El dragón predecible *

Print Friendly, PDF & Email
El expansionismo China y la guerra mundial

Por si el conflicto en Ucrania fuera poco, también empiezan a sonar los tambores de guerra en Extremo Oriente, con la posible invasión de Taiwán por parte del régimen de Xi Jinping.

A veces tendemos a olvidar que China es un país oficialmente comunista, que no ha renunciado a la ideología marxista-leninista ni al expansionismo imperialista mundial inherente a ella. Durante demasiado tiempo hemos alimentado a China con nuestro dinero y nuestra tecnología, para acabar comprendiendo que es una amenaza para el mundo. Quizás ha llegado el momento de repensar, ab imis fundamentis, nuestras relaciones con China, antes de que sea demasiado tarde. Desde 1937, el prof. Plinio Corrêa de Oliveira alertó sobre el rumbo suicida que estaba siguiendo la política occidental hacia el Comunismo amarillo.

“Nos veremos obligados a revisar nuestras relaciones”. «Nos veremos obligados a revisar nuestros informes». Este es el chantaje del que China siempre hace alarde cuando alguien se atreve a cuestionar sus políticas.

Donald Trump también lo sufrió en 2020, obstinado en llamar al COVID-19 un “virus chino”. El exuberante presidente de los Estados Unidos de América, líder de la mayor potencia económica y militar de la historia, tuvo que someterse: fuera el adjetivo «chino»… Poco antes, el presidente brasileño Jair Bolsonaro había agachado la cabeza, culpable de haber dicho que el coronavirus vino de China. No podía permitirse perder el mercado chino. Antes que él, y por la misma razón, el presidente argentino, Alberto Fernández, había tenido que bloquear una investigación sobre los acuerdos secretos con China firmados por el gobierno anterior.

Y no hablemos de nuestros agotados gobernantes europeos, demasiado ansiosos por doblegarse a las imposiciones de Pekín, como hizo recientemente el presidente francés Emmanuel Macron. Blandiendo su supremacía económica con una arrogancia surrealista, China quiere imponer su voluntad.

Uno de los grandes enigmas de nuestra época -un verdadero misterio de iniquidad- es cómo Occidente, que se enorgullece de su carácter democrático y liberal, pudo someterse tan servilmente a un gobierno dictatorial dominado por un Partido Comunista. Y cómo los magnates de la industria y las finanzas, que se jactaban de haber creado la civilización más rica de la historia, dejan luego que esa riqueza -junto con el poder que conlleva- pase a manos de una potencia enemiga. Para ganar más dinero, Occidente ha puesto consciente y voluntariamente su cabeza en la guillotina. ¿Es de extrañar ahora que el verdugo tira de la palanca?

Una voz profética

Sin embargo, esta situación era perfectamente predecible y, por lo tanto, evitable. Es consecuencia de la política ciega y suicida de Occidente hacia el comunismo chino, contra la cual, ya en la década de 1930, se alzó la voz de Plinio Corrêa de Oliveira.

China transforma las religiones en órganos de Estado

Ya en 1937, el líder católico denunció cómo Estados Unidos estaba armando imprudentemente a los comunistas chinos, junto con los soviéticos:

“El Departamento de Estado anuncia que las licencias para exportar armas y material bélico a China en el mes de noviembre alcanzaron un total de 1.702 $.970. También para la URSS, las licencias de exportación de material bélico alcanzaron la suma de 805.612 dólares. (…) No entendemos cómo Estados Unidos vende armas a los comunistas, el enemigo más peligroso y abominable de la civilización”.

En 1943, cuando la derrota del nazismo era solo cuestión de tiempo, señaló a los futuros enemigos: el comunismo y el islam. Su mirada profética, sin embargo, fue más allá:

“El peligro musulmán es inmenso y Occidente parece no advertirlo, como también parece cerrar los ojos ante el paganismo amarillo”.

