Comparta

Los dos caminos para la mujer

Print Friendly, PDF & Email
Madame Louise de France
Madame Louise de France (1748), por Jean-Marc Nattier

En estos tiempos, en que está de moda hablar de igualdad y de derechos de la mujer, conviene reflexionar sobre su papel en la sociedad. Desde la época de la Redención, hay dos caminos que se abren frente a la mujer: el camino de María Inmaculada y la trayectoria de Eva.

¿Qué era la mujer antes del Cristianismo?

¿Qué es ella todavía en las regiones donde el Evangelio no ha triunfado? Destinada a la servidumbre y profundamente degradada parecía dudarse otrora de que tuviese alma. En ninguna parte se le reconocían derechos, ni categoría ni dignidad.

El Cristianismo cambió radicalmente esta situación deplorable. La abyección de Eva desapareció con la aparición de María, como la aurora disipa las tinieblas. “Una mujer, dice San Ireneo, había ofrecido al hombre el fruto de la muerte; otra mujer le ofreció el fruto de la vida.”

La modestia es un deber

Desde la época de la Redención, hay dos caminos que se abren frente a la mujer: el camino de María Inmaculada y la trayectoria de Eva.

Entre estas dos vías no hay término medio: o descender, como la madre del pecado, la pendiente fatal de la vergüenza, o seguir los pasos de la mujer inmaculada, alzándose hasta la cumbre más alta de la perfección. La mujer, o perpetúa la vida de Eva, ejerciendo sobre los que la rodean una influencia perniciosa, o imita y propaga la vida de María Santísima por el ascendiente de sus virtudes.





Reciba nuestros artículos por email


    :

Después de inscribirse, recibirá una email. Confirme su suscripción




19/05/2020 | Por | Categoría: Formación Católica
Tags: , , , , ,

Deje su comentario