Comparta

Respondiendo a una pregunta problemática: ¿hombre, mujer o qué?

Después de los transgéneros llegan los transespecie, una nueva identidad sexual de seres humanos que se sienten animales. ¿Hasta dónde llegaremos?

Un amigo mío recientemente se regocijó porque finalmente había encontrado un trabajo después de estar desempleado durante unos meses. Era un trabajo de ingeniería, en una buena compañía comparable al que tenía antes. Sin embargo, había una cosa sobre la entrevista final que le molestaba. Le preguntaron: “¿Cuál es tu género?”

Mi amigo es un amante de la naturaleza, con una esposa e hijos. Es evidente que él es un hombre, por lo que se sintió comprensiblemente ofendido y avergonzado al mismo tiempo. Estaba perplejo de que esta consulta fuera hecha como una pregunta seria, que tenía que responder para un trabajo relacionado con la realidad física observable. El hecho de que ahora esto sea parte del procedimiento operativo estándar de una empresa de ingeniería de buena reputación es un presagio inquietante de cosas terribles por venir.

Peor aún, puedo imaginar que algunos lectores liberales podrían incluso mirar con simpatía la pregunta que considero inquietante, ya que la ven de alguna manera como rectificando los siglos de “opresión” que sufren quienes se creen transgénero, mucho antes de que el término o la noción fuera inventada. Tales simpatizantes siempre han preparado el camino para la aceptación de tendencias absurdas.

El simple hecho es que esta pregunta no sucedió por casualidad. Es el fruto de un largo proceso. También apunta a la aparición de preguntas existenciales futuras que arrojarán dudas sobre casi cualquier cosa.

Podemos tomar la revolución sexual de los años sesenta como punto de partida de lo que estamos experimentando. Esta revolución buscó instalar una cultura que lleve a las personas a debilitar la idea de moderación y despreciar los valores espirituales, religiosos, morales y culturales que sirven para ordenar y mantener a la sociedad en equilibrio. Ella declaraba que toda moral es una mera “construcción” de la sociedad que puede y debe ser “deconstruida” para dar lugar a nuevos niveles de libertad.

Como resultado, la revolución sexual ha hecho mucho para romper las barreras entre los sexos. Ha iniciado una ola de promiscuidad que ha llevado a la proliferación del divorcio, la anticoncepción, el aborto, el sexo prematrimonial, la homosexualidad, las parejas no casadas y la pornografía en todas partes. Todo esto ha contribuido a destruir la fibra moral de la sociedad y a incorporar todo tipo de desórdenes sexuales. Ella ha tenido éxito en gran medida en la obtención de este objetivo particular.

Estamos sufriendo las consecuencias de esta revolución, en las tragedias de vidas rotas, familias desintegradas e iglesias vacías, que contaminan el panorama social y están desgarrando a la nación. La “libertad” que ofrece la revolución sexual ha producido consecuencias desastrosas que pesan sobre toda la sociedad y los fondos públicos.

Sin embargo, incluso con la generalización de la promiscuidad desde los años sesenta, resultó imposible librarse de todas las restricciones. Aquellos que impulsaron la agenda sexual tuvieron que admitir la innegable realidad física de que las categorías masculinas y femeninas aún existen y llevan consigo sus respectivas restricciones. Todavía tenían que trabajar dentro de los parámetros complejos de un mundo masculino / femenino.

Además, dentro de esta realidad masculino / femenino, siempre existe la posibilidad de formar una familia y restablecer una moral que socave los “logros” de la revolución sexual.

Es por eso que esta actual fase de la revolución sexual, la revolución transgénero, es tan amenazante y extraña. Los agentes de este cambio ya no necesitan estar anclados en la realidad física, la lógica o la ciencia biológica. La realidad se convierte en lo que imaginas que es. En un mundo tan fantástico, uno puede ignorar lo obvio y preguntar: ¿Eres un hombre? ¿Mujer? ¿Algo intermedio?

Es decir, hemos entrado en el reino de la fantasía, donde la realidad concreta se ve forzada a conformarse con ilusiones.

Esta no es la acción de individuos aislados y confundidos que quieren atención y que no afectan a la población en general. No, el establishment oficial ahora está institucionalizando la fantasía y haciéndola parte de su realidad. Involucra a escuelas, universidades e instituciones gubernamentales que están aboliendo los pronombres sexuales, inventando nuevos y penalizando a aquellos que cometen errores en su uso.

Y esa es la parte problemática de la pregunta. Ninguna sociedad puede funcionar dentro de ese marco de fantasía. La modernidad se basa en una base racional y en una materialidad que necesita previsibilidad, estadísticas y datos en tiempo real para funcionar de manera eficiente. Como la fantasía abstrae de la lógica, debe usar la fuerza para obligar a las personas a cumplir sus reglas erráticas e irracionales. Cuando el hombre incontestable ya no puede ser considerado un hombre, la mujer indiscutible ya no puede ser considerada una mujer, la fantasía gobierna. Cualquier nueva imaginación (más allá del transgénero) puede convertirse en la norma. Y eso es peligroso, porque la fantasía es la materia sobre la cual se construye la tiranía.

Por John Horvat II

Print Friendly, PDF & Email
14/09/2018 | Por | Categoría: Decadencia Occidente
Tags: , , , ,

Deje su comentario