El «transbordo ideológico inadvertido» en el catolicismo social

Print Friendly, PDF & Email
Trasbordo ideológico del "catolicismo social" al  socialismo. El Conde Alberto de Mun
Conde Alberto de Mun
La cuestión social y el catolicismo social

En el siglo XIX, como respuesta católica a la llamada «cuestión social» -es decir, al terremoto provocado por la revolución industrial que, al desarraigar a millones de personas de su hábitat natural, creó el proletariado-, surgió la corriente denominada «catolicismo social”, que pretendía suplir las necesidades, verdaderamente enormes, de esta clase infeliz.

En su conjunto, la corriente hizo suyo el Magisterio de la Iglesia, ejerciendo una saludable influencia en la sociedad inspirada en el Evangelio. Poco a poco, sin embargo, algunos sectores se dejaron influenciar por el espíritu y las doctrinas revolucionarias, dando forma a una corriente progresista. De ahí la distinción entre un catolicismo social conservador o tradicionalista y uno liberal o progresista.

El fenómeno más curioso, sin embargo, fue el lento deslizamiento de algunos sectores del catolicismo social tradicionalista hacia posiciones que, poco a poco, se aproximaron a las progresistas, hasta llegar, en muchos casos, a posiciones abiertamente socialistas.

Un caso indicativo: el conde Albert de Mun

Un caso indicativo es el del conde francés Albert de Mun (1841-1914), figura central de un vasto movimiento denominado Oeuvre des Cercles Catholiques d’Ouvriers. La amplitud de su migración doctrinal -del tradicionalismo al socialismo- lo convierte en un ejemplo paradigmático del tipo de trasbordo ideológico hacia la izquierda que se ha producido en amplios sectores del catolicismo social.

Oficial de caballería, de Mun era un monárquico legitimista. Su lema era simple y directo: «¡Guerra contra la revolución!». Su programa era igualmente claro: «Oposición a la Declaración de los Derechos Humanos, fundamento de la Revolución, y a la proclamación de los derechos de Dios, fundamento de la Contrarrevolución»[1]. Instado a definir su posición, escribió: «El Syllabus es nuestra bandera» [2]. De Mun definió su movimiento como «la Contre-Révolution en marche«.

Tales declaraciones de fe ultramontana, sin embargo, encubrían mal una falta de fundamentos doctrinales. El compromiso social del noble francés estuvo guiado por un deseo generoso, aunque vago y romántico, de ayudar a los pobres, más que por principios sólidos derivados de un buen conocimiento de la doctrina católica y de una observación metódica de la realidad.

Vacío doctrinal

El vacío doctrinal, sumado al optimismo sobre el progreso industrial, hizo que la Oeuvre, y con ella muchos sectores del catolicismo social, cayesen presa de un sagaz proceso de trasbordo ideológico, que los condujo paulatinamente hacia la izquierda. Impulsados ​​por este proceso, estos sectores comenzaron a sostener posiciones compartidas con estos últimos.

Al principio se trataba de coincidencias estratégicas más que doctrinales. Gradualmente, a medida que se racionalizaban las coincidencias, las ideas socialistas comenzaron a extenderse hasta convertirse en dominantes. La importancia de este proceso, que desde entonces se ha repetido en muchos ambientes católicos hasta el día de hoy, merece un breve estudio.

La interacción de simpatías y fobias.

A primera vista, la deriva de la derecha al socialismo puede parecer desconcertante. En cambio, es el resultado de una astuta maniobra de propaganda revolucionaria, todavía hoy en curso, y que el pensador católico brasileño Plinio Corrêa de Oliveira ha llamado «transbordo ideológico inadvertido» [3]. La artimaña se basa en la manipulación de dos constelaciones de impresiones contrapuestas -unas de simpatía, otras de fobia- y su coincidencia o discrepancia con disposiciones aparentemente similares de los socialistas. Veamos el proceso en cámara lenta.

