Comparta

El terrorismo de las blasfemias

(Ver entrevista en video al final).

Desde hace un tiempo, venimos asistiendo a una serie de actos de profanación en nuestro País.

La reacción de los católicos frente a esos actos, que ofenden gravísimamente sus más arraigadas convicciones y sentimientos religiosos, misteriosamente no despiertan la reacción indignada que sería de esperar.

Sin duda, el principal factor de esta inercia
es la creciente insensibilidad moral que afecta cada vez más a nuestra sociedad. Sin embargo, el hecho de que los que realizan esos actos quedan frecuentemente en el anonimato, o son tachados de locos, o de borrachos, etc.; o que, por otra parte, esas profanaciones son presentadas como manifestaciones artísticas, como una legítima “diversidad”, desconciertan a aquellos que querrían defender sus principios así vulnerados.

No podemos dejar de registrar con dolor que aquellos que tienen por misión enseñar, gobernar y santificar al rebaño del Señor, se muestren tan “dialogantes” con quienes realizan estos atentados. Las recientes declaraciones del Obispo auxiliar de Santiago, Monseñor Contreras, son una muestra fehaciente de lo que afirmamos. Frente a la profanación de la figura la Santísima Virgen en el “Vírgenes Fashion Show”, representada por mujeres semidesnudas, el prelado declaró: “Nuestra palabra no es una palabra de condenación ni de censura: es una posibilidad que tenemos de expresar nuestro gran amor a la Virgen María y pedir que podamos debatir acerca de lo que es efectivamente la libre expresión dentro de un estado de derecho“.

Pero, ¿se trata solamente de algunos actos espontáneos aislados, o existe alguna explicación más profunda al conjunto de esos actos?

Sin duda nos encontramos en Chile ante una Revolución Cultural, que viene siendo promovida por los sucesivos gobiernos de la Concertación, apoyada por otras fuerzas menos caracterizadas. (Sobre esto, ver nuestro libro: “La Revolución Cultural, un smog que envenena a la familia chilena“. Se puede bajar gratuitamente aquí).

En síntesis, se trata de una Revolución que busca demoler sistemáticamente todos los valores tradicionales y cristianos de nuestro País, análoga a la que fue realizada en España. La finalidad perseguida es la construcción de una sociedad radicalmente igualitaria y liberal y, por lo tanto, radicalmente anticristiana.

Pero esta revolución se realiza de manera procesiva, atacando sucesivamente esos principios en campos muy diversos, dando así la impresión de iniciativas totalmente espontáneas.

Sería largo enumerar todas las iniciativas llevadas a cabo en este sentido: modificaciones legales, actos “culturales”, promoción de todo tipo de aberraciones morales a través de los medios de comunicación, promoción de la promiscuidad sexual con campañas masivas de distribución de preservativos, etc., etc..

En esta perspectiva podemos entender que esta creciente ola de blasfemias y sacrilegios hace parte de este programa.

Acción Familia le invita a participar de su Cruzada del Santo Rosario en desagravio a la Santísima Virgen. Inscríbase en http://www.accionfamilia.org/cruzada-rosario/cruzada/

Entrevista a Acción Familia

Print Friendly
20/01/2009 | Por | Categoría: Formación Católica, Prensa, Revolución Cultural
Tags: , ,

Deje su comentario