Comparta

El colapso vergonzoso de Venezuela

El hambre lleva a los venezolanos a buscar comida en la basura

Las noticias que llegan de Venezuela no podrían ser más espantosas.

Esta rica nación latinoamericana se deshace ante los ojos impávidos del mundo, humillada y esclavizada por una pandilla asesina de marxistas que se apoderó de su gobierno hace dos décadas y que la conduce hacia los más escalofriantes extremos de miseria y de opresión.

El mensaje del Papa

En medio de su tragedia, los venezolanos acaban de recibir con perplejidad un mensaje del Papa Francisco, en el cual les pide “concordia y fraternidad”.

«Que este tiempo de bendición le permita a Venezuela encontrar de nuevo la concordia y que todos los miembros de la sociedad trabajen fraternalmente por el desarrollo del País, ayudando a los sectores más débiles de la población», dijo el Papa en su Mensaje de Navidad, el pasado 25 de diciembre, desde el altar mayor de la Basílica de San Pedro, en Roma. (Cfr. ABC, Madrid, Enero 5 /2019).

Este discurso del Papa causó tanta extrañeza, que 20 reconocidos ex-presidentes latinoamericanos, algunos de ellos marcadamente izquierdistas, le escribieron una carta pública manifestándole respetuosamente su discordancia.(El Comercio, Lima, Ene 8/2019).

El caso de Venezuela es uno de los más dramáticos que haya conocido la historia de la humanidad, pues nunca antes una organización criminal había perpetrado un desfalco de las dimensiones colosales que tiene el que se ha cometido contra esta nación.

Dueña de las más grandes reservas de petróleo del mundo, cuando Hugo Chávez llegó al poder en 1999, Venezuela producía casi cuatro millones de barriles de petróleo por día, que en promedio se vendían a poco más de us $ 100 dólares el barril. Estos ingresos suman la prodigiosa cantidad de us $150.000 millones de dólares por año, que alimentaron las arcas del Estado durante 20 años seguidos, generando al País una riqueza incalculable y unas posibilidades de bienestar imposibles de comparar con las de cualquier otra nación latinoamericana.

Cualquiera que sea el cálculo que se haga, la realidad es que esa suma fabulosa de dinero fue robada, despilfarrada y malgastada por la camarilla marxista corrupta que gobierna el País desde hace 20 años, transformando a esta riquísima nación en una de las más pobres del mundo en la actualidad.

Tan descomunal cantidad de dinero hubiera hecho de Venezuela una nación más rica que Arabia Saudita, y sin embargo, gracias al latrocinio de sus gobernantes, hoy es más pobre que Haití.

¿Cómo se pudo llegar a semejante catástrofe?

Por la imposición del llamado socialismo del siglo XXI, que no es otra cosa que la implantación del marxismo, que extermina la propiedad privada, niega las libertades más elementales, y convierte a una nación entera en una cárcel opresora donde se mata, se tortura, se niegan todos los derechos humanos, y se conduce a la población hacia la miseria más abyecta.

Pero, al mismo tiempo, sus gobernantes se han convertido en magnates millonarios, gracias al saqueo sistemático de los recursos del Estado.

Es necesario salvar a Venezuela Mientras esto sucede, la mayor parte de los gobiernos del mundo han mirado hacia otro lado, con una complicidad inexplicable.

Solo en estos primeros días del 2019, cuando el dictador Maduro asumió un nuevo e ilegítimo mandato presidencial, los presidentes de Colombia y de Brasil, Iván Duque y Jair Bolsonaro, y algunos cancilleres latinoamericanos reunidos en torno al llamado Grupo de Lima, han invocado la solidaridad mundial para impedir semejante despropósito.

Representante del Vaticano

Sin embargo, aunque casi todos los jefes de Estado de las naciones occidentales se abstuvieron de asistir a la posesión de Maduro – excepto Cuba, Nicaragua y Bolivia-, el Vaticano sí estuvo presente, estrechando lazos de amistad con el tirano.

A la ceremonia de posesión fue enviado el encargado de negocios de la Santa Sede, Monseñor George Koovakod, contrariando el parecer del Presidente de la Conferencia Episcopal Venezolana, Monseñor José Luis Azuaje, quien denunció en un comunicado que el régimen “se ha hecho ilegítimo y moralmente inaceptable”.

La indiferencia debe cesar

A Venezuela hay que reconquistarla con la mayor urgencia, con la ayuda de todas las naciones del mundo libre.

Desde hace mucho tiempo debió acabarse la actitud de tolerancia y complicidad con estos sátrapas modernos, que se han apoderado de una nación que no merece los abusos e injusticias que padece.

El mundo actual tiene múltiples sistemas legales de presión, de intimidación, e inclusive de fuerza, si es necesario, para derrocar a Maduro y a todos sus secuaces, y llevarlos ante un tribunal de justicia internacional para que sean juzgados por todos sus crímenes, sus robos, sus injusticias y sus escandalosas violaciones de los derechos humanos. ¡Y esta respuesta de la comunidad internacional no permite ninguna espera! Debería ser aplicada en forma inmediata, sin dilaciones, para evitar en Venezuela una tragedia humanitaria aún más espantosa de la que ya existe.

