Comparta

La guerra feminista contra la paternidad

Print Friendly, PDF & Email
Feminismo contra el patriarcado
En el día de la mujer de 2019: Huelga General Feminista en Santiago

El feminismo radical es un movimiento revolucionario, no reformista… Totalitario en espíritu, es profundamente contrario a la cultura occidental tradicional y propone la reestructuración completa de la sociedad, la moral y la naturaleza humana

Radicalidad del feminismo

En su libro, Slouching Towards Gomorrah, el fallecido juez Robert Bork escribió que

“el feminismo radical es el movimiento más destructivo y fanático que nos viene de los años sesenta… Este es un movimiento revolucionario, no reformista… Totalitario en espíritu, es profundamente contrario a la cultura occidental tradicional y propone la reestructuración completa de la sociedad, la moral y la naturaleza humana”.

Cuánta razón tenía. Sin embargo, ni siquiera Bork, quien falleció en 2012, pudo prever el alcance total de la radicalidad feminista. Los mismos revolucionarios sexuales que destruyeron su candidatura a la Corte Suprema en nombre de los “derechos” del aborto en 1987 luchan hoy por imponer la llamada ideología de género, borrando el concepto mismo de hombre y mujer.

Una guerra psicológica, política y social

Han librado una guerra psicológica, política y social como ninguna otra en la historia para destruir la virilidad y aniquilar a la familia tradicional. Con un radicalismo aterrador, como el de Mao, estos revolucionarios no se detienen ante nada para ganar poder e imponen su visión utópica a la sociedad.

Stephen Baskerville, profesor en el Patrick Henry College, describió y denunció esta guerra feminista contra la paternidad en su excelente libro, The New Politics of Sex: The Sexual Revolution, Civil Liberties, and the Growth of Government Government. El feminismo tiene poco que ver con cuestiones individuales como “igualdad de remuneración” o “acción afirmativa”. En cambio, las feministas quieren derrocar todo el orden social ‒desde la política hasta la economía y la ley‒ y usar todo el peso del gobierno para forzar esta transformación.

El feminismo, explica, nació del socialismo. “La primera oposición de clase en la historia”, escribió Frederick Engels, “coincide con el desarrollo del antagonismo entre el hombre y la mujer en el matrimonio monógamo, y… con el del sexo femenino por el hombre”. [1]

Feminismo y revolución soviética

Simone de Beauvoir, quizás la más conocida feminista del siglo XX, coincidió.

“Un mundo en el que hombres y mujeres serían iguales es fácil de visualizar”, escribió, “porque precisamente eso es lo que prometió la Revolución Soviética”. [2]

Entonces, como ahora, los comunistas y los socialistas vieron el sexo como un componente central en su guerra para imponer la igualdad absoluta y derrocar toda jerarquía, autoridad y propiedad privada. Los socialistas crearon la guerra de los sexos como una continuación de su teoría de la lucha de clases. Según esta narrativa, los hombres son los “opresores” naturales de las mujeres en la familia y, por lo tanto, deben ser castigados y permanentemente controlados por el Estado. Como los hombres construyeron las estructuras de la Civilización occidental, la liberación de las mujeres requiere que ellas también sean derribadas.

Los “delitos” politizados de género

Para implementar esta revolución, las feministas crearon disciplinas académicas completas como “Estudios de la mujer” y “Estudios de género” para desarrollar y difundir la ideología feminista. Además, comenzaron a aparecer nuevos delitos de género como “abuso”, “violación”, “cultura de la violación”, “agresión sexual”, “acoso sexual”, “violencia doméstica”, “acoso”, “abuso infantil”, “acoso escolar” , “Esclavitud sexual”, “crímenes de odio” y “discurso de odio”. Estos nuevos crímenes son de naturaleza política, sin una definición clara, y son aplicados abrumadoramente contra los hombres en detrimento de las familias y de los hijos.

