Comparta

Cardenal Müller: «Es la protestantización de la Iglesia»

«Nos enfrentamos a un sensacional proceso de protestantización».

El Cardenal Müller declara esto en una entrevista sobre la actual crisis de fe de muchos obispos. Especialmente alemanes: «Buscan un pequeño rincón para la Iglesia, donde pueda sobrevivir en paz. Así, todas las doctrinas de la fe que se oponen a la corriente principal, al consenso de la sociedad, deben ser reformados”.

No son pocos los fieles que  se sienten confundidos ante la grave crisis que enfrenta la Santa Iglesia Católica. Existe un cierto enclaustramiento de la opinión nacional en los muros de una información dirigida y pobre. La siguiente entrevista de un Cardenal de la Santa Iglesia tiene el mérito de informar de algunos hechos, pero también de la doctrina que debemos profesar.

El prefecto emérito de la Congregación para la Doctrina de la Fe, Card. Gehrard Müller, en una entrevista con el Catholic World Report hace sonar una alarma ante los intentos de convertir la Iglesia al mundo, en vez de tratar de convertir el mundo a Dios.

El entrevistador señala que desde 2014 ha habido en la Iglesia una serie continua de conflictos y tensiones que involucran a muchos obispos alemanes. Y le pregunta al Cardenal cuál es el trasfondo de este fenómeno.

«Un grupo de obispos alemanes, con su presidente (de la Conferencia Episcopal) a la cabeza  se ven como los que definen la tendencia de la Iglesia Católica en la marcha hacia la modernidad. Consideran la secularización y la descristianización de Europa como una evolución irreversible. Así, todas las doctrinas de la fe que se oponen a la corriente principal, al consenso de la sociedad, deben ser reformadas.

“Una consecuencia de esto es la petición de dar la Sagrada Comunión a las personas que no tienen la fe católica, y también para aquellos católicos que no están en estado de gracia santificante.

“También en la agenda están: la bendición de parejas del mismo sexo, la intercomunión con los protestantes, la relativización de la indisolubilidad del matrimonio sacramental, la introducción de viri probati con la abolición del celibato sacerdotal, la aprobación de las relaciones antes y fuera del matrimonio. Estos son los objetivos, y para alcanzarlos están dispuestos a aceptar la división en la conferencia episcopal.

“Los fieles que toman en serio la doctrina católica y la profesión de la fe católica son marcados como conservadores y expulsados ​​de la Iglesia católica, expuestos a la campaña difamatoria de los medios liberales y anticatólicos.

“Para muchos obispos, la verdad de la Revelación y de la profesión de fe católica son sólo una variable más en las políticas de poder dentro de la Iglesia. Algunos de ellos citan acuerdos individuales con Francisco y piensan que sus declaraciones en entrevistas con periodistas y figuras públicas, que son cualquier cosa menos católicos, ofrecen una excusa para diluir la verdad definida infalible, el dogma. Para decirlo sin rodeos, enfrentamos un clamoroso proceso de protestantización.

“Hoy, para muchas personas, ser aceptado por los medios es más importante que la verdad, por la que también debemos sufrir. Pedro y Pablo sufrieron el martirio por Cristo en Roma, el centro del poder en aquellos días. No fueron celebrados por los gobernantes de este mundo como héroes, sino más bien se burlaron de Cristo en la cruz. Nunca debemos olvidar la dimensión martirológica del ministerio petrino y del oficio episcopal».

Pero, CWR pregunta, ¿por qué, específicamente, algunos obispos alemanes desean permitir que la Santa Comunión se dé a los protestantes con regularidad?

«Ningún obispo tiene la autoridad para administrar la comunión a los cristianos no están en plena comunión con la Iglesia Católica. Sólo en una situación en la que existe el peligro de una muerte, un protestante puede pedir la absolución sacramental y la Santa Comunión como Viático, si comparte toda la fe católica y luego entra en plena comunión con la Iglesia Católica, incluso si aún no ha declarado oficialmente su conversión.

“Por desgracia, aún hoy en día obispos ya no reconocen la fe católica en la unidad de la comunión sacramental y eclesial, y justifican su infidelidad a la fe católica con supuestas preocupaciones pastorales o explicaciones teológicas, que, sin embargo, contradicen los principios de la fe católica. Toda doctrina y práctica debe fundarse en la Sagrada Escritura y en la Tradición Apostólica, y no debe contradecir los pronunciamientos dogmáticos anteriores del Magisterio de la Iglesia”.

La siguiente pregunta se refiere al vigor de la fe católica en Alemania y en Europa. Esta es la respuesta del Cardenal Müller:

«Hay muchas personas que viven su fe, aman a Cristo y a su Iglesia, y ponen toda su esperanza en Dios, en la vida y en la muerte. Pero entre ellos también hay muchos que se sienten abandonados y traicionados por sus pastores. Ser popular en la opinión pública hoy es el criterio para un supuesto buen obispo o sacerdote. Estamos experimentando la conversión al mundo, en lugar de a Dios, contra las palabras del apóstol Pablo: ‘Estoy buscando el favor de los hombres, o Dios, ¿o estoy tratando de agradar a los hombres? Si tuviera que agradar a los hombres, no sería un servidor de Dios’. (Gal 1:10).

“Necesitamos sacerdotes y obispos que esten llenos de celo por la casa de Dios, que se dediquen enteramente a la salvación de los seres humanos. No hay en absoluto futuro para un Cristianismo ‘Light’. Necesitamos cristianos con un espíritu misionero”.

La Congregación para la Doctrina de la Fe reiteró recientemente la enseñanza perenne de la Iglesia de que las mujeres no pueden ser ordenadas como sacerdotes. ¿Por qué cree que esta enseñanza que se ha repetido varias veces en los últimos tiempos sigue siendo cuestionada por muchos en la Iglesia?

“Lamentablemente, ahora la Congregación para la Doctrina de la Fe no es particularmente estimada y su importancia para la primacía petrina no es reconocida. La Secretaría de Estado y del servicio diplomático de la Santa Sede son muy importantes para las relaciones de la Iglesia con diversos países, pero la Congregación para la Doctrina de la Fe es más importante por la relación de la Iglesia con su Cabeza, de la que procede toda gracia.

“La fe es necesaria para la salvación; la diplomacia papal puede hacer mucho bien en el mundo. Pero la proclamación de la fe y la doctrina no deben subordinarse a las demandas y condiciones de los juegos de poder terrenales. La fe sobrenatural no depende del poder terrenal”.

Finalmente, se toca el problema de la homosexualidad y cómo las propuestas pro-homosexuales avanzan en el mundo católico.

«El hombre fue creado para la mujer y la mujer para el hombre. (…) La ideología sexual reduce a un ser humano al placer sexual. (…) Un ser humano no puede permitirse degradarse al estado de un animal un poco más desarrollado”.

Fuente: Marco Tosatti, La nuova búsula Quotidiana, 29/06/2018

Print Friendly, PDF & Email




Reciba nuestros artículos por email


    :

Después de inscribirse, recibirá una email. Confirme su suscripción




30/06/2018 | Por | Categoría: Crisis de la Iglesia
Tags: , , , , , , ,

Deje su comentario