Migración masiva

Casi tres millones de personas han huido del opresor régimen chavista. Más de un millón de ellos han sido acogidos en Colombia y el resto está disperso por las naciones vecinas.

Si no se toman medidas inmediatas, esa diáspora se podrá duplicar o triplicar durante este año 2019, lo cual será de gran alivio para Maduro. Pues, en su absoluta incapacidad para resolver los problemas del País, los millones de venezolanos que emigran dejarán de ser una carga para el Estado socialista, que teóricamente les proporciona todo.

Entonces, la obligación de atender a esta población enorme se traslada a las naciones vecinas, que han acogido a los migrantes con espíritu de caridad cristiana, al verlos llegar en condiciones de absoluta miseria.

En medio de esta inmensa tragedia, nos preguntamos si el Papa Francisco nos pide orar a la Providencia por la continuidad de Nicolás Maduro en el poder, o por el contrario, esas oraciones deben estar orientadas a la solución verdadera del problema, que consiste en sacarlo de allí cuanto antes, invocando todos los medios legales posibles.

Al conocer su saludo de Navidad, pareciera que el Papa prefiere ignorar la gigantesca miseria que generó el chavismo, con todos sus abusos de poder, y que ha llevado a Venezuela al abismo donde hoy se encuentra. Pues, solicitar “concordia y reconciliación” hacia Venezuela en estos momentos, parece más un gesto de amistad con los sátrapas, que un acto de caridad con los millones de víctimas de Maduro.

Los miles de millones de dólares saqueados por los ladrones chavistas, deberían ser recuperados en forma sumaria e implacable, y devueltos a su legítimo dueño que es el Estado venezolano. Y con ese dinero, que está depositado en las arcas de los más importantes bancos del mundo, perfectamente se puede comenzar la reconstrucción de esa nación, pues analistas serios consideran que su monto es mayor a us $400.000 millones de dólares. Son el fruto de la insaciable cleptomanía marxista, que no reconoce valor moral alguno, y para la cual las oraciones de la gente buena siempre serán inútiles.

Por: Eugenio Trujillo Villegas. Director: Sociedad Colombiana Tradición y Acción.

trujillo.eugenio@gmail.com

Print Friendly, PDF & Email
15/01/2019 | Por | Categoría: Decadencia Occidente
Tags: , , , , , ,

3 Comentarios to “El colapso vergonzoso de Venezuela”

  1. rodigo salazar dice:

    TRISTEZA Y CONFUSION TOTALES QUE PENSARIA NTRO SEÑOR JESUS DE LA ACTITUD DEL VATICANO »? saludos y mis oraciones por Venezuela .

  2. Alberto Carrillo Muñoz dice:

    Me declaro católico y orgulloso de serlo, por eso me duele que el Papa Francisco nos tenga acostumbrado a estas desafortunadas opiniones y acciones. Dios quiera y la Virgen que corrija sus dichos. También estamos acostumbrados a que las izquierdas sean muy enérgicas para denunciar las dictaduras de derecha, pero cuando se trata de tiranías o regímenes totalitarios de izquierda, lo legitemicen como un ejemplo digno de ser imitado. Con esto demuestran su inconsecuencia. Hace poco la ex presidente M. Bachetel declaró que estarían muy atentos con lo que pasa en Brasil; pero nada dice de de estar atentos con lo que pasa en Venezuela o Nicaragua. Más pena me da la indiferencia de gran parte de la población. Les aseguro que el próximo gobierno de Chile será de izquierda, el Presidente Sebastián Piñera «está poniendo todo de su parte para que eso ocurra».
    Finalmente, creo que la verdadera riqueza de un país es la educación y, a mi juicio, Chile no es un país educado. Es triste reconocerlo, pero así es.

  3. Hola, muchas gracias por el artículo. Es indescriptible, nuestro sufrimiento; y, sin dudas, se trata de la mayor destrucción de país alguno, en la historia de la humanidad. Si se habla de 1 ó 2 millones de muertos, en vez de un porcentaje alto de la población, es sólo por el petróleo, las minas y la migración de los últimos años. Su descripción es buena, pero insuficiente, sin embargo. No, porque, comprensiblemente, hayan omitido las atrocidades de las expropiaciones u otros desafueros. Sino porque los desquiciados comunistas le regalaron el país a su ícono Fidel y a las potencias comunistas, Rusia y China. Sin contar los negocios de la banca occidental. Aquí están las razones de la inactividad de los poderes internacionales respecto de nuestra tragedia: no les interesamos, les interesan nuestro recursos, la minería, sí, pero también los ríos, la posición geográfica, la electricidad… Todas esas bendiciones se convirtieron en tragedia que señala al mundo moderno, merced a la locura de los desquiciados comunistas

Deje su comentario