Las falsas acusaciones

Que los hombres sean acusados falsamente de estos delitos sexuales politizados es parte de la estrategia de generar miedo en los inocentes. La presunción de inocencia se ha convertido en una presunción de culpa. De hecho, una mera acusación de uno de estos nuevos delitos políticos es suficiente para que los hombres sean castigados. Como dice Baskerville,

“la criminalidad se define colectivamente para los miembros de una clase ‒ una clase en la que uno está designado por la política del gobierno- más allá de cualquier control”.

Los eruditos Michael Weiss y Cathy Young escriben:

“Los principios liberales como la neutralidad de la ley, la igualdad y la autonomía individual deben descartarse debido a sus raíces ‘patriarcales’… El nuevo feminismo intenta reemplazar esas nociones con una nueva clase de filosofía y jurisprudencia… La ley es vista como un instrumento para ‘cambiar la distribución del poder’”. [3]

Falsas acusaciones y destrucción de la familia

Esto ha llevado a una explosión de falsas acusaciones contra hombres. Tales acusaciones falsas y el enjuiciamiento de inocentes es una herramienta valiosa del movimiento feminista. “Si hay diez personas que han sido acusadas, y bajo un estándar de probabilidad razonable, tal vez una o dos lo hicieron”, dice el ex congresista Jared Polis, “parece mejor deshacerse de las diez personas”.

Uno de los objetivos principales del movimiento feminista es separar las familias y alejar a los padres de sus hijos. Para hacer esto, crearon un pánico moral sobre el “abuso doméstico” y los “padres violadores” a pesar de que las estadísticas muestran que las madres son tan propensas o más propensas a abusar físicamente de los niños que los padres.

La ley estadounidense brinda a las madres incentivos legales y financieros para divorciarse de sus esposos por las razones más frágiles o sin razón. Un juez de Nueva Jersey dijo a sus compañeros:

“Su trabajo no es preocuparse por los derechos constitucionales del hombre que están violando al otorgar una orden de restricción. Tíralo a la calle, dale la ropa que lleva a la espalda y dile, nos veremos… No tenemos que preocuparnos por los derechos”. [4]

El asunto nunca es el problema: el problema real es la revolución

Los jurados rara vez juzgan tales crímenes en los tribunales de justicia estándar. La izquierda ha creado un sistema judicial paralelo compuesto por “tribunales de familia”, tribunales de campus universitarios, de trabajadores sociales, abogados, servicios de protección infantil, funcionarios de escuelas públicas y otros burócratas que a menudo emiten decisiones políticamente motivadas pero legalmente vinculantes sin ninguna posibilidad de apelación.

Una “Gestapo” feminista

Para hacer frente a la explosión de familias destrozadas, las feministas han creado una burocracia gubernamental gigante, que a su vez fomenta un mayor colapso familiar para aumentar su poder y control sobre la sociedad. Es un círculo vicioso sin fin a la vista.

Baskerville muestra cómo las feministas han dominado el arte de la guerra psicológica y la manipulación emocional para lograr sus objetivos y silenciar a sus oponentes. Las feministas crearon un pánico moral sobre las mujeres y los niños “maltratados” para impulsar su revolución social. Los opositores al feminismo, o cualquiera que simplemente defienda el principio del debido proceso, son acusados de “negación de violación” o “misoginia”.

Feminismo y homosexualidad

El feminismo y la homosexualidad son inseparables en esta nueva política sexual. “El feminismo es la teoría, el lesbianismo es la práctica”, dijo la conocida feminista Ti-Grace Atkinson.

“Para muchas de las feministas de hoy, el lesbianismo es mucho más que la orientación sexual… Es, como aprenden las estudiantes de educación superior, “un medio ideológico, político y filosófico de liberación de todas las mujeres de la tiranía heterosexual”. [5]

Una promiscuidad desenfrenada

Baskerville culpa acertadamente al feminismo y la revolución sexual ‒con sus nuevos delitos políticos de sexo y su lenguaje deconstruido posmoderno‒ por los pecados de la promiscuidad desenfrenada y la licencia sexual abrazados por hombres y mujeres desde los años sesenta. Como sociedad, estamos sufriendo las consecuencias de nuestros pecados sexuales.

