Un moderado lanzado por la ventana | Acción Familia
Comparta

Un moderado lanzado por la ventana

Novedades del pasado

El tipo humano considerado “normal” hoy es el moderado, o que al menos lo parece.

El moderado es por definición un centrista que no quiere comprometerse con las consecuencias de los principios que adopta. Considera ideal hasta no tener principios. El quiere ser bien visto por todos, nunca tiene opinión estable, a no ser a respecto de su propia moderación. Pero si su posición de “término medio” es atacada, se vuelve furioso: el moderado es un fanático de la moderación. Ataca furibundo a los que desean el bien por entero y los tacha de “extremistas”.

Con los extremistas del mal, por el contrario, sonríe y colabora pues así –dice él– se les ablanda el corazón para que no hagan cosas “tan malas”. Sin embargo, no satisfaciendo a nadie que tenga una posición definida, el moderado acaba siendo visto como mediocre por muchos y no raras veces termina mal.

A continuación presentamos la historia de un moderado, un noble que participó de la Revolución Francesa, con todo el ardor de su moderación.

“Stanislas de Clermont-Tonnerre, de ilustre familia, bien visto en la Corte, había leído a Montesquieu y Rousseau; afiliado a la masonería, era un apasionado de las ideas igualitarias. Participó de los Estados Generales, en calidad de diputado de la nobleza. Juzga criminal la obstinación de su orden [la nobleza] y se junta al Tercer Estado (la plebe) (…)

“El inicio fue triunfal: el Tercer Estado festejó a este aristócrata que, rompiendo con su casta, confraternizaba con el partido popular. (…) Pronto llegó al apogeo: sus maneras nobles, su elocuencia elegante lo tornan rápidamente presidente de la Asamblea. En contrapartida, en el campo de la nobleza ¡que descrédito! Es el desertor, el tránsfuga, el ingrato, el que dio el primer golpe contra el edificio de la monarquía, a esta monarquía a la cual debía todo.

“(…) en octubre, el populacho invadió el castillo del Rey, masacró guardias, arrastró a la familia real prisionera a París y súbitamente, para Stanislas, así como para otros (…) partidarios de las reformas moderadas, el velo se rasgó. ¿No son ellos culpables de este desastre? (…) Stanislas hace su “mea culpa”: “Soy uno de esos hombres débiles y variables que no se fijan en ningún partido”, confiesa él. (…) Así es rechazado por todos: sospechoso para la derecha y para la izquierda, tanto en la Corte cuanto en el pueblo, considerado revolucionario por algunos y retrógado por otros.

“Una noche –era el 9 de agosto de 1792- Stanislas cenaba en casa de Montmorín. De repente el toque a rebato se hace oír: el populacho está camino a las Tullerías. (…) ¿Irá Stanislas a juntarse a los defensores del castillo real? ¿Cómo sería recibido? Prefiere volver a casa. Día 10, nueve de la mañana, el motín victorioso expulsó al rey de su palacio, una horda desenfrenada invade la casa del “infame moderado” (…) él escapa, se refugia en una casa amiga, sube al cuarto piso; es perseguido, alcanzado y lanzado por la ventana cayendo a la calle donde terminan de matarlo a golpes de hacha y bayonetas.”

(Traducido de Georges Lenotre, “La Petite Histoire”, tomo 5: “La Revolution par ceux qui l’ont vue”, Bernard Grasset (ed.). París, 1934.)

Print Friendly
09/02/2017 | Por | Categoría: Verdades Olvidadas
Tags: , ,

Un comentario to “Un moderado lanzado por la ventana”

  1. ArmandoPerez dice:

    Interesante artículo que representa a nuestra nación.
    Lamentablemente en Chile hay muchísimos moderados…
    Que DIOS tenga misericordia de todos y nos saque de la “mediocridad”,
    antes que sea demasiado tarde.

Deje su comentario