Comparta

El primer deber de la caridad es corregir a los que yerran

Print Friendly, PDF & Email

Una falsa noción de fraternidad se basa en intereses comunes, o de la humanidad, por encima de todas las filosofías y de todas las religiones, que tiene una igual tolerancia por todos los hombres con todas sus miserias, tanto intelectuales y morales, como físicas y temporales.

Verdades Olvidadas

Nuestro Señor entregó las llaves del Cielo a San Pedro y a su Iglesia
Nuetro Señor Jesucristo entrega las llaves del Cielo a San Pedro.

“Lo mismo sucede con la noción de la fraternidad, cuya base colocan en el amor de los intereses comunes, o, por encima de todas las filosofías y de todas las religiones en la simple noción de humanidad, englobando así en un mismo amor y en una igual tolerancia a todos los hombres con todas sus miserias, tanto intelectuales y morales, como físicas y temporales.

“Ahora bien, la doctrina católica nos enseña que el primer deber de la caridad no está en la tolerancia de las opiniones erróneas, por muy sinceras que sean, ni en la indiferencia teórica o práctica ante el error o el vicio en que vemos caídos a nuestros hermanos, sino en el celo por su mejoramiento intelectual y moral no menos que en el celo por su bienestar material.

En los que no están unidos a Cristo hay algo de diabólico

“Esta misma doctrina católica nos enseña también que la fuente del amor al prójimo se halla en el amor de Dios, Padre común y fin común de toda la familia humana, y en el amor de Jesucristo, cuyos miembros somos, hasta el punto de que aliviar a un desgraciado es hacer un bien al mismo Jesucristo. Todo otro amor es ilusión o sentimiento estéril y pasajero”.

De la Carta Apostólica “Notre Charge Apostolique” de San Pío X

.





Reciba nuestros artículos por email


    :

Después de inscribirse, recibirá una email. Confirme su suscripción




26/08/2020 | Por | Categoría: Formación Católica
Tags: , , ,

Deje su comentario