Comparta

Un día de luto para Chile – Comunicado

El jueves pasado la Cámara de Diputados aprobó en general por 66 votos contra 44 el Proyecto de aborto presentado por el Ejecutivo.

La votación contó con los votos favorables de la Democracia Cristiana, con la excepción de unos pocos diputados que no alteraron el resultado, con lo cual el Partido debería abandonar su nombre de cristiano, so pena de estar haciendo una “publicidad engañosa” pues ella  “induce a error o engaño sobre las características del bien o servicio que promueve”.

La victoria de la matanza de los inocentes le corresponde en primer lugar a la Presidenta Bachelet, quien pasará a la historia como la principal responsable de este grave atentado al derecho de nacer.

El aborto – homicidio de un ser inocente e indefenso – no sólo atenta contra los derechos de los que están por nacer: sino sobre todo, él ofende gravemente los derechos de Creador. Delante de este pecado social,  la voz de Dios no puede ser sino la misma que aquella cuando un hombre mató por primera vez a otro: “Caín, ¿dónde está tu hermano Abel?” (Génesis 4:9) Esta pregunta debe ponerse en las conciencias de cada uno de los parlamentarios que votó a favor del nefasto proyecto.

En el día del Juicio, todos los chilenos seremos interpelados por Nuestro Señor sobre qué hicimos para impedir el genocidio abortista y si fuimos “cómplices pasivos” de su aprobación o, mucho peor, activos.

Juan Pablo II declaró al respecto: “Es social todo pecado cometido contra los derechos de la persona humana, comenzando por el derecho a la vida (…) La Iglesia…sabe y proclama que estos casos de pecado social son el fruto, la acumulación y la concentración de muchos pecados personales” ([1]).

La consecuencia de este pecado social será agravar aún más la crisis moral en que se encuentra nuestra sociedad. Todos los vicios son solidarios; si no se respeta el primero de los derechos de la persona, que es el de nacer, ¿por qué se respetará la vida del ya nacido, su propiedad o su honra?

Más aún, si se introduce este nefando pecado social, Chile nunca llegará a la tan anhelada reconciliación, pues él abrirá una herida que nunca cerrará. Cada aborto creará un abismo mayor entre los chilenos.

Por esto nuestro país está de luto. Pero continúa la lucha y la oración reparadora.

Así, Acción Familia hace un llamado a los católicos para que tomen debida nota de los parlamentarios que aprobaron el aborto para, de acuerdo con las enseñanzas de la Iglesia, no les concedan el voto en las próximas elecciones legislativas. ([2])

Por este enorme pecado llamamos pues al luto, a la lucha y a la oración

Acción Familia

Santiago 18 de marzo de 2016


[1] EXHORTACIÓN APOSTÓLICA POST-SINODAL RECONCILIATIO ET PAENITENTIA DE JUAN PABLO II,  Dado en Roma, junto a San Pedro, el día 2 de diciembre, Primer Domingo de Adviento, del año 1984, séptimo de mi Pontificado.

http://w2.vatican.va/content/john-paul-ii/es/apost_exhortations/documents/hf_jp-ii_exh_02121984_reconciliatio-et-paenitentia.html

[2] No es lícito “ni participar en una campaña de opinión a favor de una ley semejante (aborto), ni darle el sufragio del propio voto’.cfr. Congregación para la Doctrina de la Fe, Declaración sobre el aborto procurado (18 de noviembre 1974), 744.

Print Friendly, PDF & Email
19/03/2016 | Por | Categoría: Aborto
Tags: , , , , , , ,

Deje su comentario