Comparta

La quinta columna y la misteriosa derrota del bien

Print Friendly, PDF & Email
El ajedrez de la poítica
La diplomacia y la política son la continuación de la guerra por otros medios
La “quinta columna” y las devastaciones que provoca

La expresión quinta columna [1] fue acuñada por el General Mola durante la guerra civil española, pero fue utilizada posteriormente en el campo político.

Alguien dijo que la diplomacia y la política son la continuación de la guerra por otros medios.

Quizá el conocimiento de ese concepto nos ayude a comprender el misterio de los sistemáticos errores que cometen quienes defienden las buenas causas.

Escribía Plinio Corrêa de Oliveira durante la II Guerra Mundial:

“(la quinta columna) más o menos en todas partes ha hecho terribles devastaciones; ella ha obtenido para las fuerzas totalitarias más triunfos que todos los tanques, que todos los cañones y que todos los generales.

¿Qué es la quinta columna?

“¿Qué es esta quinta columna, misteriosa y extensa, cuyos dedos mágicos e impalpables encuentran siempre, en el momento decisivo, en el lugar decisivo, en el puesto indispensable, al hombre servicial y flexible, que abre de modo sutil las puertas de las más intransponibles fortificaciones; anestesia y transforma en inofensivos conejillos de indias a los más valientes leones de la guerra y hiere con somnolienta ceguera a los más dinámicos y perspicaces estadistas?

¿A qué realidad trágica y satánicamente profunda corresponde ese gran misterio de iniquidad?

Los elementos dinámicos de la quinta columna

No es sorprendente que los fariseos hayan encontrado a un Judas. Pero, que el perfil diabólico de Iscariotes se multiplique indefinidamente, difundiéndose, deslizándose, tramando subrepticiamente y obteniendo victorias que son verdaderos golpes de prestidigitación, he aquí una novedad desconcertante, cuyo radio de acción parece trascender la órbita de los recursos humanos.

San Pío X y la paz interna de la Iglesia

“Por nuestra parte, estamos seguros de que el sustrato humano más profundo de la quinta columna no es proporcionado ni por los aventureros, ni por los oportunistas, ni por los traidores vulgares que, a peso de oro, sacrifican sus más sagrados deberes.

Hay demasiado trabajo, demasiada inteligencia, demasiados éxitos en este vasto plan, para que demos al oportunista la honra de señalarlo como su autor. Sólo un idealismo ardiente y satánico, como el que animaba otrora a los propagandistas de la Revolución Francesa y del Comunismo, puede explicar tantas y tales victorias.

“Pero este pequeño puñado de idealistas no valdría nada si no encontrase a su servicio una cohorte de oportunistas, preocupados por lo inmediato, de brillantes frustrados y de inconsolables fracasados dispuestos a todo, a todos los riesgos como a todas las infamias, para mantener la fachada ilusoria de una situación social ya en ruinas, de una reputación ya comprometida o de una tradición ya manchada.

Ahí, en ese bajo fondo humano se encuentran todos los agentes de la quinta columna, todos los miserables que servirán de instrumentos a esa catástrofe en marcha que es el totalitarismo”.

Plinio Corrêa de Oliveira

“Pearl Harbor y el Carnaval”, O Legionario, 15/02/1942


[1] Quinta columna es una expresión que designa un conjunto de personas desleales a la comunidad en la que viven, y que colaboran de distintas formas con el enemigo.





Reciba nuestros artículos por email


    :

Después de inscribirse, recibirá un email. Confirme su suscripción




03/11/2020 | Por | Categoría: Decadencia Occidente
Tags: , , , ,

Un comentario to “La quinta columna y la misteriosa derrota del bien”

  1. Alberto Carrillo dice:

    Todos políticos que firmaron una carta en la que se comprometían a defender la vida y que después terminaron por apoyar la Ley del aborto, son parte de esta quinta columna.

Deje su comentario