El niño nace con la percepción del bien y el mal

Print Friendly, PDF & Email
El niño nace con la percepción del bien y el mal

La moral no es de ninguna manera un fruto del condicionamiento ambiental, cultural, social o religioso, sino algo que deriva de la misma naturaleza humana, creada por Dios.

Paul Bloom, profesor de psicología de la Universidad de Yale (EE.UU.), su mujer Karen Wynn y Kiley Hamlin, de Laboratorio de Cognición Infantil de esa universidad, estudiaron profundamente la capacidad de valoración moral en los niños entre seis y diez meses de edad. Llegaron a la conclusión de que, ya en esa edad, los niños distinguen entre las personas buenas y malas, manifestando atracción por las primeras y rechazo por las segundas.

El equipo de investigadores de Yale publicó recientemente un libro en el cual se concluye que los bebés no son moralmente indiferentes sino que tienden a sonreír y aplaudir delante de las cosas buenas y bellas, y hacer muecas y volver la cabeza frente a cosas malas o feas. Para los científicos, los niños nacen con un instinto que les permite discernir instintivamente el bien y el mal, lo bello y lo feo.

Educar a un niño es corregir sus malas tendencias

En consecuencia, comentamos, la moral no es de ninguna manera un fruto del condicionamiento ambiental, cultural, social o religioso, sino algo que deriva de la misma naturaleza humana, creada por Dios.

Por otra parte, esta investigación debe servir de advertencia a los padres sobre la delicada misión que les incumbe de educar a sus hijos, aún desde la más tierna infancia.

Fuente: The New York Times

Comparta con sus amigos
19/06/2024 | Por | Categoría: Formación Católica
Tags: ,

Un comentario to “El niño nace con la percepción del bien y el mal”

  1. Ernesto dice:

    Buen día estimados Acción de Gracias.
    Agradeceré como lo hacían antes , de enviarme sus publicaciones que son muy interesantes en los días que vivimos y que hace muy bien difundir entre contactos amigos, Familiares y conocidos. Que tengan un lindo día y mejor fin de semana. Atte. Su fiel y leal servidor Ernesto Paredes

Deje su comentario