Comparta

La sociedad necesita cultivar verdaderas élites

La destrucción de las élites auténticas conduce a la tiranía comunista
La toma de la Bastilla fue el comienzo de una revolución igualitaria: la Revolución Francesa

Hubo un momento en que la nación fue gobernada por un grupo de personas que estableció el rumbo del país. Sus hijos generalmente seguían sus pasos. Este grupo de personas tendía a consolidar su riqueza y transmitirla a las generaciones futuras. Formaron lo que se ha llamado una élite social ‒que poseía conexiones complejas dentro de la sociedad, una red de obligaciones civiles y muchos compromisos de liderazgo.

Como todo lo humano, esta disposición social de líderes tenía sus defectos. Nadie puede negar este hecho. Pero tampoco se puede negar la realidad histórica de que este sistema ayudó a marcar el comienzo de una era de prosperidad estadounidense con una cierta movilidad social, estabilidad y unidad nacional.

En el período posterior a la Segunda Guerra Mundial, este sistema fue reemplazado en gran parte por una meritocracia, basada en el talento personal. El nuevo sistema buscaba nivelar todas las ventajas del nacimiento. Enfatizó el logro individual y no la contribución a la sociedad. Recalcó la inteligencia, no el carácter.

Una revolución social trastoca todo

Para efectuar este cambio, muchas estructuras sociales fueron cambiadas. El sistema universitario se abrió a todos. Durante los años sesenta, las convenciones sociales se abandonaron, y las costumbres sexuales fueron sacudidas en todas partes. El individualismo extremo se convirtió en la norma. Todo esto se hizo en nombre de la justicia social, la realización personal y la igualdad.

Se suponía que esta revolución social crearía una sociedad más justa. Y, sin embargo, sucedió lo contrario. El orden social no ha mejorado. Las proporciones de desigualdad se han disparado. La moralidad se ha desplomado y ha creado una subclase de aquellos sin una vida familiar estable. La participación cívica e institucional ha disminuido drásticamente. La confianza social en todos los niveles ha disminuido. El gobierno es disfuncional y la nación está polarizada.

El surgimiento de nuevas élites

En lugar del antiguo grupo de élites sociales, ahora la nación está dirigida por un nuevo grupo de élites meritocráticas. Sus hijos están siguiendo ahora sus pasos. También tienden a consolidar y concentrar su riqueza y a transmitirla.

Por lo tanto, los nuevos guerreros de la justicia social están de nuevo en pie de guerra exigiendo la destrucción de estas nuevas élites, simplemente porque son élites.

No se dan cuenta de que todas las sociedades sanas deben tener elites. Destruir las élites en una sociedad conducirá finalmente a la formación de otro grupo de elites. Esto se debe a que siempre habrá en la sociedad quienes se encargarán de dirigir y administrar los asuntos. Siempre habrá un uno por ciento, un diez por ciento superior en cualquier sociedad. Eliminar estos porcentajes primeros solo les darán su lugar a otros, generalmente menos calificados.

La eliminación de capas de élites es también el camino hacia gobiernos totalitarios, que insisten en el poder absoluto.

Cultivando las élites verdaderas

La verdadero solución no es eliminar sino cultivar verdaderas élites que desempeñarán plenamente su propio papel en la sociedad. El problema de las elites actuales es que no saben cómo llevar a cabo estas obligaciones. El presente modelo ha creado lo que Charles Murray llama «elites huecas» que han «abdicado de su responsabilidad de establecer y promulgar los estándares», mientras mantienen los beneficios de su estatus social.

A diferencia de las élites anteriores, las de hoy tienen menos obligaciones sociales o cívicas; no están obligados a ser modelos a seguir o establecer estándares. Las élites meritocráticas se contentan con vivir separadas en sus comunidades cerradas, aisladas de quienes están fuera.

Ley Eterna y Natural: El fundamento de la moral y la ley

Todavía se les puede llamar elites, ya que sí asumen la responsabilidad de dirigir la sociedad y la industria. Sin embargo, han perdido la noción de cuál es su función propia. No saben cómo ser verdaderas élites.

El problema se complica aún más por una cultura que ha hecho todo para calumniar a las élites como explotadores de la gente. Por lo tanto, muchas élites ni siquiera desean admitir su estado.

No todas las personas ricas son élites

Si esto debe remediarse, hay dos conceptos erróneos principales acerca de las élites que deben abordarse.