En el período de posguerra, Occidente siguió ignorando este peligro, dejando que el comunismo tomara el control de China. Dos facciones competían por ese inmenso territorio: el Kuomintang de orientación nacionalista, dirigido por Chiang-Kai-Shek, y el Partido Comunista Chino, dirigido por Mao-Tse-Tung. Este último fue apoyado por la Unión Soviética. En 1945, Plinio Corrêa de Oliveira denunció la injerencia de la URSS en China:

“Si hubiera alguna duda sobre la falta de sinceridad de la Unión Soviética, vean lo que está pasando en China. En detrimento de todo lo que prometió, Rusia ha reavivado la guerra civil en China, a pesar de su compromiso en contrario en el tratado de paz firmado con Chiang-Kai-Shek. (…) Debemos subrayar la gravedad de esta agresión internacional. (…) Esta actitud por parte de la Rusia comunista es un nuevo golpe contra la paz del mundo. No podemos dejar de notar hasta qué punto el Partido Comunista de China es un juguete del imperialismo ruso, que lo utiliza con el descaro más abierto para lograr sus objetivos internacionales».

Según Plinio Corrêa de Oliveira, la única política coherente habría sido derrotar a los comunistas, sin peros. En cambio, para no molestar a la Unión Soviética, Estados Unidos adoptó un enfoque diferente, que luego resultaría desastroso:

“La política estadounidense en China tiene como objetivo forzar la unificación a través de un gobierno de coalición democrática entre el Kuomintang y los comunistas. Pero nunca puede haber una verdadera coalición entre el Kuomintang y los comunistas. El objetivo de los comunistas no es hacer de China una nación democrática unificada, sino convertirla en una provincia bajo el yugo del totalitarismo comunista. Por lo tanto, es necesario ayudar a Chiang a extender la soberanía del gobierno central sobre toda China, lo que solo se puede hacer destruyendo la soberanía del gobierno rebelde comunista y liquidando sus atributos de poder independiente, ejército, policía, administración política, sistema financiero.»

Con el apoyo de los soviéticos, que también ocuparon Manchuria, en 1949 Mao-Tse-Tung derrotó finalmente a Chiang-Kai-Shek y estableció la República Popular China, iniciando así la expansión hacia el Tíbet y el sudeste asiático. Mientras tanto, mostrando una miopía atroz, Occidente dejó a Corea del Norte en manos comunistas, una medida que tuvo consecuencias catastróficas. A mediados de junio de 1950, apoyados por China y la URSS, los comunistas invadieron el sur, iniciándose la Guerra de Corea. Tras un momento de desconcierto, el general Douglas McArthur, comandante de las fuerzas aliadas, comprendió que la guerra no se estaba librando en Pyongyang sino en Pekín y Moscú, y propuso una guerra total contra los comunistas, que incluía el bombardeo de bases comunistas en China. Fue despedido sumariamente por el presidente Harry Truman, quien en cambio eligió el camino de ceder y comprometerse.

En un extenso artículo publicado en enero de 1951, Plinio Corrêa de Oliveira enumeró «los errores de Roosevelt en la Segunda Guerra Mundial», entre ellos:

«Frente al expansionismo comunista, el Departamento de Estado, en lugar de resistirlo enérgicamente, lo favoreció indirectamente con su actitud sumisa. (…) En Asia, las cosas fueron peores. El presidente Truman decidió continuar con la política de confiar en el comunismo chino, como había hecho su predecesor. (…) Con esta cesión, el destino del Lejano Oriente estaba ahora sellado”.

En la década de 1960, la URSS y China comenzaron una ruptura simulada y escenificada para desviar a Occidente. Plinio Corrêa de Oliveira nunca creyó en esta maniobra. Escribía en 1963:

 “Es sólo una trampa, que terminará por engullir al hombre occidental, estúpido y risueño, superficial, agitado y débil, que vive en el mundo de las apariencias. (…) Los comunistas estarán muy agradecidos por esta extraordinaria temeridad de los occidentales”.

Y en 1967:

«La división entre la ‘línea rusa’ y la ‘línea china’ no es más que un farol».

Haciendo oídos sordos a estas advertencias, Occidente continuó con la política ciega y suicida de favorecer a China en clave antisoviética.

