Comparta

Las aterradoras respuestas sobre el género dadas por estudiantes universitarios

El adoctrinamiento que se realiza en los colegios y en los medios de comunicación sobre la teoría del género comienza a dar sus monstruosos frutos. Ella lleva a los jóvenes que han sido sus víctimas a negar la realidad y a vivir en un mundo de horror y fantasía.

Un nuevo video del Instituto de Política Familiar de Washington muestra cuán desconectados de la realidad están muchos estudiantes universitarios.

El vídeo sería gracioso si no fuera tan preocupante. El director del Instituto de Política Familiar de Washington, José Backholm, hizo una serie de preguntas a estudiantes de la Universidad de Washington sobre el género, la raza, la edad, la altura y la identidad. El consenso de los estudiantes fue en gran medida que si Backholm ‒quien es obviamente un hombre blanco‒ se identifica a sí mismo como una mujer china, entonces es una mujer china.

Del mismo modo, los estudiantes estuvieron de acuerdo que si Backholm se identifica a sí mismo como un niño de siete años de edad, aunque sería difícil de creer al principio, lo aceptarían.

“Si se siente con siete años en su corazón, entonces que así sea. Sí, bien por ti”, decía sonriendo una estudiante. “Si es así que se siente mentalmente, así debe ser. Creo que hay comunidades que estarían dispuestas a aceptarle” si quiere inscribirse en una clase de primer grado.

De acuerdo con los estudiantes entrevistados por Backholm, la identidad de género, identidad de raza, e incluso la identidad de edad son determinadas por los sentimientos en lugar de la realidad física. La única idea que los estudiantes tenían más dificultad de aceptar fue la sugerencia de que Backholm, que mide 1,79 mts., tiene 1,98 mts. de altura

La noción de que determinamos la realidad por nosotros mismos en lugar de descubrirla, está en la raíz de la actual presión para aceptar los cuartos de baño de género neutro, el fin de los deportes específicos de cada sexo, y el reconocimiento cada vez mayor de un número creciente de diferentes géneros.

Parecemos estar caminando hacia un estado de decadencia intelectual, moral y cultural análogo al de ciertas tribus indígenas, que no distinguen bien los límites que separan la realidad de la imaginación

Esta noción, que se ha extendido por toda la cultura occidental gracias a las celebridades, a la televisión moderna, y a la propaganda disfrazada en libros para niños, está dando sus frutos en una variedad de formas inquietantes que, hasta hace muy poco, parecían más un chiste que cualquier otra cosa.

¿Cómo se ha llegado a la aceptación de estas aberraciones?

La admisión creciente de la idea de que todo es relativo y que podemos hacer de nuestra vida lo que se nos ocurra, sin referencia a la razón ni a la moral, conduce a la negación del principio de contradicción. Este principio, que Santo Tomás define como principio primero y supremo del pensamiento, hace que el hombre sea capaz de conocer y pensar.

Sin él, no conseguiríamos distinguir lo que es de lo que no es, ni a un ser de otro. No distinguiríamos la verdad del error, lo bello de lo feo. Todo se confundiría. Nos hundiríamos en el absurdo total.

Así, parecemos estar caminando hacia un estado de decadencia intelectual, moral y cultural análogo al de ciertas tribus indígenas, que no distinguen bien los límites que separan la realidad de la imaginación y viven sumergidos en un pensamiento mágico-instintivo que los encadena a las arbitrariedades de la superstición, permitiendo prácticas tan aberrantes como la antropofagia.

Según la doctrina católica, el pecado original introdujo en el hombre inclinaciones hacia la irracionalidad y el desorden, que pueden conducir a los mayores desvaríos. El alejamiento paulatino de las almas y de la sociedad de la influencia de la Iglesia nos lleva inexorablemente a todo tipo de extravíos.

El remedio es rehacer el camino. Esto que parece tan arduo, con la intercesión maternal de la Santísima Virgen está al alcance de nuestra mano.

Print Friendly, PDF & Email
02/05/2016 | Por | Categoría: Decadencia Occidente
Tags: , , , , , , ,

Deje su comentario