Comparta

Una trampa sutil del maligno (Libro recomendado)

Milagrosa imagen Virgen del Buen Sucesso, Quito, Ecuador

En este mes de María les ofrecemos un trecho del Tratado de la Verdadera Devoción a la Santísima Virgen María de San Luis María Grignon de Montfort. (Bajar el libro gratuito)

Hay personas que temen deshonrar al Hijo al honrar a la Madre, rebajar al Uno al honrar a la Otra. No pueden tolerar que se tributen a la Santísima Virgen las justísimas alabanzas que le prodigaron los Santos Padres. Toleran con pena que haya más personas arrodilladas ante un altar de María que delante del Santísimo Sacramento, ¡como si esto fuera contrario a aquello o si los que oran a la Santísima Virgen, no orasen a Jesucristo por medio de Ella! No quieren que se hable con tanta frecuencia de la Madre de Dios ni que los fieles acudan a Ella tantas veces.

Oigamos algunas de sus expresiones más frecuentes:

“¿De qué sirven tantos Rosarios? ¿Tantas congregaciones y devociones exteriores a la Santísima Virgen? ¡Cuánta ignorancia hay en tales prácticas! ¡Esto es poner en ridículo nuestra religión! ¡Hábleme más bien de los devotos de Jesucristo! (y, al pronunciar frecuentemente este nombre, lo digo entre paréntesis, no se descubren). Hay que recurrir solamente a Jesucristo: Él es nuestro único mediador. Hay que predicar a Jesucristo: ¡esto es lo sólido!”.

Y lo que dicen es verdad, en cierto sentido. Pero, la aplicación que hacen de ello para combatir la devoción a la Santísima Virgen es muy peligrosa, es un lazo sutil del espíritu maligno, so pretexto de un bien mayor. Porque ¡nunca se honra tanto a Jesucristo como cuando se honra a la Santísima Virgen! Efectivamente, si se la honra, es para honrar más perfectamente a Jesucristo y si vamos a Ella, es para encontrar el camino que nos lleve a la meta, que es Jesucristo.

La Iglesia, con el Espíritu Santo, bendice primero a la Santísima Virgen y después a Jesucristo: Bendita tú entre las mujeres y bendito el fruto de tu vientre, Jesús (Lc. 1, 42). Y esto, no porque la Virgen María sea mayor que Jesucristo o igual a Él, lo cual sería intolerable herejía, sino porque para bendecir más perfectamente a Jesucristo hay que bendecir primero a María.

Digamos, pues, con todos los verdaderos devotos de la Santísima Virgen y contra sus falsos devotos escrupulosos: María, bendita tú eres entre todas las mujeres y bendito es el fruto de tu vientre, Jesús.

Print Friendly, PDF & Email
10/11/2018 | Por | Categoría: Formación Católica
Tags:

3 Comentarios to “Una trampa sutil del maligno (Libro recomendado)”

  1. Alma Comas Martínez dice:

    En los tiempos actuales solemos encontrarnos con una sociedad que reclama el derecho a la maternidad en un matrimonio igualitario, en una sociedad que busca la concepción in vitro y luego el implante en un vientre alquilado de distintas procedencias y culturas solo porque se considera un derecho igualitario con pareja o sin pareja, contra todo razonamiento lógico de la concepción natural para la que fuimos concebidos como hombres y mujeres destinados a la continuidad de la raza humana a través del AMOR .

    Ese derecho existente hasta en los animales que procrean y cuidan sus crias con AMOR reniegan el AMOR MATERNO de la MADRE de nuestro Dios y Redentor, conforme a nuestrras creencias.

    Es posible que nos puedan arrebatar el derecho a Alabar a Ntra. Santísima Madre de Dios y de todos los hombres que recurren a su mediación para ofender nuestro legítimo derecho a ejercer nuestros derechos de nuestra religión y principios.

    Nosotros no ponemos bombas, no nos inmolamos para defender nuestra fé, nos dejamos ofender y lo peor permitir que ofendan a nuestra Madre.

    Pido en este Adviento que es el tiempo de espera de nuestro Salvador, pidamos con mayor fé y más entereza que la devoción Mariana sea más destacada , más seguida y ya que es nuestra única DEFENSA, enseñemos a nuestros hijos, sobrinos, nietos que sigan con devoción el MES DE MARIA que nos permita mostrar las virtudes que las generaciones futuras deben conservar y mantener en alto la LUZ de LA FE sobre los infortunados pueblos que viven por tanto tiempo en las tinieblas del error y que vuelva hacia El y cambie tantos corazones rebeldes…..

    Oremos con devoción y pidámosle a María nos ayude en esta nuestra vida a consagrarnos a ella.

    Que nos ayude a ser mejores, no pedimos ser santos, sino mejores y que Así sea.

  2. Neftalí Torres Encina dice:

    ¿Puede haber una criatura mas excelsa sobre la tierra que la mismísima Madre de Dios? Durante su vida terrenal ya mostró su poder de intercesión como cualquier madre amorosa. No es de extrañarse entonces que lo seguirá haciendo desde el Cielo, al lado de Dios. De ahí que como hijos agradecidos le rendimos nuestro modesto tributo , puesto que nuestra pequeñez no es capaz de alabar en justicia tan grande intercesora.
    Ciertamente, cuando lo hacemos estamos también dando gracias al fruto de sus entrañas.
    Pero no solo los protestantes han objetado nuestro culto a la Santísima Virgen. Muy lamentablemente esta crítica se escucho con estupefacción durante el Concilio Vaticano II cuando el cardenal Raul Silva Henríquez, con el fin de halagar las iglesias fundadas por los hombres expresó que en nuestro país había “un excesivo culto mariano” ( ). Tal parece que satanás estaba ya muy activo por esa época

  3. Armando Perez dice:

    Lucas 1:26-28,38,46. Al sexto mes el ángel Gabriel fue enviado por DIOS a una ciudad de Galilea, llamada Nazaret, a una virgen desposada con un varón que se llamaba José, de la casa de David; y el nombre de la virgen era María. Y entrando el ángel en donde ella estaba, dijo: ¡Salve, muy favorecida! El SEÑOR es contigo; bendita tú entre las mujeres… Entonces María dijo: He aquí la esclava del SEÑOR; hágase conmigo conforme a tu palabra. Y el ángel se fue de su presencia… Entonces María dijo: Engrandece mi alma al SEÑOR; y mi espíritu se regocija en DIOS mi Salvador. Porque ha mirado la bajeza de su sierva; pues he aquí, desde ahora me dirán bienaventurada todas las generaciones.
    Lucas 2:10-13. Pero el ángel les dijo: No temáis; porque he aquí os doy nuevas de gran gozo, que será para todo el pueblo: que os ha nacido hoy, en la ciudad de David, un Salvador, que es CRISTO el SEÑOR. Esto os servirá de señal: Hallaréis al niño envuelto en pañales, acostado en un pesebre. Y repentinamente apareció con el ángel una multitud de las huestes celestiales, que alababan a DIOS, y decían: ¡Gloria a Dios en las alturas, y en la tierra paz, buena voluntad para con los hombres!

Deje su comentario