Comparta

La inocencia en la actitud de una mano

ambiente de silencio, de reposo, de calma, de armonía, de sana distensión doméstica, pura e inocente.

Vean esta encantadora escena doméstica de la hermana mayor que, con toda su ilusión, cuenta algunas historias a los más pequeños antes de dormir.

Se diría en nuestros días de Internet, playgames, smartphones, etc. algo así sería imposible…

Y sin embargo cómo no comprender ¡cuanto se perdió!… a cambio de tantas cosas sin verdadero valor.

Noten todo el ambiente de silencio, de reposo, de calma, de armonía, de sana distensión doméstica, pura e inocente.

La actitud de los pequeños, con unos ojos como platos, escuchando las historias que su hermana mayor les relata. Sobre todo observen la actitud de ésta, su delicado gesto, su mano casi salida de una leyenda de hadas y su fisonomía limpia y luminosa, que junto con sus cuentos hará sin duda más ligero el sueño y el descanso de sus hermanitos.

El artista supo ver, captar y transmitir esto para la posteridad.

Y debemos reconocer que tuvo sin duda un gran mérito y talento.

Print Friendly, PDF & Email




Reciba nuestros artículos por email


    :

Después de inscribirse, recibirá una email. Confirme su suscripción




03/01/2019 | Por | Categoría: Ambientes Costumbres
Tags: , , ,

2 Comentarios to “La inocencia en la actitud de una mano”

  1. Costa Marques dice:

    De pleno acordo, excelente comentário do que é a vida de familia, convivio entre irmãos etc e como a era digital passou a escravizar a melhor parte do ser humano. Costa Marques

  2. Jose Luis Martinicorena Garcia dice:

    Efectivamente: lo poco que se puede ver hoy pasa por un niño. Le contaré mi modesta experiencia. Soy diabético y en consecuencia llevo siempre unos caramelos en el bolsillo por si me baja la glucosa demasiado ponerle remedio. Pero no lo puedo remediar, en cuanto veo un niño, con el permiso de su progenitor le ofrezco un caramelo.¡ CUESTIÓN ÚNICA ! la cara del niño se transforma, la luz aparece en su cara…. y yo gozo contemplando la antesala del Cielo en aquel niño. . . . Saque las consecuencias Vd.. Saludos de Jose Luis Martinicorena
    P/ Estoy «fichado» por un sinnúmero de niños de mi barrio.

Deje su comentario