Comparta

Trayectoria infamante, final aún más ignominioso

En 1943, en un libro que sería famoso, titulado En Defensa de la Acción Católica, Plinio Corrêa de Oliveira denunció los peligrosos errores que se introdujeron en ese movimiento, especialmente el llamado “apostolado de infiltración”. Este «apostolado» consistía en que los miembros de la Acción Católica fueran a los ambientes más contrarios a la moral, como ciertos bailes, clubes, etc., además de los partidos comunistas, siempre con el objetivo de allí, «llevar al Cristo».

Plinio Corrêa de Oliveira en la época en que escribió el libro

El tiempo ha demostrado que esta táctica, como fuera denunciada en ese libro, era ruinosa, ya que los miembros de las diversas formas de la Acción Católica, como la JEC, JOC y la JUC, eran más influenciados por los ambientes anti-religiosos que frecuentaban que lo que eran capaces de influir sobre ellos.

Entonces comenzó para estos movimientos una trayectoria vergonzosa. Por ejemplo, la JOC (Juventud Obrera Católica) se deslizó cada vez más hacia posiciones cercanas a la lucha de clases marxista, abandonando abiertamente la postura anti-comunista, siempre defendida por la Iglesia.

Así, de resbalón en traspié, la JOC internacional, que se inspiró en el modelo de su sección belga, fundada en Bruselas por el fallecido sacerdote progresista Joseph Cardjin fue adoptando opiniones cada vez más pro-comunista.

Con el tiempo, el glorioso nombre de «católico» comenzó a molestar a los miembros de la JOC. Ella comenzó a decirse simplemente cristiana. En realidad, se sentía más cerca del leninismo o del maoísmo que del cristianismo. Con esto perdieron gran parte de su antigua importancia.

Ahora viene la noticia de que el previsto fin infame llegó.

El boletín francés La Vie, propiedad del grupo del periódico «Le Monde» de París, publicó el 14 de abril pasado la noticia de la que extraemos los siguientes párrafos.

«Después de discusiones y votaciones, el Consejo Nacional de la JOC belga concluyó que no tiene más sentido llamarse a sí mismos “Juventud Obrera Cristiana”, sino “Jóvenes Organizados Militantes»(Jeunes Organisés Combatifs).

«Fundada en 1925 por el sacerdote belga Joseph Léon Cardijn, la JOC destinada a ayudar a los obreros jóvenes a unir su vida cotidiana con el mensaje del Evangelio. Pero hace unos meses, el movimiento eligió un nuevo nombre, más de acuerdo con sus luchas actuales.

«‘Un reto importante era ser capaces de definirnos, no por lo que no somos, sino por lo que somos’, informa la revista del movimiento. ‘Se hizo evidente que una gran proporción de los jóvenes no se veían reflejados en las palabras cristiano y obrero’. El adjetivo cristiano era visto como un obstáculo a la inclusión de jocistas de otras religiones.

«‘Hace dos años, los jóvenes jocistas decidieron entregarse a un largo proceso de reflexión sobre la identidad de la JOC’, explica un comunicado de prensa del movimiento. Ahora, ‘los miembros de la JOC buscan organizar a todos aquellos que se rebelaron y quieren combatir contra toda forma de opresión causada principalmente por el sistema capitalista’».

***

Vemos a la JOC caer en el comunismo más contundente y mohoso, sin siquiera molestarse en revestirse de los nuevos ropajes con los que muchos de los seguidores de Marx buscan disfrazar púdicamente sus objetivos malsanos.

¡Visión profética de Plinio Corrêa de Oliveira cuando, en 1943, se dio cuenta y denunció las consecuencias que tendrían los errores entonces embrionarios existentes en la Acción Católica! Errores que llegan hoy a su último e ignominioso desarrollo en la JOC belga: la apostasía de los gloriosos nombres de católicos y cristianos.

