Comparta

¿Por qué se ha consagrado el sábado a Nuestra Señora?

Print Friendly, PDF & Email
La Santísima Virgen contempla a su Hijo muerto
Fra Angélico, Detalle de descendimiento de Cristo de la Cruz

Solo Ella tuvo una fe perfecta, ya que como dice San Pablo: “Sin la Resurrección, nuestra fe sería vana”. El sábado, por lo tanto, solo Nuestra Señora en toda la Tierra personificó a la Iglesia Católica, y por eso, en este día los medievales la alababan especialmente.

Según los hábitos de la piedad católica, el viernes está consagrado a la Pasión de Nuestro Señor Jesucristo. El hecho es muy explicable porque murió un viernes.

El domingo fue dedicado a la resurrección de Nuestro Señor Jesucristo. El hecho también es explicable: resucitó un domingo.

Entre viernes y domingo hay un día que es el sábado. Y ese día trae consigo una connotación que es más triste que feliz, porque el sábado fue el día consagrado al Señor en la antigua sinagoga. Era un día de Dios, era un día en que la creación se había completado.

Y el sábado dejó de ser un día sagrado desde el momento en que se extinguió la sinagoga, y con eso quedó relegada a la situación de reproche en la que usted sabe, es decir, perdió su alianza con Dios.

¿Por qué, entonces, se dedica el sábado a Nuestra Señora?

Por qué, por ejemplo, Ella pidió las comuniones reparadoras de los primeros sábados del mes. ¿Qué conexión hay entre esta costumbre católica de consagrar el sábado a Nuestra Señora y un orden más profundo de razones, de razones que nos hagan descubrir esto?

La tradición medieval

En un documento histórico relativo a Cluny, podemos leer:

La devoción a Nuestra Señora recibió un gran impulso a principios del siglo X con la reforma monástica, liderada por Cluny, que construyó la civilización medieval.

Fue entonces que se generalizó el hábito de consagrar el sábado especialmente a Ella.

San Hugo,[1] por ejemplo, determinó que cuando no había una celebración inamovible el sábado, en todos los Monasterios de Cluny, se cantara en ese día el Oficio y la Misa “De Beatae”, es decir, “Beata Maria Virgine”, especialmente compuesta en su alabanza.

Y Urbano II mandó agregar al Oficio de la Iglesia en ese día de la semana el Oficio Parvo [2] de Nuestra Señora.

Por lo tanto, el impulso dado por las grandes personalidades de cluniacenses a la devoción a Nuestra Señora, especialmente el sábado.

Hay varias explicaciones para esta costumbre. Sin embargo, la más extendida en la cristiandad, la que más conmovió a las almas en este culto especial a la Santísima Virgen era una consecuencia de la importancia que la resurrección de Nuestro Señor Jesucristo tuvo en la espiritualidad medieval.

Los Evangelios nos dicen que después de la muerte de Nuestro Señor Jesucristo, los Apóstoles, los Discípulos y las Santas Mujeres no creyeron en la resurrección a pesar de que Nuestro Señor la había enunciado varias veces.

Por lo tanto, desde la hora en que Nuestro Señor murió en la Cruz el Viernes Santo hasta el domingo de la Resurrección, solo Nuestra Señora creyó en la divinidad de Nuestro Señor. Por lo tanto, solo Ella tenía una fe perfecta, ya que como dice San Pablo: “Sin la Resurrección, nuestra fe sería vana”. El sábado, por lo tanto, solo Nuestra Señora en toda la Tierra personificó a la Iglesia Católica, y por eso, en este día los medievales la alababan especialmente.

La explicación no podría ser más bonita.

La Fe de la Santísima Virgen María

Sin embargo, sería una exageración decir que las Santas Mujeres y el Apóstol San Juan perdieron su Fe en este día, no tenían Fe en la Resurrección. Aunque nuestro Señor habló sobre su resurrección varias veces, no lo sabían, no lo habían entendido.