La simpatía: preferencia por las corporaciones medievales

El primer factor a tener en cuenta para comprender este desconcertante proceso de transbordo ideológico, es la gran predilección de los católicos tradicionalistas por las corporaciones medievales, parte integral de un ideal más amplio de restauración de la civilización cristiana.

Casi como una reacción de defensa natural frente al hundimiento provocado por las revoluciones francesa e industrial/capitalista, amplios sectores de la opinión pública europea habían comenzado a mirar con nostalgia hacia ese “dulce primavera de la fe” en la que, en palabras de León XIII, “la filosofía del evangelio gobernaba la sociedad” [4], anhelando su restauración como único remedio al caos revolucionario.

El siglo XIX conoció, por tanto, una amplia revalorización de la Edad Media cristiana. Pensemos, por ejemplo, en el florecimiento del estilo neogótico y el redescubrimiento del canto gregoriano. Los católicos eran, casi por definición, defensores de la restauración de la civilización cristiana, según el lema paulino (Ef 1,10) adoptado posteriormente por S. Pío X: “Instaurare omnia in Christo”. En particular, anhelaban la restauración de las corporaciones y otros cuerpos intermedios de la sociedad orgánica.

La fobia: un arraigado rechazo al capitalismo liberal

En el otro extremo, encontramos en muchos católicos del siglo XIX un arraigado rechazo al capitalismo liberal, definido por el pensador estadounidense Michael Novak como «capitalismo democrático» [5]. Hijo de la Ilustración, ligado al espíritu protestante hasta el punto de ser considerado una emanación del mismo, el capitalismo liberal provocó en los católicos tradicionalistas un rechazo no sólo doctrinal sino emocional.

Esta reacción se vio agravada por el anticatolicismo desplegado por muchos representantes de la corriente capitalista liberal, comenzando por Adam Smith (1723-1790), quien escribió: «La constitución de la Iglesia de Roma puede considerarse el diseño más formidable jamás concebido contra (…) la libertad, la razón y la felicidad de la humanidad” [6]. Por lo tanto, no sorprende que muchos católicos vieran el capitalismo liberal como un fenómeno subversivo, es decir, destructivo del orden tradicional.

Esta antipatía aumentó cada vez más con el ascenso de la nueva clase burguesa de espíritu volteriano, que ocupó el lugar de la vieja aristocracia en la dirección de los asuntos públicos, imponiéndole tonos y formas groseras, pragmáticas y calculadoras, donde antes había primado el refinamiento, la generosidad y el heroísmo, reemplazando la preeminencia de la educación y las buenas costumbres por la del dinero.

Incipiente simpatía por las posiciones de izquierda

Tanto la predilección por las corporaciones como el rechazo al capitalismo liberal coincidieron (al menos en apariencia) con disposiciones similares del lado socialista, despertando en algunos círculos del catolicismo social una creciente simpatía por las posiciones de izquierda.

Dejando de lado el carácter a menudo secular y anticatólico, ¿no demostraba también un encomiable deseo de mejorar la condición de los proletarios? ¿No quería también organizar cuerpos intermedios -los sindicatos- que, al menos formalmente, se asemejaran a las corporaciones? ¿No coincidían los católicos y socialistas en su rechazo al capitalismo democrático?

Estas coincidencias formales fueron hábilmente explotadas por la propaganda revolucionaria, desencadenando un proceso de transbordo ideológico hacia la izquierda en muchos sectores del catolicismo social.

Estrategia de transbordo ideológico

El transbordo se desarrolló sobre dos ejes: primero, se exageraba artificialmente el sufrimiento de los trabajadores, agravando así la compasión sentimental hacia ellos, actitud aparentemente compartida también por la izquierda; en segundo lugar, se inculcó una especie de apatía renunciante ante el triunfo del socialismo, considerado inevitable, dado el «espíritu de los tiempos».

