Meditación del Vía Crucis

Print Friendly, PDF & Email
El milagroso Cristo de Mayo que se venera en al Iglesia de San Agustín, en Santiago de Chile

Por Plinio Corrêa de Oliveira

El juez que cometió el crimen profesional más monstruoso de toda la historia, no fue impulsado a ello por el tumulto de ninguna pasión ardiente.

No lo cegó el odio ideológico, ni la ambición de nuevas riquezas, ni el deseo de complacer a ninguna Salomé.

Lo movió a condenar al Justo, el recelo de perder el cargo pareciendo poco celoso de las prerrogativas del César; el miedo de crearse para sí complicaciones políticas, desagradando al populacho judío; el miedo instintivo de decir “no”, de hacer lo contrario de lo que se pide, de enfrentar el ambiente con actitudes y opiniones diferentes de las que en él imperan…

Bájelo a su computador, rellenando los datos del formulario

Script por Dagon Design
Comparta con sus amigos




Reciba nuestros artículos por email


    :

Después de inscribirse, recibirá un email. Confirme su suscripción




16/03/2009 | Por | Categoría: Libros
Tags: , ,

Deje su comentario