Comparta

Carlomagno, Arquetipo del Emperador Cristiano

Print Friendly, PDF & Email
La figura majestuosa del Emperador Carlomagno
La imponente figura del Emperador Carlomagno, pintado por Alberto Durero

¿Qué es más admirable en Carlomagno: el hombre de piedad o el guerrero? ¿El diplomático o el organizador del Imperio? ¿El restaurador de la cultura o el fundador de una dinastía?

Después de recibir la Sagrada Comunión y habiendo recitado el salmo “Señor, en vuestras manos entrego mi espíritu”, el Emperador Carlomagno falleció el día 28 de Enero de 814. Contaba entonces con 72 años aquel que fue Rey de los Francos (de 768 a 814) y Emperador de Occidente (de 800 a 814).

El gran Emperador de la Cristiandad

En homenaje a ese gran Emperador de la Cristiandad ‒coronado por el Papa León III, en la Navidad del Año 800, como Emperador Romano del Occidente‒ siguen algunos evocativos comentarios (sin revisión del autor) pronunciados por Plinio Corrêa de Oliveira en una conferencia el 26 de Octubre de 1980.

Emperador Carlomagno: ¡Nombre que adquirió un sonido de plata y de bronce, y que resuena por los siglos!

¿Qué es más admirable en Carlomagno: el hombre de piedad o el guerrero? ¿El diplomático o el organizador del Imperio? ¿El restaurador de la cultura o el fundador de una dinastía?

Carlomagno es coronado Emperador por el Papa León III

Siento malestar frente a la pregunta. No porque ella no tenga sentido –se puede hacer tal pregunta, tiene razón de ser– , pero el modo como ella es hecha tiende a omitir lo más importante: todo el conjunto.

Múltiples cualidades armónicas

La cuestión está mal formulada, porque esas cualidades admirables no se excluyen. Ellas deben ser consideradas concretamente en un hombre, y no abstractamente.

La destrucción del orden por excelencia

Es decir, en el Emperador del Sacro Imperio, tales cualidades forman un todo que lo representa. Una totalidad que hizo que los dos nombres “Carlos” y “Magno” adquiriesen sonido de plata y de bronce, que resuena por los siglos. Ese es el unum [la característica propia] de Carlomagno, que es mucho mayor que la suma de aquellas cualidades.

La corona imperial

Considerando el unum de un hombre, podemos comprender mejor como las diversas cualidades resultan, de hecho, en una belleza mayor, pues el conjunto es más bello que las partes. Pero esto, en la medida en que las cualidades aisladas fueren muy buenas.

Ejemplo: un vitral en que cada pedacito de vidrio de mala calidad refleja mediocremente la luz, dejándola translucir de forma empañada y con colores indefinidos, produce un conjunto inexpresivo. Es necesario que cada pequeño vidrio sea de muy buena calidad para que el conjunto quede extraordinariamente lindo. La materia prima tiene que ser excelente, para que el conjunto sea todavía mejor.

¡Carlomagno es un ejemplo estupendo de ese principio!

Paulo Roberto Campos





Reciba nuestros artículos por email


    :

Después de inscribirse, recibirá una email. Confirme su suscripción




28/01/2020 | Por | Categoría: Ideal de sociedad
Tags: , , ,

Deje su comentario