Comparta

Si quieres paz, prepárate para la guerra

Cuando vemos los imponentes castillos de la Edad Media -erigidos en la frontera del Imperio de Carlomagno, a orillas del Rin o del Danubio, o incluso a lo largo de las rutas de las tropas del Gran Emperador dentro de España para evitar el avance de los moros – ¡tenemos la impresión de que estos castillos siguen latiendo con la batalla! ¡Sus piedras parecen latir como corazones!

Sin embargo, los hombres no recuerdan la lección de previsión que contienen. ¿Cuál es esa lección?

Nadie construye castillos cuando el enemigo está atacando. Las fortificaciones se construyen durante los intervalos de la guerra.

Y dado que esos guerreros de la fe no eran un grupo de optimistas tontos, construyeron sus castillos en tiempos de paz en anticipo de futuros ataques.

¡Estos castillos eran obras de paz, pero paz orientada a la guerra! Así es como nosotros, los hijos de la Iglesia Militante, debemos ser: comprometidos como estamos en la más universal, terrible y santa de todas las guerras, la guerra psicológica contrarrevolucionaria para defender la civilización cristiana de manera pacífica y legal.

Nuestras fortificaciones doctrinales deben ser levantadas en tiempos de paz. Así es como construimos nuestros castillos combativos y espléndidos; en tiempos de paz… ¡pero orientados a la lucha!

 Plinio Corrêa de Oliveira

 

Print Friendly, PDF & Email
14/11/2018 | Por | Categoría: Formación Católica
Tags: , ,

Deje su comentario