El sexo salvaje y el género quieren destruir la familia y crear un nuevo orden mundial

Al derrocar todas las restricciones a la actividad sexual, hemos contribuido a la misma revolución que quiere negar la verdad absoluta y objetiva. En guerra con la naturaleza humana, esta revolución ahora está destruyendo el concepto mismo de hombre y mujer a través de la teoría de género.

La pusilanimidad de los “conservadores” frente al divorcio libre

Baskerville tiene el coraje de decir lo que piensan muchos “conservadores”, pero que no están dispuestos a admitir en voz alta: que el divorcio libre y fácil abrió el camino para la revolución feminista. Muchos años antes de los años sesenta, fue el divorcio el que comenzó el colapso de la familia.

“Por primera vez”, escribe, “un ciudadano legalmente intachable (‘sin culpa’), sentado en su propia casa y ocupándose de sus propios asuntos ‒sin ninguna culpabilidad legal demostrable por nada‒ podría ser convocado a un tribunal y encontrarse desalojado sumariamente de su hogar, separado permanentemente de sus hijos, con todos sus bienes e ingresos confiscados, y encarcelado sin juicio”.

Contrariamente a la creencia popular, las mujeres presentan la gran mayoría de los divorcios. Las razones más frecuentes que se dan no son adulterio o abuso físico, sino subjetivas e indefinidas, como “separarse” o “no sentirse amado o apreciado”. A menudo, los jueces conceden divorcios sin ningún motivo (divorcio “sin culpa”).

Pusilánimemente, la mayoría de los católicos conservadores y los protestantes evangélicos han aceptado el divorcio como una opción lamentable pero aceptable para una pareja casada. Esta capitulación otorgó una valiosa victoria a la revolución sexual y perjudicó todas las batallas posteriores en las guerras culturales, incluidas las relacionadas con la anticoncepción, el aborto, la homosexualidad y ahora el transgénero.

La “guerra” de género

En general, The New Politics of Sex es un resumen bien escrito, investigado a fondo y revelador de la guerra feminista contra los hombres y la masculinidad. Las guerras de género que estamos librando en 2020 son el final de la Larga Marcha de revolucionarias sexuales a través de nuestra cultura.

El libro de Stephen Baskerville arroja una luz muy necesaria sobre los objetivos y métodos de esta revolución. No es demasiado tarde para defenderse. De hecho, debemos hacerlo para salvar a la familia natural y a nuestro querido país de la ruina.

James R. Bascom


Notas:

[1]  Origins of the Family, Private Property, and the State (1884).

[2]  Simone de Beauvoir, The Second Sex (New York: Random House, 1952), 806.

[3]  Michael Weiss and Cathy Young, Feminist Jurisprudence: Equal Rights or Neo-Paternalism? (Washington: Cato Institute, 1996).

[4]  Stephen Baskerville, The New Politics of Sex (Kettering, OH: Angelico Press, 2017), p. 185.

[5]  Rene Denfeld, The New Victorians (London: Simon and Schuster, 1995), 45, quoting Cheryl Clarke, This Bridge Called My Back.





Reciba nuestros artículos por email


    :

Después de inscribirse, recibirá una email. Confirme su suscripción




25/06/2020 | Por | Categoría: Género
Tags: , ,

Un comentario to “La guerra feminista contra la paternidad”

  1. Maria de la Luz Alvarez dice:

    El movimiento feminista demuestra que esas mujeres han sufrido en su infancia más de algún trauma, ya sea por padre autoritario o despreocupado y/o madre dominada por el padre que no supo ponerse en su lugar. Este movimiento por mucho que griten no va a poder triunfar porque la mujer con inclinación sexual normal no podrá apoyar un movimiento que destruya al hombre. Se darán cuenta que los seres humanos necesitan de una familia y que la mujer sola o en unión con una lesbiana, no será lo que ellas piensan que debería ser. Es como caminar con muletas y que nunca las podrán dejar. Este movimiento es aberrante y caerá por su propio peso. Hay darle tiempo y se desenmascarará. Soy optimista porque no puede haber una guerra entre hombres y mujeres cuando somos complementarios.

Deje su comentario