Los tres misterios de la entrevista de Tucker Carlson a Vladimir Putin 

Print Friendly, PDF & Email

¿La entrevista del periodista californiano Tucker Carlson con Vladimir Putin fue tan bien como algunos pretenden? El propio presentador ya famoso lo cuestiona. Pero más allá de los resultados publicitarios, quedan tres grandes misterios aún por esclarecer en las respuestas y omisiones del líder ruso.

Los tres misterios de Vladimir Putín, en dos horas de Talk Show—Photo Credit: © Kremlin.ru, CC BY 4.0 DEED

por John Horvat

La entrevista de dos horas de Tucker Carlson con Vladimir Putin el 8 de febrero generó mucha controversia, pero aclaró poco. Yo diría que la entrevista estuvo bien enmarcada por la contrapregunta inicial de Putin: «¿Es esta una conversación seria o un Talk Show

Los dos parecían estar en lados opuestos. Putin le dio al alegre e irascible periodista un resumen de los mil años de historia de Rusia. Carlson escuchó en un estupefacto silencio. 

El impacto de la entrevista.

Sin embargo, la entrevista no fue del todo positiva para Putin. Incluso el comprensivo Tucker Carlson admitió que el líder ruso no presentó su posición de manera coherente. La mayoría de los comentaristas lo descartaron como una justificación incoherente de la injusta invasión rusa de Ucrania el 24 de febrero de 2022.

Si la mayoría de la opinión pública estadounidense no simpatizó con Putin, no se puede decir lo mismo del sector que probablemente fue el verdadero objetivo de la entrevista. Desafortunadamente, Putin ejerce una fascinación particular entre parte del público estadounidense. Los comentarios de algunos conservadores, incluidos católicos, se mostraron entusiasmados con la entrevista y su «lección de historia». Dicen estar fascinados por la profundidad de los comentarios históricos del ex agente de la KGB, que podrían servir de base para «remodelar el mundo».

Creo que parte de este entusiasmo proviene del deseo de insertar a Putin en una narrativa a la que muchos quisieran sumarse, aunque sea ficticia. En un mundo moldeado por Davos, estos conservadores imaginan que este ex asistente a Davos (1) es un outsider que defiende el cristianismo y los intereses de la gente común y corriente. En cambio, es un conocedor internacional que juega de manera inteligente y la verdad, sin embargo, es muy diferente de esa narrativa.

Imaginar a Putin como no es.

Lo que atrae particularmente a estos partidarios de Putin es el lado religioso de la narrativa ficticia. El ex teniente coronel de la KGB es retratado como una figura religiosa que depende del apoyo de la Iglesia Ortodoxa Rusa para su agenda. Algunos llegan incluso a compararlo con Constantino o incluso con San Pablo, la figura del héroe convertido que se enfrenta a un mundo corrupto y secular.

Para este nicho de audiencia, la entrevista de Carlson fue el podio que permitió a Putin presentarse como tal personaje. La parte más importante de la entrevista fue la presentación del hombre y sus ideas, no su apresurada disección revisionista de episodios históricos que se pierden en los interminables debates sobre la historia de Europa del Este.

Sin embargo, tres misterios de la «lección de historia» de Putin me han preocupado, y me sorprende que muchos no los hayan visto o no quieran verlos. Estos misterios nublan la figura de Putin como muchos querrían percibirla, poniendo en duda su versión del conflicto ucraniano.

Primer misterio: los crímenes de la Rusia Soviética son cancelados de la memoria histórica de Putin.

El primer misterio es el tratamiento que Putin da al pasado soviético de Rusia. Dada su actual narrativa nacionalista rusa, la entrevista habría sido una oportunidad ideal para quejarse de una ideología occidental externa (el marxismo) financiada por una potencia externa (Alemania) que se impuso a Rusia durante la era soviética, destruyendo su cultura y civilización.

En cambio, durante la entrevista, Putin abrazó el período marxista como parte de la historia rusa, barriendo bajo la alfombra los horribles crímenes del régimen soviético.

Sólo criticó a Lenin y Stalin por crear la República Socialista Soviética de Ucrania de la Unión Soviética «por razones desconocidas». Lo máximo que admitió durante toda la entrevista fue que había algunos problemas en la «época de Stalin, el llamado régimen de Stalin, en el que, como muchos sostienen, se produjeron numerosas violaciones de los derechos humanos y de los derechos de otros Estados».