La «semana que cambió el mundo»

De fracaso en fracaso, llegamos al gran giro: el viaje del presidente Richard Nixon a China en febrero de 1972, al que el pensador católico brasileño atribuyó una importancia trascendental. El pretexto era adquirir una posición dominante en China, como para poder contrarrestar a la Unión Soviética. Plinio Corrêa de Oliveira lo consideró, sin embargo, el comienzo del fracaso final. El propio Nixon llamó a su viaje «la semana que cambió el mundo».

Conociendo la noticia del viaje, el 17 de julio de 1971 el líder católico brasileño realizó una conferencia analizando su trascendencia y, con sorprendente previsión, pronosticó sus consecuencias:

  • – Este viaje cambiará sustancialmente la percepción de la opinión pública occidental hacia la China comunista, presentándola en un perfil más amigable: “Las barreras ideológicas hacia el comunismo chino caerán”;
  • – China será admitida en las Naciones Unidas, desbancando a Taiwán, y luego será nombrada miembro permanente del Consejo de Seguridad, asumiendo así el papel de potencia mundial;
  • – “Se liquida la Guerra de Vietnam, en un espíritu de rendición y traición por parte de Estados Unidos. Con el viaje de Nixon a China, Estados Unidos aceptó una enorme humillación que sugiere una rendición también en Vietnam. En mi opinión, la guerra terminará con la rendición incondicional de Estados Unidos”;
  • – “Las potencias anticomunistas del Lejano Oriente serán abandonadas a su suerte (…) Nixon parece empeñado en desmantelar inexorablemente el sistema anticomunista del Lejano Oriente. (…) Esto obligará a los países del área a apoyarse en Pekín, en lugar de Washington”;
  • – “Hong Kong estará en agonía. Creo que en poco tiempo Inglaterra reabrirá relaciones con Pekín y entregará Hong Kong a los chinos».

Al final, Plinio Corrêa de Oliveira se preguntó: «¿Quién puede decir que la expansión china no continuará?». Por supuesto, su creencia era que una vez que comenzara la expansión amarilla, nunca se detendría. Sobre todo porque Estados Unidos no había fijado ninguna condición política o militar.

Tras el viaje del presidente Nixon, Estados Unidos firmó la Declaración de Shanghai de cooperación con China. Plinio Corrêa de Oliveira dedicó toda una conferencia al Acuerdo, al final de la cual comentó:

“Dado el ingenio liberal de los estadounidenses y la astucia comunista de los chinos, el Acuerdo tendrá un resultado muy conveniente para los comunistas. Aprovecharán cada oportunidad para avanzar. A partir de ahora, las relaciones entre China y Occidente se desarrollarán sobre esta base: los chinos podrán aprovecharla, mientras que los occidentales no”.

El líder brasileño consideró el Acuerdo de Shanghai la peor catástrofe política del siglo XX:

«Yalta fue una calamidad mayor que Munich. Era Mónaco multiplicado por Mónaco. ¡El Acuerdo de Shanghai es Yalta multiplicado por Yalta! ¿Adónde nos llevará? No lo sé. Pero una cosa es segura: Occidente ya ha perdido esta guerra».

Hay que decir que esta fue la línea del gobierno americano, y más concretamente de la Secretaría de Estado. En el público, en cambio, hubo reacciones sustanciales a las que Plinio Corrêa de Oliveira dedicó algunos encuentros y artículos periodísticos.

Tras la muerte de Mao-Tse-Tung en 1976, tomó el poder Teng-Xiao-Ping, quien inició la llamada “primavera de Beijing”, la primera tímida apertura del sistema chino al capitalismo, sin renunciar nunca a la ideología comunista. Todo en el espíritu del Acuerdo de Shanghai. Occidente entonces comenzó a invertir en China. Plinio Corrêa de Oliveira advirtió que el flujo de ayuda occidental proporcionaría a China los medios necesarios para perseguir sus objetivos expansionistas:

“¿China puede aspirar a controlar la región, para después expandirse? No les falta extensión territorial, población sobreabundante y apetito de conquista. Sin embargo, para una empresa tan grande, necesitará un potencial industrial y militar considerable, que el comunismo no le dio. La China comunista podrá desarrollarse y alcanzar la condición de superpotencia imperialista solo con la ayuda de las naciones capitalistas”.