El primer error es la idea de que ser una élite simplemente significa ser rico. Por lo tanto, las personas se convierten en élites por el tamaño de sus cuentas bancarias. Solo se preocupan por sí mismos, ignorando la difícil situación de los pobres.

Esta idea de las élites es completamente errónea. Tales personas son simplemente ricos. No juegan un papel importante en la sociedad más allá de su contribución a la economía. No se puede contar con que actúen más allá de su propio interés.

La necesidad de personajes representativos

Las elites reales son lo que los sociólogos llaman personajes representativos. Ellos existen en todas las sociedades prósperas. No consisten en personas ricas que disfrutan de la vida. Son los que sacuden y mueven, que encuentran satisfacción en la búsqueda del bien común. Son aquellos que perciben los ideales, principios y cualidades que son deseados y admirados por una comunidad o nación, y los traducen en programas concretos de vida y cultura.

Estas figuras representativas sirven para establecer el tono y armonizar la sociedad. Están integrados en la comunidad y por su influencia dan forma a la demanda, las modas y las tendencias del día. Por su devoción y sacrificio, mueven a la sociedad hacia la excelencia.

«La humanidad nunca habría alcanzado el estado actual de civilización sin el heroísmo y el autosacrificio de parte de una élite», escribe Ludwig von Mises. «Cada paso adelante en el camino hacia una mejora de las condiciones morales ha sido un logro de hombres que estaban dispuestos a sacrificar su propio bienestar, su salud y sus vidas por el bien de una causa que consideraban justa y beneficiosa».

Las características esenciales de las élites siempre han sido una noción de obligaciones cívicas, un espíritu de sacrificio por la comunidad y una celebración de la virtud cívica practicada en común. Cuando las elites son cristianas, también tendrán un gran celo por Dios, la Iglesia y la práctica de la caridad. Estas son obligaciones que están ausentes en el presente modelo meritocrático centrado en la autorrealización.

Una segunda idea errónea

Un segundo concepto erróneo acerca de las élites es que están limitadas a aquellos que son ricos. Aunque la riqueza puede ser útil para cumplir su función, no es esencial.

Las élites deberían existir en todos los niveles de la sociedad, no sólo en los más elevados. Las élites pueden existir y existen en pequeñas comunidades, ocupaciones, escuelas y grupos familiares. Son aquellos que por sus actividades, excelencia u obras, elevan las comunidades en las que están inmersas. No necesitan tener una gran riqueza pero sí una gran visión.

Tales héroes, porque eso es lo que son, son como levadura que se eleva sin una planificación especial o intervención del gobierno. Estas figuras pueden incluir un clero abnegado, maestros dedicados, agricultores establecidos o líderes comunitarios altruistas que diseñan y fusionan a la sociedad y establecen el tono de sus comunidades. Se mantienen en altos estándares y se comprometen a ser modelos a seguir para quienes los rodean.

Unidad destrozada y propósito común

La sociedad estadounidense hoy se viene abajo. Esto se debe en gran medida a que, en nombre de un igualitarismo nivelador, muchas de las estructuras sociales que mantenían unida a la sociedad fueron descartadas. Entre ellas estaba la noción de verdaderas élites. En su lugar se puso un modelo de logro individualista que destrozó la unidad social y la finalidad común.

Muchos de los males sociales que afectan a la sociedad moderna son causados ​​por la falta de élites. No existe nadie que armonice la sociedad y le proporcione una visión y objetivos. Lo peor de todo es que la cultura moderna desalienta la idea de elites verdaderas y representativas, y propone pseudo elites falsas y no representativas, que corresponden a las tendencias peores y más egoístas de una cultura hedonista.

Las élites no son el problema. Siempre existirán, de los niveles más altos a los más bajos de la sociedad. El problema es cultivar verdaderas élites en todos los niveles de la sociedad que puedan revitalizar la cultura y formular una vida social rica. Esto es especialmente cierto en tiempos de crisis. Las élites necesitan aprender cómo ser élites nuevamente. Y esto implicará el enorme sacrificio de ir más allá del interés propio.

John Horvat II

Print Friendly, PDF & Email




Reciba nuestros artículos por email


    :

Después de inscribirse, recibirá una email. Confirme su suscripción




15/01/2019 | Por | Categoría: Ideal de sociedad
Tags: , , , , ,

Deje su comentario