Comparta

La cobardía de los buenos fomenta la audacia de los malos

San Luis Rey con la dulzura del santo y la fuerza del cruzado
San Luis, Rey de Francia supo aliar la dulzura del santo a la fuerza del cruzado

Cuando existe una crisis de fe, no podemos limitarnos a mantener la nuestra, sino que estamos obligados a proclamar la fe delante de los fieles y reprimir la audacia de los malos.

“Es de advertir que en este orden de cosas que pertenecen a la fe cristiana hay deberes cuya exacta y fiel observancia, si siempre fue necesaria para la salvación, lo es incomparablemente más en estos tiempos.

“Porque en tan grande y universal extravío de opiniones, deber es de la Iglesia tomar el patrocinio de la verdad y extirpar de los ánimos el error; deber que está obligada a cumplir siempre e inviolablemente, porque a su tutela ha sido confiado el honor de Dios y la salvación de las almas. Pero cuando la necesidad apremia, no sólo deben guardar incólume la fe los que mandan, sino que cada uno está obligado a propagar la fe delante de los otros, ya para instruir y confirmar a los demás fieles, ya para reprimir la audacia de los infieles (S. Thom. II-II, Quaest. III, art. II, ad 2) .

Ceder el puesto al enemigo, o callar cuando de todas partes se levanta incesante clamoreo para oprimir a la verdad, propio es, o de hombre cobarde, o de quien duda estar en posesión de las verdades que profesa. Lo uno y lo otro es vergonzoso e injurioso a Dios; lo uno y lo otro, contrario a la salvación del individuo y de la sociedad: ello aprovecha únicamente a los enemigos del nombre cristiano, porque la cobardía de los buenos fomenta la audacia de los malos”.

Papa León XIII, Encíclica Sapientiae Christianae

Print Friendly, PDF & Email
03/06/2019 | Por | Categoría: Formación Católica
Tags: , ,

Un comentario to “La cobardía de los buenos fomenta la audacia de los malos”

  1. Lionel dice:

    Llamados estamos, a enfrentar estos inicuos tiempos; así como nuestros ancestros dieron sus batallas, para que nosotros estemos ahora aquí, es el tiempo de nosotros dar esta batalla y enfrentar sin miedo el mal. No podemos dejar a nuestros hijos y nietos, la lucha que nos tocó librar a nosotros. Ese será nuestro legado…ellos, ya tendrán sus propias batallas que enfrentar.

Deje su comentario