Necesitamos un gran reinicio (no el que está pensando)

Print Friendly, PDF & Email
Imagen de la Virgen de Fátima
Imagen Peregrina de la Virgen de Fátima que lloró en New Orleans en 1972

Los mayores capitalistas del mundo, que se reúnen en el Foro Económico Mundial en Davos, quieren aprovechar la situación creada por el Covid-19 para instaurar un gobierno mundial socialista

Existe un importante plan para un cambio radical de la sociedad que se llama el Gran Reinicio (Great Reset o como también se lo llama “nueva normalidad”). 

Rara vez he visto un plan presentado al público de manera tan abierta. La revista Time dedicó un número completo al tema. La mayoría de los directores ejecutivos de las principales corporaciones (la muchedumbre de Davos) han firmado la propuesta. Esto está más allá de la teoría de la conspiración; se está convirtiendo en política.

La Revista Time dedica un número entero al Great Reset
La revista Time dedicó un número completo al Great Reset

The Great Reset es una creación de Klaus Schwab y está patrocinado por el Foro Económico Mundial de Davos, del cual es Presidente. Él lo ve como una forma de “reinventar el capitalismo” para convertirlo en un sistema de creación de riqueza más ecológico y equitativo. Enfatiza la idea de un capitalismo de “partes interesadas” que considere los intereses de toda la sociedad en lugar de una versión de los accionistas que se concentra en las ganancias de los inversores.

El Gran Reinicio llega en un momento de la crisis de COVID, que es demasiado bueno para desperdiciarlo. Mucha gente está dispuesta favorablemente a sus propuestas inmediatas y radicales para cambiar el mundo.

La necesidad de un gran reinicio

Por mucho que deteste estar de acuerdo con la muchedumbre de Davos, también creo que necesitamos un gran reinicio.

Necesitamos un gran reinicio porque nuestros sistemas actuales son tremendamente intemperantes. Obligan a las personas a quererlo todo al instante y sin esfuerzo, en detrimento del bien común.

Un gran reinicio nos ayudará a lidiar con el colapso de muchas redes sociales basadas en la familia. No hay nada que los reemplace. Además, estamos en un estado de polarización y crisis, y el brote de COVID-19 solo empeora las cosas. Algo se debe hacer.

Ha llegado el momento de un cambio importante en la sociedad. No podemos sostener el sistema actual por mucho más tiempo a menos que cambiemos de dirección.

Necesitamos un gran reinicio, pero no es el gran reinicio de Schwab.

Dos posibles reinicios

Podemos decir que la historia gira en torno a grandes reinicios. Hay momentos en que las naciones se deterioran y no pueden hacer nada. Necesitan tomar decisiones cruciales sobre qué camino tomarán. Por lo general, una crisis desencadena una decisión que determina el futuro de la nación.

Además, sostengo que solo hay dos reinicios posibles. Ni más ni menos. Los detalles del reinicio pueden variar según las circunstancias, pero las opciones de dirección se limitan a dos.

Las dos opciones son previsiblemente una hacia el bien y la otra hacia el mal. Ahora hemos llegado a un punto de nuestra historia en el que debemos elegir qué reinicio seguir.

El gran reinicio

La pregunta no es si se reiniciará, sino cuándo. Esta decisión nos la impone el Great Reset de Schwab. Sus promotores dicen abiertamente que todos deben estar a bordo, nos guste o no. Todos los ricos y poderosos lo han firmado. Schwab afirma que su reinicio lo llevará por el camino seguro hacia un futuro mejor. Estoy en desacuerdo. Creo que es un mal, una mala elección que nos llevará a la ruina.

A pesar de todo el alboroto sobre este nuevo programa, el plan de Schwab es notablemente poco original. Refleja el viejo pensamiento socialista sobre la humanidad, la sociedad y la industria. De hecho, la izquierda siempre progresa reciclando viejas y enmohecidas ideas. 

El Gran Reinicio de Schwab reafirma las nociones izquierdistas de la gran planificación central, la estructuración social igualitaria y la naturaleza humana cambiante que han fracasado durante décadas. El peligro del plan es su engaño. Disfraza sus objetivos con el pretexto de “reinventar” el capitalismo.

Para Schwab el gran reinicio es total. Hace un llamado para que el mundo

“actúe de manera conjunta y rápida para reformular todos los aspectos de nuestras sociedades y economías, desde la educación hasta los contratos sociales y las condiciones laborales”. 

