Comparta

No sólo abusadores. El verdadero escándalo son los sacerdotes sin fe en Dios

El verdadero escándalo de la Iglesia no son los sacerdotes abusadores (que siguen siendo el cero coma…), sino los sacerdotes que han dejado de creer en Dios (mucho más numerosos).

El verdadero escándalo no es el silencio sobre el abuso sexual, del que hemos estado hablando desde hace algún tiempo, y ¡cuánto lo hemos hablado!, sino el silencio acerca de Jesucristo, a quien abandonamos por un pensador de turno, así, para no ir muy lejos, para no ser considerados rancios, anticuados, fuera de moda. En resumen, el verdadero escándalo no es una crisis moral, sino una crisis de fe.

De hecho, los comportamientos siempre están de acuerdo con lo que se cree; cuanto más débil es la fe, tanto más débil es la moral.

Se dicen y escriben muchas cosas en estos días. Una, por ejemplo, es que las desviaciones sexuales de los sacerdotes siempre han existido, de modo que no hay nada nuevo.

Por supuesto que siempre las ha habido: pero antes los sacerdotes extraviados sabían que estaban equivocados, temían el juicio del “Empleador” y se iban a confesar. Eran tan frecuentes las escapadas (más que nada con mujeres, por lo demás) que se decía «peccato di pantalone pronta assoluzione». (pecado de pantalones pronta absolución). Pero entre el pecado y la absolución había, de hecho, una confesión. Hoy ya no está claro qué es un pecado, tanto es así que entre las cosas tontas que hemos leído en estos días también está lo siguiente: si un sacerdote sodomiza a un seminarista de 17 años, es  algo gravísimo; si en cambio tiene 18 años no hay nada malo.

No nos estamos mofando, son sacerdotes jesuitas a la cabeza de la “Iglesia del cambio” que escriben libros para llegar, sin dificultades, a explicar que la vieja moral sexual del Magisterio es de hecho vieja, y está lista para ser desguazada. La familia está compuesta por un padre y una madre, pero queremos juguetear. Y la castidad y el celibato, también queremos ridiculizarlos. Entonces, si hay una obsesión por seguir la moral vigente, según la cual todo está permitido, ¿por qué un sacerdote no debería tener relaciones sexuales con un seminarista?

Los sacerdotes pecan como siempre han pecado, pero han dejado de darse cuenta de lo que está bien y lo que está mal: esto es lo nuevo.

El verdadero escándalo no son los sacerdotes pedófilos, sino una Iglesia que está avergonzada de su historia, de su enseñanza tradicional, en última instancia de sí misma. Cuando no se avergonzaba, se distinguía entre “los hombres de Iglesia” y “la Iglesia”: los primeros son pecadores, pero la segunda es impecable al anunciar la verdad.

En resumen, si un sacerdote, por ejemplo, dejaba embarazada a una parroquiana, se decía que había dejado encinta a una feligresa, no se decía que estaba viviendo su vocación de una manera más adulta y moderna.

Los cristianos se equivocaban como todos los demás, pero tenían el coraje de llamar a las cosas por su propio nombre y de permanecer en el mundo con un juicio que era diferente al del mundo. Hoy, por el contrario, hay una Iglesia que sigue al mundo en busca de aplausos, una tentación diabólica. Y, como  castigo por haberse dejado engatusar ingenuamente por lo políticamente correcto, ahora son juzgados y condenados.

Michele Brambilla – Traducido de Il Giornale

Print Friendly, PDF & Email
10/09/2018 | Por | Categoría: Crisis de la Iglesia
Tags: , , ,

Un comentario to “No sólo abusadores. El verdadero escándalo son los sacerdotes sin fe en Dios”

  1. Es un reduccionismo decir que el problema de fondo es la fe (el ser humano siempre cree en algo), lo que pasa es que hay una nueva moral que desprecia las tres virtudes teologales y las cuatro cardinales, toda vez que hemos dejado atrás la llamada sociedad del conocimiento o era postmoderna, que se basada en el estudio del comportamiento y la inteligencia emocional. Ahora entramos de lleno en la era situacional ecológica o también llamada Revolución de la Inteligencia Artificial. Los teóricos de la Herejía Igualitaria sustentan que en este nuevo escenario marcado por el arribo de las tres carabelas lanzadas en el año 1960: 1) la modificación del genoma humano, 2) la exploración planetaria y 3) la robótica, es muy conveniente preparar su llegada desapareciendo de la faz de la tierra los viejos paradigmas que unos a otros se sumaban y ya tenían más de diez mil años de antigüedad. Es por tanto el horizonte de luz, que según el Papa Francisco, Dios ha concedido al mundo abriendo las puertas a la Civilización del Amor. ¿No creen?

Deje su comentario