Dejo de lado las gravísimas responsabilidades de la Ostpolitik vaticana hacia la China comunista, que iba de la mano de la americana y que, precisamente bajo el pontificado de Francisco, ha llegado a excesos alarmantes. Abriría horizontes tan significativos que merecerían un tratamiento aparte.

Un proyecto de dominación imperial

Plinio Corrêa de Oliveira murió en 1995, por lo que no vio el pleno cumplimiento de sus predicciones. Hoy podemos decir con pesar: todo lo que había previsto lamentablemente se ha hecho realidad de la peor manera posible.

En 1980, el ingreso per cápita de China era más bajo que el de las naciones africanas más pobres. Hoy, China produce el 50% de todos los bienes industriales del mundo. Todo esto, hay que reiterarlo, con el dinero y el saber hacer de Occidente, imprudentemente transferido a China siguiendo la lógica -o más bien la falta de lógica- del capitalismo salvaje y la globalización. Mientras que los occidentales inundaron a China con dinero y tecnología, los chinos siguieron escrupulosamente lo que un analista occidental denominó «política de Bismark», un proyecto bien definido de dominación imperial.

Este proyecto es bien analizado por Michael Pillary, uno de los principales expertos estadounidenses en China, en su libro: «The Hundred-Year Marathon. La estrategia secreta de China para reemplazar a EE.UU. como la Superpotencia Mundial». Muestra cómo la política estadounidense de inundar a China con dinero y tecnología, incluso militar, con la ingenua esperanza de que se convirtiera en un socio confiable, ha fracasado: todo este tiempo los chinos han estado jugando el juego con segundas intenciones, aprovechándose de la ingenuidad de Occidente para adquirir una posición dominante, que hoy empiezan a esgrimir como arma de dominación global.

Otro libro interesante es el del periodista británico Martin Jacques «When China Rules the World: The End of the Western World and the Birth of a New Global Order». Basado en estudios de mercado, proyecciones geopolíticas y análisis histórico, Jacques muestra -si la tendencia actual continúa- cómo China será la potencia hegemónica en el siglo XXI, degradando a Estados Unidos e introduciendo una «nueva modernidad» diferente a la actual. Según Jacques, China no es un «estado-nación», sino un «estado-civilización» con vocación imperial, acostumbrado a ejercer un poder indiscutible.

Repensar China

Las recientes amenazas de guerra de Beijing podrían cambiar las cartas sobre la mesa.

Ante los rugidos de un dragón que por fin empieza a asustar a Occidente, muchos empiezan a preguntarse si no nos hemos equivocado de camino.

Quizás Dios nos está diciendo algo con esta situación. Quizás ha llegado el momento de repensar ab imis fundamentis nuestra estrategia hacia la China comunista. Mañana será muy tarde. Podríamos, por ejemplo, repensar la política europea de importaciones de coches eléctricos, incluso sabiendo que China controla el mercado mundial de baterías. Podríamos ayudar a repatriar industrias que se habían mudado a China. Podríamos evitar la competencia desleal imponiendo en China las mismas condiciones laborales que imponemos aquí. Podríamos idear formas de contrarrestar la penetración china en América Latina y África. Podríamos, podríamos, podríamos…

Pero hacer eso requiere coraje. Un valor que no provendrá de nuestras fuerzas naturales, ya sean de carácter político, económico o cultural. Aquí se necesita la intervención de la gracia divina en las almas.

Me pregunto: ante la posibilidad de una masacre mundial, no ha llegado el momento de clamar al Cielo: ¡Perdón! ¡Perdón! ¡Perdón!

Estoy seguro de que el Cielo nos responderá: ¡Penitencia! ¡Penitencia! ¡Penitencia! ¡Conversión! ¡Conversión! ¡Conversión! Y, en medio del estruendo de los elementos desatados, se oirá una voz, dulce como un panal de miel, que dirá: “¡Confianza hijos míos! ¡Al fin mi Inmaculado Corazón triunfará!”.

por Julio Loredo

  • Actualización del artículo «Repensando las relaciones con China»

Comparta con sus amigos
19/04/2023 | Por | Categoría: Decadencia Occidente
Tags: , , ,

Deje su comentario