Todos los países deben participar y todas las industrias deben transformarse. No hay posibilidad de una exclusión.

Llamamiento urgente a resistir a la traición y ruina de Occidente

Los componentes principales del Gran Reinicio consisten en políticas globales para transformar el mundo. Incorporaría una agenda de cambio climático con amplios poderes para acabar con los combustibles fósiles, cobrar impuestos y decidir políticas. Promovería un programa de igualdad de políticas de identidad con llamados a la diversidad y la inclusión. El plan contará con los servicios de Big Tech para “aprovechar las innovaciones de la Cuarta Revolución Industrial para apoyar el bien público, especialmente al abordar los desafíos sociales y de salud”, a la luz de la crisis del COVID-19.

Como todas esas visiones distópicas del mundo feliz, el Gran Reinicio omite cualquier referencia a la moral. Tolera todo tipo de pecados y persigue a quienes defienden las normas de la virtud. Es un mundo sin moral ni Dios, y conducirá al caos.

 El segundo gran reinicio 

Existe una mejor opción de reinicio que llevará a nuestra sociedad hacia el bien. Esa opción no la propone ningún Klaus Schwab, sino la Madre de Dios en Fátima.

Fátima: explicación y solución de la crisis contemporánea

El Mensaje de Fátima propone un Gran Reinicio adaptado a nuestros tiempos. Es notablemente similar al otro reinicio, ya que repite un tema común del pasado, pide una transformación completa de la sociedad y está dirigido a todas las naciones. Sin embargo, las similitudes terminan ahí.

Cuando la Santísima Madre se apareció a tres niños pastores en Fátima en 1917, habló a un mundo en crisis. Ella hizo un llamado a un mundo pecador para que se arrepintiera y se convirtiera, para hacer un reinicio. Proporcionó un programa completamente diferente para efectuar este reinicio que consiste en oración, penitencia y enmienda de vida. También predijo las trágicas consecuencias de no seguir su mensaje que hemos visto cumplido. Sin embargo, vendrán cosas peores si seguimos ignorando el mensaje.

Finalmente, Nuestra Señora validó su mensaje con un gran milagro en el que el sol “bailaba” en el cielo ante 70.000 personas. Ella demostró que tenía los medios para hacer grandes cambios si la gente solo escuchara.

La batalla de dos reinicios

El triste estado del mundo exige un gran reinicio. Podríamos decir que la historia del mundo desde Fátima ha sido una batalla entre reinicios, uno propuesto por Nuestra Señora y otros promovidos por el comunismo, socialismo, nazismo, laicismo, islamismo y otras ideologías totalitarias. Las opciones de izquierda siempre proponen soluciones totalitarias que prometen transformar todo sin volver a la vida moral y la virtud. Estos esquemas centrados en el hombre han fracasado estrepitosamente. Es por eso que la última opción de reinicio propuesta por Schwab debe ser rechazada en su totalidad ya que no abordará el problema de nuestras iniquidades sino que solo las empeorará. Introducirá la terrible vigilancia tecnológica de un Gran Hermano, no la mirada solícita de una Madre amorosa.

Nuestra Señora pidió un gran reinicio, mediante el cual pudiéramos reorientar nuestras prioridades hacia el Dios que nos creó. Ella pide una transformación de la sociedad donde Cristo vuelva a ser Rey. Aunque el poder y el dinero del mundo entero están en contra de ella, la victoria final es de ella, incluso si la humanidad rechaza su consejo. Lo que hace atractiva su propuesta es que nos ha prometido que su Inmaculado Corazón triunfará al final, independientemente de nuestras locuras.

Dado que su victoria es un hecho, somos completamente locos al ignorarla.

Por John Horvat II

Comparta con sus amigos




Reciba nuestros artículos por email


    :

Después de inscribirse, recibirá un email. Confirme su suscripción




20/12/2020 | Por | Categoría: Decadencia Occidente
Tags: , , , ,

Un comentario to “Necesitamos un gran reinicio (no el que está pensando)”

  1. Maria de la Luz Álvarez dice:

    El reinicio que se propone es fatal porque ignora absolutamente a Dios y la humanidad está creada para El. Si Lo ignoramos las consecuencias son desastrosas. Pero pese a que la humanidad reincide una y otra vez en sus errores, la Virgen prometió que Ella triunfará. Ese es el consuelo que nos queda y rezar para que se cumpla.

Deje su comentario