Dificultad para creer en la Resurrección

La Resurrección es un hecho tan violento, es un hecho tan contrario al orden natural de las cosas, que el espíritu humano es propenso a no imaginarlo. Y aunque Nuestro Señor resucitó a Lázaro, y ellos vieron esta resurrección, por la dureza de alma que los caracterizaba, no se dieron cuenta de que Quien había resucitado a Lázaro se resucitaría a sí mismo. No se dieron cuenta de que Nuestro Señor iba a aceptar el desafío que las blasfemias le arrojaron desde el pie de la Cruz, cuando le dijeron: “Si eres el Hijo de Dios, desciende de la cruz y cúrate a ti mismo”.

El hizo mucho más que descender de la Cruz y sanarse a sí mismo, se dejó morir y luego se resucitó.

Esto es más extraordinario. Es más extraordinario resucitarse a sí mismo que resucitar a Lázaro. ¿Por qué? Que una persona viva resucite a una persona muerta es extraordinario, es inconcebible, es imposible en el orden de la naturaleza, pero en última instancia es una persona viva que resucitó a un muerto.

Pero un hombre muerto que se resucita; que por su propia fuerza salga de los abismos de la muerte y le diga a su alma: “Levántate, entra en tu cuerpo y vuelve a ser uno con él”. Este es una especie de victoria dentro de la victoria, un tipo de esplendor dentro del esplendor que es inconcebible para el espíritu humano.

La Fe perfecta de la Santísima Virgen

Durante este período, solo Nuestra Señora creyó en la Resurrección. Por lo tanto, solo Ella tenía Fe completa. Sobre toda la faz de la Tierra era la única criatura que tenía una Fe completa. Pero una Fe muy completísima, una Fe sin sombra de duda. Una certeza absoluta, una expectativa inmensamente dolorosa debido al pecado que se había cometido, pero inmensamente tranquila con la certeza de la victoria que se acercaba.

Como solo Ella en ese momento representaba la Fe, podemos decir que si no lo hubiera hecho, también creía que el mundo habría terminado, porque el mundo no puede existir sin la Fe. Desde el momento en que no hubiese más Fe en el mundo, la Providencia acababa con el mundo. Y es porque existió la admirable Fe de Nuestra Señora que solo Ella sostuvo el mundo y solo Ella dio continuidad a las promesas evangélicas.

Porque todas las promesas hechas en el Evangelio, todas las promesas hechas en el Antiguo Testamento de que el Mesías gobernaría sobre toda la Tierra, y que Él sería el Rey de la Gloria y el centro de la Historia, todas estas promesas no se habrían cumplido si en cierto momento la Fe se hubiese apagado.

Arca de la esperanza

Todo esto vivió en Nuestra Señora. Fue el Arca de la esperanza de los siglos venideros. Tenía en Ella como en una semilla toda la grandeza que la Iglesia desarrollaría a lo largo de los siglos, todas las virtudes que sembraría, todas las promesas del Antiguo Testamento y todos las realizaciones del Nuevo Testamento, todo esto vivió dentro de Una sola alma, vivió dentro del alma de Nuestra Señora.


[1] San Hugo (el Grande) fue el sexto abad de Cluny. La Orden benedictina fue clave en la estabilidad conseguida por la sociedad europea del siglo XI, y Cluny se convirtió en el monasterio reconocido como ejemplo del estilo de vida monacal en Occidente desde finales del siglo X.

[2] Es un Oficio breve establecido en loor de la Virgen, análogo al cotidiano de los eclesiásticos.

Plinio Corrêa de Oliveira

Conferencia para jóvenes de la TFP, el 19/11/1971. (Traducción adaptada, sin revisión del autor).





Reciba nuestros artículos por email


    :

Después de inscribirse, recibirá una email. Confirme su suscripción




17/04/2020 | Por | Categoría: Formación Católica
Tags: ,

Un comentario to “¿Por qué se ha consagrado el sábado a Nuestra Señora?”

  1. Jorge dice:

    El séptimo día de la creación( sábado) ,tiene su culmine con la Santísima Virgen María,, la nueva Eva y Corredentora, síntesis de las Virtudes Teologales: Su inmensa Fe, que comunicaba al prójimo, alimentaba su Esperanza en la Resurección de su hijo, y sigue propagando su “llama de Amor” sobre toda la humanidad..

Deje su comentario