Comparta

Los paganos no rechazaron lo maravilloso como hacemos hoy

La belleza formaba parte de la vida en diferentes culturas y épocas. El mundo contemporáneo rechaza todo lo que es extraordinario, todo lo que es maravilloso, todo lo que es virtuoso, recto, noble o bello a cualquier título.

Un ejemplo de la búsqueda de lo maravilloso es el Parthenon de Atenas
El Parthenon de Frederic Edwin Church (1871)

En el tiempo en que todo el mundo era pagano, ellos tenían religiones abyectas, pero ellos en alabanza de sus dioses a menudo construían bellos templos, hacían obras de arte, obras literarias, etc., que tenían una gran belleza, un gran valor. La propia mitología griega y romana, llena de mentiras y bobadas como estaba, tenía algunas cosas que enseñaban sabiduría.

En fin, en aquel «bric-a-brac» de locuras, algunas cosas se aprovechan, y de gran valor.

Formación en el amor a lo bello, deber de los padres

En general, los espíritus eran propensos a admitir que lo maravilloso puede intervenir corrientemente en la vida humana. Así que tuvieron grandes héroes, que admiraban; tenían grandes reyes, que reverenciaban; tenían grandes poetas, que aclamaban; todo cuanto era grande les atraía la atención y la reverencia. Ellos tenían una noción de que la vida humana sin lo maravilloso no es habitable y que es un absurdo, razón por la cual estaban abiertos para acciones también maravillosas de Dios que de repente cambiarían todas las cosas.

Decir que lo maravilloso no existe, y que es una mentira, es una forma de decir que Dios no existe. Y el mundo contemporáneo rechaza de modo completo todo lo que es extraordinario, todo lo que es maravilloso, todo lo que es virtuoso, recto, noble o bello a cualquier título.

Plinio Corrêa de Oliveira

Conferencia del  7.8.1991, sin revisión del autor

Print Friendly, PDF & Email




Reciba nuestros artículos por email


    :

Después de inscribirse, recibirá una email. Confirme su suscripción




14/05/2019 | Por | Categoría: Decadencia Occidente
Tags: , , , , ,

Deje su comentario