Comparta

La religión de los mediócratas

Plinio Corrêa de Oliveira

El ecumenismo, con su infatigable y vano charlatanismo de diálogo, es propiamente la religión de los mediócratas. Una especie de seguro para la vida y para la muerte, mediante el cual todas las religiones son solicitadas a decir en coro que, indiferentemente en cualquiera de ellas, los hombres pueden alcanzar para su salud, sus pequeños negocios y su seguridad, y aun después de la muerte, una buena convivencia con Dios.

En esta perspectiva, parece que a Dios le es indiferente que se siga cualquier religión. Se puede hasta blasfemar contra Él y perseguirlo. Se puede aún negarlo. Él es indiferente a todos los hombres. Olímpicamente indiferente. Ecuménicamente indiferente. Como, por lo demás, los mediocres a su vez, tengan o no algún crucifijo, algún Buda de loza o cerámica, algún amuleto en los lugares en que duermen o en que trabajan, son olímpicamente indiferentes a Dios.

En la atmósfera relativista de los paraísos cubiculares mediocráticos, Dios es -según el aforismo italiano- un ser “con il quale o senza il quale, il mondo va tale quale” – (con el cual o sin el cual, el mundo va tal cual).

En esta perspectiva también, Dios pagaría a los hombres con la misma moneda. Se podría entonces decir que la humanidad es para El el hormiguero (¿o el nido de víboras?) “con il quale o senza il quale, Iddio (el Sr. Dios) va tale quale”.

Tiempo atrás, fue difundida en las redes sociales un videomensaje del Papa Francisco dedicado al diálogo interreligioso, donde los católicos, los budistas, los musulmanes y judíos parecen ser colocados en el mismo plan, como “hijos de (un) Dios”

*     *     *

La mediocracia y el indiferentismo religioso son corolarios uno del otro. Como también, a su vez, ese indiferentismo no es sino una forma de ateísmo. El ateísmo de los que, en cierto sentido más radicales que los propios ateos convencionales, no toman a Dios en serio. Mientras que el ateo, si tuviese la evidencia de que Dios existe, Lo odiaría… O, tal vez, Lo serviría… Pero, en todo caso, Lo tomaría en serio.

A ese ateísmo ecuménico y relativista corresponde una modalidad específica deterioración moral.

Plinio Corrêa de Oliveira, in Folha de Sao Paulo, 20 de junio de 1981. (Extractos)

Print Friendly, PDF & Email
03/05/2018 | Por | Categoría: Crisis de la Iglesia
Tags: ,

Deje su comentario