El proceso se puede esquematizar de la siguiente manera:

1) Acentuación, doctrinal y temperamental, de la antipatía de los católicos sociales hacia el capitalismo liberal y, en sentido contrario, de su simpatía por el esquema corporativo.

2) Mitigación de los puntos de discordia: cualquier problema que pudiera generar conflicto entre católicos e izquierda fue, en la medida de lo posible, atenuado u ocultado.

3) Manipulación de impresiones: las simpatías y antipatías fueron vaciadas gradualmente de su significado original y cargadas de nuevos significados. Mientras se inflaba el rechazo al capitalismo democrático hasta incluir sus aspectos legítimos, la defensa de los organismos intermedios se transformaba en una defensa de los sindicatos de trabajadores.

4) Búsqueda de afinidad con la izquierda: se insinuaba, por tanto, que estas disposiciones eran compartidas por la izquierda.

5) Simpatía por la izquierda: la izquierda fue idealizada como el «partido de los pobres», el «partido del corazón», y sus líderes como personas generosas, idealistas y abiertas.

6) Aversión a la derecha: pari passu, la misma propaganda pintaba a la derecha como “el partido de los ricos codiciosos” y a sus líderes como personas insensibles, arrogantes y cerradas.

7) Colaboración con la izquierda: la naciente simpatía por la izquierda llevó a la colaboración, inicialmente en ocasiones puntuales, como una huelga. Ocasiones que tendieron a multiplicarse, convocando a sectores cada vez más amplios del catolicismo social a apoyar a la izquierda, cada vez con más frecuencia, en las iniciativas populares.

8) Aceptación del socialismo: el último paso fue convencer a los católicos sociales ya comprometidos en el proceso de que los pobres eran mejor defendidos por la ideología de sus nuevos camaradas, es decir, por el socialismo.

Ideología de género y trasbordo ideológico inadvertido

Un ejemplo clásico fue el deslizamiento de la Oeuvre des Cercles Catholiques d’Ouvriers hacia el estatismo socialista. Francesco Saverio Nitti resume así la deriva: “El socialismo católico predicado por el Conde de Mun tuvo tres períodos muy diferentes. En el primero, la Obra apoyó la necesidad absoluta de volver al régimen corporativo; en el segundo, después de la ley de sindicatos, buscó la difusión de los sindicatos mixtos; en el tercero, finalmente, desesperando del restablecimiento de las corporaciones, apoyó la necesidad de profundas reformas económicas por parte del Estado, acentuando así sus tendencias hacia el socialismo de Estado”.[7]

Ambigüedades doctrinales

La deriva dentro de la Oeuvre, presagio de lo que estaba ocurriendo en amplios sectores del catolicismo social europeo, naturalmente exigía una racionalización. Tratando de justificar la deriva, muchos católicos sociales comenzaron a apoyar ideas cada vez más cercanas al socialismo.

Reaccionando contra el individualismo excesivo del capitalismo liberal, los católicos sociales tendieron a menospreciar los derechos legítimos de la persona, poniendo el énfasis en cambio en los elementos sociales o comunitarios.

Si esto hubiera estado inspirado en la sana intención de restaurar la organicidad a la sociedad, ciertamente habría contribuido a restaurar el equilibrio social; sin embargo, estos católicos parecían ignorar la presencia en el campo de fuerzas revolucionarias muy poderosas que apuntaban en una dirección similar y con las que, objetivamente, estaban en sintonía.

Lo «social» en detrimento de la persona

Al hacer de lo «social» el criterio dominante terminaron por olvidarse de la persona y apoyar un estatismo intervencionista, que es exactamente lo contrario de la sociedad orgánica tradicional, que siempre se construye «desde abajo» y nunca «desde arriba».

Al mismo tiempo, comenzó a enfatizarse el precepto cristiano de la ayuda y la caridad hacia los pobres, hasta convertirse en una especie de mandamiento central. La mayor iniquidad de la época, se decía, era la pobreza de los proletarios. En consecuencia, la primera misión de los cristianos comenzó a presentarse en términos de una «opción preferencial por los pobres» (para usar un lenguaje moderno).

