia de COVID  parece ser sorprendente en este nivel fundamental.

Recientemente hablé largamente con un amigo mío, que es un psicólogo muy conocido. Me informó sobre las consecuencias psicológicas de la pandemia.

Haciendo eco a la opinión general de los psicólogos italianos, dijo que la pandemia está causando un trauma mental. Está sacudiendo las certezas de la gente, incluso en el nivel inconsciente, forzándolos a situaciones para las que no están preparados. La gente se sorprende particularmente al ver cómo sus expectativas de vida se reducen drásticamente.

El espejismo de un mundo en constante mejora, cada vez más rico, cada vez más libre y más gratificante, en el que muchas personas basaron su existencia, ha recibido un golpe mortal.

Actualmente la gente todavía está aturdida; todavía no se han enfrentado a la nueva situación. Sus mentes todavía están reaccionando al impacto y tratando de absorberlo.

A medida que pasa el tiempo y el impacto desaparece, los psicólogos temen que muchas personas padezcan un trastorno de estrés postraumático (TEPT), con consecuencias potencialmente devastadoras. Los datos revelan que el uso de medicamentos recetados y la búsqueda de asistencia psicológica se han disparado en los últimos meses.

Dificultades para una recuperación económica

El trastorno de estrés postraumático generalizado puede fácilmente hundir a la sociedad en la depresión, poniendo en peligro las posibilidades de una recuperación económica.

“La pandemia de COVID-19 puede traer otra epidemia, cuyos primeros síntomas ya podemos vislumbrar”, 

“Tenemos que empezar a hablar de los trastornos depresivos. Varios factores se superponen en ese nivel profundo de la mente donde las emociones, la incertidumbre, la fatiga, la falta de control e incluso una sensación de vacío pueden afectar seriamente nuestro equilibrio mental. Por lo tanto, es importante prevenir la depresión Covid-19”.

La Mente è Meravigliosa , revista de psicología clínica.

Un estudio similar publicado recientemente por el Centro para la Ciencia y la Conexión Social de la Universidad de Washington advierte que a medida que disminuye el contagio de COVID, aumenta la depresión psicológica.

Analistas e historiadores comparan la actual crisis económica con las de 1870, 1929, 1945 y otras. La esperanza es que, así como logramos superar esas crisis, seguramente prevaleceremos sobre esta. Me temo que este no es el caso.

Una generación psicológicamente diferente

Me temo que Italia, como la mayoría de los países europeos, está hoy peor equipada para hacer frente a una situación tan devastadora como fue en el pasado. Deben considerarse dos factores. Cada uno merecería un análisis extenso, para el que, por supuesto, no tengo ni tiempo ni espacio. Por tanto, me limitaré a exponer los términos del problema.

  • En primer lugar, debemos considerar que estamos ante una generación psicológicamente diferente a las anteriores.

Existe una aversión al esfuerzo intelectual, especialmente a la abstracción, la teorización y el pensamiento doctrinal. El resultado es una hipertrofia de los sentidos y la imaginación, que conduce a la “civilización de la imagen”, denunciada por el Papa Pablo VI en 1969. Como señaló el profesor  Plinio Corrêa de Oliveira  en su obra  Revolución y contrarrevolución , esta generación tiene

“un estado de ánimo caracterizado por la espontaneidad de las reacciones primarias, sin el control de la inteligencia ni la participación efectiva de la voluntad, y por el predominio de la fantasía y los sentimientos sobre el análisis metódico de la realidad. Todo esto es fruto, en gran medida, de una pedagogía que prácticamente elimina el papel de la lógica y la verdadera formación de la voluntad”.

¿Estará esta generación tan adecuadamente equipada con la solidez psicológica y la resistencia para hacer frente a la crisis como sus antepasados? Sólo el tiempo lo dirá.

Una sociedad sin unidad
  • En segundo lugar, debemos tener en cuenta que nuestra sociedad se ha vuelto multicultural, multiétnica, multirreligiosa, multimoral, multi‒todo. En las depresiones anteriores, los italianos eran conscientes de que tenían un pasado glorioso que defender y una herencia nacional que entregar a las próximas generaciones. Por lo tanto, se arremangaron y trabajaron duro para volver a ponerse de pie. La sociedad actual tiene tantos sectores e intereses diferentes, que la mayoría de las veces chocan entre sí, que es difícil encontrar una idea unificadora.

¿Qué sentido tiene, por ejemplo, para los inmigrantes africanos recién llegados, la mayoría de los cuales ni siquiera hablan italiano, invocar el interés nacional?

Por Julio Loredo





Reciba nuestros artículos por email


    :

Después de inscribirse, recibirá una email. Confirme su suscripción




02/09/2020 | Por | Categoría: Coronavirus
Tags: , , , , ,

Un comentario to “Por qué la “Gran Depresión” de 2020 será diferente”

  1. Carmen L dice:

    Los poderosos, ya lo han planificado todo
    Y hasta hacen publicidad de ello
    Vean
    https://es.weforum.org/focus/el-gran-reinicio
    Este reunión de Berlin, donde habla Robert Kennedy es la resistencia
    https://www.youtube.com/watch?v=2aGLOHp2J-E
    Todos los que queramos un mundo libre es hora de empezar, antes del gran reinicio, el miedo se acabó.
    Si salimos 10,000 a la calle y nos quedamos en un lugar pacíficamente, respetando la distancia, ¿la policía que va a hacer? ¿Nos llevaría presos a los 10,000? Si no nos movemos, si no los atacamos, ¿nos van a atacar?

Deje su comentario