Gregorio Lopes Vivanco

Print Friendly, PDF & Email




Reciba nuestros artículos por email


    :

Después de inscribirse, recibirá una email. Confirme su suscripción




26/09/2019 | Por | Categoría: Formación Católica
Tags: ,

4 Comentarios to “Trayectoria infamante, final aún más ignominioso”

  1. Alvaro Orozco Carballo dice:

    EL ANTIDOTO:
    Existieron antidotos de los errores del evento Vaticano II y su repercusión en los » eventos» de las 2 Conferencias generales del Episcopado Latinoamericano de Medellín a Rio de Janeiro «, sus antecedentes ( Ejm «Acción Catolica» ) y consecuentes???
    Si, gracias a la Divina Providencia, entre los cuales cuatro encíclicas del Papa Pio XII que fueron verdadero manantial de la sustancia de los libros de los grandes apologetas católicos o entre los que destaco Don Plinio Correa de Oliveira, que denunciaban los errores de esos «eventos» y que permiten una lectura o hermenéutica en continuidad de todos esos » eventos» .
    Me refiero a las grandes encíclicas de Pio XII, sobre la Divina liturgia, El cuerpo mistico de Cristo , El Sagrado Corazón de Jesus, Los errores del neo modernismo, las cuales menciona reiteradamente explicita o implícitamente en sus fuentes los textos del Vaticano II pero que la tendencia que lo » invoca» han » olvidado» y sus discipulos » desconocen»
    Por lo cual puede afirmarse con sana alegría que el legado de Don Plinio Correa es el verdadero salvavidas de la Iglesia y la humanidad.

  2. Alvaro Orozco Carballo dice:

    » Del Medellín a Aparecdida »

    El libro » En defensa de La Acción Catolica y su pareja » Problemas de Apostolado moderno» escrito por su autor en colaboración con el obispo Don Castro Mayer, es una refutación brillante de lo que constituyo la recepción o el impacto mas o menos consciente de gran parte de los sacerdotes y obispos de Iberoamérica del fenómeno del Vaticano II , al cual en esa medida ha sido denominado clero » tercera fuerza», » tercera linea» o «moderado » o » Los hijos y padres » en cuanto determinados o determinantes de una lectura de las Conferencias Generales del Episcopado Latinoamericano de Medellín a Aparecida» en esa clave.

  3. Alberto Carrillo Muñoz dice:

    Sí, creo también que la Iglesia pecó de ingenua cuando, durante el régimen militar, mucha gente se acercó a ella buscando un espacio de libertad. Iglesias llenas de gente parecía lo normal…»craso error». Fueron más los católicos que se hacían marxistas que los marxistas que se hacían católicos. Tan pronto volvió la democracia, la iglesia también volvió a la «normalidad». Al final… ¿Quienes quedamos? los mismos de siempre. Lamentablemente, y es mi opinión muy personal, la Iglesia no supo aprovechar ese periodo para una real evangelización, que es su razón de ser, perdió el norte. Hoy vuelve a pecar de ingenua con todas estas ideologías que atentan contra la familia. Cuando la Iglesia tienen tanto que decir, nos tienen mirándonos el ombligo con los casos de pedofilia y abusos dentro del clero, casos muy bien manipulados por los medios de comunicación social. Seguimos siendo ingenuos y no nos damos cuenta que aquí hay una persecución solapada contra la Iglesia, nos tienen justo donde nos quieren tener…Cuándo aprenderemos!

  4. Jorge dice:

    …Y estamos viendo, aquí en Chile, los resultados de esa quinta columna. Debemos recordar la infiltración , en la década de los 60 del pasado siglo, no sólo a la juventud Católica, sino a la Juventud Conservadora. Resultado Mapu, Mapu Obrero Campesino, Izquierda Cristiana . todos ellos con el lavado mental marxista. Hay literatura sobre ello: RP Podarowsky (El Marxismo invade a la Iglesia= y la Sra Loero, (Cristianos por el socialismo).

Deje su comentario