Una visión romántica de los pobres

Algunos teólogos y escritores comenzaron a exaltar a los pobres como destinatarios privilegiados de la predicación evangélica, como el fundamento del mundo futuro que querían construir. No es exagerado afirmar que la legítima preocupación por las clases más pobres fue desvirtuándose progresivamente en una especie de «mística de los pobres», llevada al paroxismo en el siglo XX por la Teología de la liberación y ciertas corrientes populistas.

Gracias al romanticismo difuso, la «mística de los pobres» se contaminó fácilmente con un espíritu igualitario, por lo que una creciente aversión hacia sus supuestos opresores comenzó a sumarse a la preocupación por los pobres: los patrones.  

La propaganda revolucionaria, que presentaba a los pobres bajo una luz bondadosa, denigraba a los patrones retratándolos como sanguijuelas sin corazón. La deplorable apatía, e incluso el altivo desprecio mostrado lamentablemente por algunos patrones, reforzaron esta percepción. La consecuencia fue que un espíritu incipiente de lucha de clases comenzó a extenderse incluso en los ambientes del catolicismo social, que gradualmente reemplazó al espíritu de cooperación cristiana. Estos ambientes a veces eran definidos como el ala «populista» del catolicismo social.

Del brazo de los socialistas

Como resultado del proceso de transbordo ideológico, muchos católicos sociales se encontraron cada vez más alineados con la izquierda socialista. Lejos de ocultar esta situación, se jactaron de ella. “No retrocedo ante la convergencia con los socialistas – declaró Albert de Mun en 1889 – Seguiremos coincidiendo en muchos otros puntos. Lejos de temer esto, estoy orgulloso de ello” [8]. Los socialistas le devolvieron la cortesía.

Hablando en nombre de los diputados socialistas, A. Ferroul afirmó: “He leído las declaraciones de de Mun. Mis amigos y yo no podemos dejar de aplaudir. Sus reivindicaciones no son en realidad sino las formuladas por los congresos socialistas” [9].

Convergencia con los socialistas

Hacia el final del siglo, la convergencia con los socialistas se había vuelto casi completa. «Excepto en algunos puntos relativos a la religión, el programa de de Mun y de los escritores de la Association catholique no es otro que el de los socialistas de Estado más avanzados«, observó entonces Francesco Saverio Nitti [10].

El más entusiasta de la convergencia con los socialistas fue el marqués de la Tour du Pin, más tarde una figura destacada de la derecha nacionalista francesa. Para ilustrar su posición, escribió en 1889: «A la luz de los principios a los que nos han conducido nuestros estudios, es fácil decir que no hay una dosis más preponderante de materialismo en las reivindicaciones del socialismo revolucionario que en las de la economía liberal. Sin embargo, encontramos más humanidad en el socialismo. (…) Prácticamente todo lo que está bien en las reivindicaciones del socialismo revolucionario, en el fondo si no en la forma, encuentra un calce perfecto con nuestra visión de un sistema corporativo” [11]. No es de extrañar, por tanto, que proclamara: “Marchamos junto a los socialistas. Lo vuelvo a repetir: no nos interesa si los conservadores y sus moribundos lamentos están o no de nuestro lado” [12]. Varias veces llamó a su posición «socialismo cristiano».

Una nota final añadida por el autor del libro:

Este tipo de trasbordo ideológico inadvertido exige de los católicos de todas las edades un esfuerzo redoblado para no dejarse llevar por él. Un esfuerzo que tiene como punto de apoyo no sólo el análisis objetivo y desapasionado de los fenómenos en curso, enraizados en los sólidos cimientos del Magisterio de la Santa Iglesia Romana, sino, sobre todo, en la confianza sobrenatural en Aquella que «sola venció todas las herejías en todo el mundo» y que, aún en nuestros días, ha prometido el triunfo de su Inmaculado Corazón.

