Comparta

La ciudad medieval y la ciudad moderna

Print Friendly, PDF & Email

La ciudad medieval da la impresión de una caja de tesoros. Torres de iglesias; cúspides de catedrales, con las rosáceas y los vitrales; las torres de uno u otro palacio, etc. Se diría que entre sus torres había una especie de competencia para alcanzar el cielo.

La ciudad medieval de Les très belles heures du Duc de Berry
La ciudad medieval

Cuando en las miniaturas medievales consideramos una ciudad vista de lejos, ella se presenta de un modo enteramente diferente de la ciudad moderna.

La ciudad moderna tiene contornos imprecisos, irregulares, es como un tumor que se va extendiendo de aquí para allá y para más allá, de manera tal que en una cierta dirección ella ha crecido mucho, y en otra, existen aún parques que van hasta su centro.

Por qué aún tenemos gusto de revivir la Edad Media

La ciudad medieval nos da la impresión de una moneda bien acuñada. Ella estaba repleta de casas, en un recinto delimitado por un muralla y realzado por torres. El límite es definido y claro: más allá del muro, campo; dentro del muro, la ciudad. El muro es la aureola de la ciudad, que tiene en torno de si una corona hecha de murallas, asegurándole la posibilidad de defenderse por sí misma y de mantener su autonomía.

El caos de la ciudad moderna
El caótico e inhumano urbanismo moderno

Vista así en su conjunto, la ciudad da la impresión de una caja de tesoros. Porque lo que emerge de dentro de ella son cosas preciosas: las torres de las iglesias, las cúspides de las catedrales con las rosáceas y los vitrales, las torres de uno u otro palacio, etc. Se diría que entre sus torres había una especie de competencia para alcanzar el cielo.

Las calles no correspondían mucho a las ideas del urbanismo moderno. Eran sinuosas, caprichosas, inesperadas, con peculiaridades singulares. Las casas no tenían numeración. Nada de anuncios inmorales, o de algo que pudiese ir contra las buenas costumbres.

Esas callejuelas están para las manzanas de nuestros días, cuadradas y cortadas en ángulo recto, más o menos como la caligrafía está para la mecanografía: la letra mecanografiada es irreprensible; la letra manuscrita muchas veces es irregular, y aún fea, pero tiene la expresión de un alma. Esos cuadriláteros por urbanos, ¿qué expresan? Las almas de los hombres sin alma…

Plinio Corrêa de Oliveira

Nota de la redacción: extracto de exposición, sin revisión del autor.





Reciba nuestros artículos por email


    :

Después de inscribirse, recibirá una email. Confirme su suscripción




13/12/2019 | Por | Categoría: Ambientes Costumbres
Tags: , ,

Deje su comentario