La desigualdad de derechos y de poder proceden de Dios

Print Friendly, PDF & Email
Edvard Petersen migrantes
La igualdad entre los hombres está en que, al tener todos la misma naturaleza, están todos llamados a la misma dignidad excelsísima de hijos de Dios

Hay innumerables textos de Papas, Santos y Doctores de la Iglesia que enseñan que la desigualdad social, cuando es proporcionada, está de acuerdo al plan de Dios y a la propia naturaleza.

Todos los hombres son en un sentido iguales y en otro desiguales

León XIII, en la encíclica Quod Apostolici Muneris, del 28 de diciembre de 1878, enseña:

“Por más que los socialistas, abusando del propio Evangelio para inducir más fácilmente al mal a los incautos, se hayan habituado a desvirtuarlo según su parecer, existe, sin embargo, una divergencia tan grande entre su perversa teoría y la purísima doctrina de Jesucristo, que no la hay ni puede haberla mayor. Porque ¿qué consorcio hay entre la justicia y la iniquidad? o ¿qué sociedad hay entre la luz y las tinieblas? (11 Cor. VI, 14).

“Realmente, como hemos dicho ya, no cesan ellos de repetir que todos los hombres son iguales entre sí por naturaleza, y por eso pretenden que no se debe honra ni veneración a la autoridad, ni obediencia a las leyes, a no ser a las que ellos mismos sancionan a su gusto.

“Por el contrario, según las enseñanzas de los Evangelios, la igualdad entre los hombres está en que, al tener todos la misma naturaleza, están todos llamados a la misma dignidad excelsísima de hijos de Dios; bien como en que, por haber sido todos designados para el mismo y único fin, cada uno será juzgado según la misma ley, recibiendo según sus méritos el castigo o la recompensa. Esto no obstante, la desigualdad de derechos y de poder procede del propio Autor de la Naturaleza, de quien toda paternidad, en el Cielo y en la Tierra, toma su nombre (Ef III, 15).”

También constituyó en la sociedad civil muchas categorías diferentes en dignidad, derechos y poder
El Universo, la Iglesia y la sociedad civil reflejan el amor de Dios en una orgánica desigualdad

En la misma Encíclica el Pontífice afirma:

“Quien creó y gobierna todas las cosas las ha dispuesto con su providente Sabiduría de tal forma que las más pequeñas por medio de las medianas y las medianas por medio de las mayores lleguen todas a su fin.

«Por consiguiente, así como quiso que el propio Reino celestial los coros de los Ángeles fueran distintos y estuvieran sometidos los unos a los otros; así como en la Iglesia instituyó varios grados de órdenes y diversidad de ministerios, para que no todos fueran Apóstoles, ni todos Doctores, ni todos Pastores (1 Cor: XII), así también constituyó en la sociedad civil muchas categorías diferentes en dignidad, derechos y poder, sin duda para que la sociedad civil, al igual que la Iglesia, fuese un solo cuerpo compuesto de muchos miembros, unos más nobles que otros pero todos recíprocamente necesarios y preocupados por el bien común.” (I Cor. 12,27)

León XIII, en la encíclica Quod Apostolici Muneris, del 28 de diciembre de 1878
Comparta con sus amigos




Reciba nuestros artículos por email


    :

Después de inscribirse, recibirá un email. Confirme su suscripción




28/08/2021 | Por | Categoría: Ideal de sociedad
Tags: , , , , , ,

Deje su comentario