Notas

[1] Albert De Mun, Discurso Inaugural a la Cámara de Diputados, 1876, cit. en Emmanuel Barbier, Histoire du catholicisme libéral et du catholicisme social en France. Du Concile du Vatican à l’avénement de S.S. Benoît XV (1870-1914), Imprimerie Y. Cadoret, Burdeos 1924, vol. yo, pág. 349.

[2] Albert De Mun, Cuestiones sociales, p. 99, cit. en Id., vol. yo, pág. 351. Se refería obviamente al Syllabus errorum, documento publicado en 1864 por Pío IX que contenía una lista detallada de los errores liberales en los campos teológico, filosófico, moral y sociopolítico.

[3] Plinio Corrêa de Oliveira, Transbordo ideológico inadvertido y diálogo, Editorial Il Giglio, Nápoles 2012.

[4] León XIII, Encíclica Immortale Dei, 1 de noviembre de 1885.

[5] Michael Novak usa la expresión en el sentido de un sistema triple que incluye la democracia liberal en el ámbito sociopolítico, el capitalismo liberal en el ámbito económico y el pluralismo liberal en el ámbito religioso, moral y cultural. Según el escritor estadounidense, se trata de tres elementos interdependientes que no se pueden separar. Ver Michael Novak, The Spirit of Democratic Capitalism, Simon and Schuster, Nueva York 1982.

[6] Adam Smith, An Inquiry into the Nature and Causes of the Wealth of Nations, en Great Books of the Western World, editado por Robert Maynard Hutchins, Universidad de Chicago, Chicago 1952, vol. 39, págs. 350-351.

[7] Francesco S. Nitti, Socialismo católico, L. Roux y C. Editori, Roma 1891, p. 287.

[8] Albert De Mun, Discours à l’Assemblée de Romans, 10 de Noviembre de 1889, cit. en Emmanuel Barbier, Histoire, vol. II, pág. 224.

[9] A. Ferroul, en “Réforme sociale”, 15 de mayo de 1890, p. 601, cit. en Francesco S. Nitti, Socialismo Católico, p. 265.

[10] Ibíd., pág. 277.

[11] cit. en Emmanuel Barbier, Histoire, vol. II, págs. 224-225.

[12] cit. en Jean De Fabrègues, Le Sillon de Marc Sangnier. Un tournant majeur du mouvement social catholique, Libraire Académique Perrin, París 1964, p. 70.

Tomado de la Teología de la Liberación. Un salvavidas de plomo para los pobres, Cantagalli, Siena 2014, pp. 22-36.         por Julio Loredo

Comparta con sus amigos
18/05/2022 | Por | Categoría: General
Tags: , ,

Un comentario to “El «transbordo ideológico inadvertido» en el catolicismo social”

  1. Alvaro Orozco Carballo dice:

    NUEVA INDEPENDENCIA CHILENA Y TENDENCIAS SOCIALSTAS
    Asi como el 11 de Septiembre de 1973 fue una nueva independencia de Chile al liberarla del Tsunami del Frente Amplio Allendista, hoy 4 de Agosto del 2022 tambien lo fue, pues impidio la Constitucion atea y totalitaria.
    Sin embargo fuerzas que se intitulan » democrata «»cristinas», «Social democratas » y hasta » liberales» pretenden apoyar al gobierno de Boric y sus aliados en intentar una nueva constitucion por constituyente o por reformas legislativas que se aproximen al fracasado intento.
    Es hora de que Chile se una cada vez mas para preservar el legado cristiano de la actual constitucion sin perjuicio de las mejoras organicas que puean implementarse, siempre en pro de la familia, la vida, la propiea, la subsidiariedad, la fe catolica , las tradiciones cristianas patrias.
    FELICITACIONES PUEBLO CHLENO

Deje su comentario