Comparta

San Luis IX hombre de paz y guerrero

Print Friendly, PDF & Email
En el siglo XI el legendario Rashid Adin Sinan, un jefe ismailí que heredó el título de Viejo de la Montaña a la muerte del famoso Hasan ibn al Sabah, impuso su gobierno del terror desde su fortaleza de Alamut en el Caspio, en un territorio del actual Irán.
San Luis IX, Rey de Francia recibe a los embajadores del rey Tártaro (“el Príncipe de los asesinos” o Viejo de la Montaña) 1773, por Guy-Nicolas Brenet.

La humildad de los reyes no es olvidar el oficio que cumplen en nombre de Dios. Su abnegación no puede renunciar a derechos que también son deberes, como tampoco la caridad podría abstraer de la justicia, o el amor a la paz puede oponerse a la virtud del guerrero.

El 25 de agosto es la fiesta de San Luis, rey de Francia, un modelo de estadistas católicos, que participó en dos cruzadas.

Dom Prosper Guéranger (1805-1875), el famoso abad de Solesmes, hace algunos comentarios excelentes sobre Saint Louis. Desde la pluma de este gran escritor católico, uno de los eclesiásticos más importantes de su tiempo, vemos una serie de consideraciones totalmente en línea con un punto de vista contrarrevolucionario.

¿Un rey puede ser humilde y defender sus derechos?

Para comenzar su comentario, Dom Guéranger plantea un problema complejo. Un santo debe ser humilde. ¿Cómo puede ser humilde un rey, que está en la cima de la jerarquía política y social? ¿No hay una contradicción entre las dos posiciones?

¿No debería una persona humilde en autoridad parecer un presidente marxista cubano? ¿Cómo reconcilias las dos condiciones de ser santo y humilde? Dom Guéranger dice:

La humildad de los reyes santos no es olvidar el gran oficio que cumplen en el nombre de Dios. Su abnegación no podría consistir en renunciar a derechos que también son deberes, como tampoco la caridad podría echar fuera la justicia, o el amor a la paz podría oponerse a la virtud del guerrero.

Una idea sentimental de la humildad

Como se puede ver, Dom Guéranger está luchando contra la idea sentimental de un rey sagrado. Esta noción sostiene que la humildad haría a un rey indigno de su cargo. Un rey “humilde” tendría que ejercer misericordia hasta el punto que le impediría administrar justicia. Tendría que ser un hombre tan pacífico que sería incapaz de librar una guerra. Dom Guéranger dice que un rey sagrado es lo contrario. Practica la humildad pero también muestra grandeza. Practica la caridad pero lo hace con mucha justicia. Por otro lado, tiene un amor por la paz pero también posee auténticas virtudes guerreras. Esto es lo opuesto a la noción sentimental de un rey santo.

San Pío X: combatir los errores dentro de la Iglesia no es obra de división sino de unión en la misma fe

Él continúa explicando lo que quiere decir:

San Luis, sin su ejército, se sintió superior como cristiano a los infieles victoriosos y lo trató en consecuencia.

En otras palabras, cuando se convirtió en prisionero de los infieles después de su victoria sobre él en la batalla, siempre se ocupó de ellos plenamente conscientes de su dignidad como persona bautizada.

Además, Occidente descubrió muy temprano, y más y más a medida que su santidad aumentaba con sus años, que este rey que pasaba sus noches en oración y sus días al servicio de los pobres no era el hombre que cedería a nadie las prerrogativas de la corona.

Era, por lo tanto, un hombre que compadecía a los pobres y sabía cómo rezar, pero también era un hombre combativo que defiende sus prerrogativas.

“Solo hay un rey de Francia”, dijo el juez de Vincennes, rescindiendo una sentencia de Carlos de Anjou [su hermano]; y los barones del castillo de Bellême, y los ingleses en Taillebourg, ya lo sabían.

Lo enérgico que era al defender sus derechos queda claro en un episodio por el que se hizo famoso. Federico II, el emperador malvado y herético del Sacro Imperio, amenazó con aplastar a la Iglesia y buscó cómplices en Francia. San Luis le respondió así:

“El reino de Francia no es tan débil como para sufrir la caída de sus espuelas”.

Su elevada respuesta fue propia de un santo. Esto es interesante porque siempre debemos reaccionar contra la tendencia a considerar a los santos, y a la piedad en general, desde un punto de vista demasiado sentimental.

Plinio Corrêa de Oliveira

Conferencia informal del 25 de agosto de 1965. Traducida y adaptada





Reciba nuestros artículos por email


    :

Después de inscribirse, recibirá una email. Confirme su suscripción




25/08/2020 | Por | Categoría: Formación Católica
Tags: , , , ,

Deje su comentario