En su «lección de historia» no se mencionó el archipiélago Gulag, ni el Telón de Acero, ni el Muro de Berlín. Ni siquiera se mencionaron las decenas de millones de personas que murieron durante la sovietización del antiguo Imperio Ruso. En particular, no se mencionaron las muertes del Holodomor ucraniano, la hambruna de 1931-1932 en la que murieron de hambre al menos cuatro o cinco millones de ucranianos. Durante la incoherente entrevista, las palabras Comunismo y víctimas del comunismo no aparecieron. El ex teniente coronel de la KGB no se quejó de la creación comunista de una anti-Rusia. No reconoció el error, no pidió perdón por los crímenes cometidos y no acusó la ideología que destruyó a Rusia, a la que también dice amar.

Ni siquiera se mencionó la alegría de cientos de millones de personas cuando el brutal régimen finalmente implosionó y el muro de la infamia se derrumbó.

Segundo misterio: Amnesia ante la despiadada persecución a la Iglesia católica

El segundo misterio fue la omisión similar de Putin de la persecución a la Iglesia católica en su «lección de historia». Espero que mis colegas católicos sepan algo de la trágica historia de la Iglesia católica en Ucrania y el resto de la URSS bajo el comunismo.

Putin siempre ha identificado a Rusia con la ortodoxia. «La ortodoxia, el cristianismo oriental, ha quedado profundamente arraigado en la conciencia del pueblo ruso». También hizo esta generalización sobre Ucrania (que considera parte integral de Rusia) e insistió en que Ucrania comparte una fe común con Rusia.

Esta descripción ignora a los casi cinco millones de católicos ucranianos que ahora son libres de practicar su fe. Hay un constante trasfondo anticatólico en la forma en que Putin cuenta la historia. Reduce a estos católicos a elementos occidentales extranjeros, ilegítimos, plantados en suelo ruso. Transforma la fe en una cuestión geográfica, no teológica.

De hecho, Putin permaneció en silencio cuando el régimen soviético de Stalin ordenó un sínodo de Lviv en 1946 para decretar la «reunificación» forzada de los greco-católicos ucranianos con la Iglesia Ortodoxa Rusa. En 1949 también fue abolida la Iglesia greco-católica de Transcarpatia. La Iglesia greco-católica pasó a la clandestinidad durante las décadas de dominio soviético, mientras cómplices ortodoxos voluntariosos confiscaban y ocupaban sus iglesias (2).

Después de la caída del comunismo, surgieron obispos y clérigos católicos que recuperaron sus iglesias. El clero y congregaciones enteras se convirtieron a la Iglesia católica desde la ortodoxia.

Los católicos ucranianos saben bien que si Putin logra su objetivo de tragar a Ucrania nuevamente dentro de Rusia, hará todo lo posible para borrar la fe católica de Ucrania. Los católicos que veneran a Putin deberían prestar mucha atención a los temores expresados ​​por sus hermanos creyentes que viven en Ucrania. 

Tercer misterio: La visión muy moderna de Putin sobre la religión.

El último misterio de la entrevista de Tucker Carlson fue la negativa de Putin a hablar de Dios. Dentro de la narrativa en la que interpreta al campeón de Dios, se espera que proclame su fe cristiana. El periodista facilitó esta mención haciendo una conveniente pregunta de “ayuda”: «Según su propia descripción, usted es un líder cristiano. ¿Qué efecto tiene esto en usted?».

En su respuesta, Putin evitó cualquier referencia personal a la fe o a una creencia específica. La ortodoxia se cita sólo como una etiqueta nacionalista que identifica al pueblo ruso.

La visión de Putin sobre la religión en la entrevista fue la liberal de la indiferencia religiosa. Cuando dijo que Rusia había «naciones absorbidas» que profesaban el Islam, el budismo y el judaísmo, omitió decir nada sobre la fe católica. Sin embargo, Putin reivindicó ecuménicamente la igualdad de todas las religiones, afirmando que «los principales postulados, los principales valores son muy similares, por no decir iguales, en todas las religiones del mundo que acabo de mencionar».

Incluso sus referencias al culto divino no fueron particularmente profundas. Dijo que la religión «no se trata de manifestaciones externas, no se trata de ir a la iglesia todos los días o golpearse la cabeza contra el suelo. Está en el corazón». Para él, se trataba mucho más del genio sombrío de Dostoievski (de quien hablaba) que de las radiantes obras de San Juan Crisóstomo (347-407), el autor católico de la liturgia oriental utilizada principalmente por la ortodoxia en todo el mundo. 

El papel de Dios en la historia

Tucker Carlson le dio al líder ruso otra oportunidad de expresar su fe, preguntándole si ve lo sobrenatural, o a Dios, en lo que está sucediendo en el mundo hoy. ¿Reconoció “fuerzas que no son humanas” en acción? Lejos de la visión de la victoria de Constantino a través de la Cruz de Cristo antes de la Batalla del Puente Milvio (312), la respuesta de Vladimir Putin a Carlson fue un «no» abrumador y decepcionante.

Su visión de la historia no está guiada por Dios, sino por el poder materialista, una perspectiva con connotaciones tanto marxistas como nietzscheanas. «Mi opinión es que el desarrollo de la comunidad mundial está de acuerdo con leyes inherentes, y estas leyes son las que son. Siempre ha sido así en la historia de la humanidad. Algunas naciones y países han surgido, se han vuelto más fuertes y más numerosos, y luego abandonaron la escena internacional, perdiendo el estatus al que estaban acostumbrados».

De hecho, según Putin, la caída del Imperio Romano se debió al creciente poder económico y al desarrollo de los bárbaros, una perspectiva marxista. No hay ninguna referencia al triunfo del cristianismo como factor importante en el ascenso de Occidente. 

Refutar la farsa

Por tanto, la entrevista de Putin estuvo rodeada de misterio y no aclaró nada. La entrevista parecía diseñada para abrir debates apasionados sobre los detalles de acontecimientos pasados ​​que no convencerán a ninguna de las partes. Parecía haber un deseo no de resolver los problemas, sino de multiplicarlos infinitamente con recriminaciones mutuas, aunque algunas fueran legítimas.

Las omisiones de Putin sobre lo antinatural y los crímenes del comunismo arrojan dudas sobre su narrativa, ya que le habría resultado muy fácil condenar tal flagelo de la humanidad que destruyó a su país. El objetivo soviético no mencionado de Putin de eliminar la Iglesia católica en Ucrania debería hacer que los católicos de todo el mundo reconsideren su simpatía.

Las nociones superficiales de Putin sobre el impacto de la religión en la historia deberían llevarnos a no ver ningún futuro en su agenda. En sus puntos de vista vemos una mezcla retorcida de filósofos del siglo XIX como Hegel, Nietzsche y Marx que nos llevaron a donde estamos hoy.

Nada en las ideas y acciones de Putin presagia el refrescante movimiento de la gracia de Dios que ha convertido a los pueblos y cambiado la historia a lo largo de los siglos. Sus reflexiones revisionistas nada tienen que ver con el mensaje de Nuestra Señora de Fátima que promete la conversión de Rusia.

Hasta que estos misterios no se resuelvan, no participaré en este debate sobre la narrativa falsa. No es una conversación seria, exactamente. Es un Talk Show

Notas:

1. Como demostramos en nuestro artículo de marzo de 2023, “Vladimir Putin no representa al partido anti-Davos”.

2. La Iglesia greco-católica más grande que existe es la ucraniana, que fue cancelada tres veces por la autoridad del Kremlin, bajo Catalina la Grande, Nicolás I y finalmente, precisamente, bajo Stalin en 1946, con implicaciones de brutalidad indescriptibles. Es una vieja obsesión de las autoridades civiles rusas tener una Iglesia ortodoxa única, históricamente subordinada al poder temporal y en una relación de continua rivalidad con Roma. La supervivencia de la Iglesia greco-católica ucraniana hoy es un prodigio de fe y un testimonio vivo de las «semillas de la sangre de los mártires». 

Fuente: Tfp.org, 14 Febrero 2024. Traducción de Acción Familia.

© La reproducción es autorizada con tal que venga citada la Fuente.

Comparta con sus amigos
24/02/2024 | Por | Categoría: Decadencia Occidente, General, Situación Internacional

2 Comentarios to “Los tres misterios de la entrevista de Tucker Carlson a Vladimir Putin ”

  1. Mónica dice:

    Lo felicito por tan buen comentario, me ha aclarado algunas dudas q tenía, sobre Putin.
    En todo caso no tengo duda que este gobernante, es uno más de los rusos ateos y tiranos!

  2. María Paz Montes dice:

    Felicitaciones: Me parece que desemascara a Putin.

Deje su comentario